Por: Harry Sasson

¡Sorpresa!

Una preparación que se envuelve en papel aluminio para que se cocine en la salsa directamente y se integren sus sabores.

Cristina me contó que hace unos años, cuando se encontraba de viaje por Italia, tuvo la oportunidad de probar una riquísima pasta preparada en cartoccio, es decir, envuelta en un sobre de papel parafinado o de aluminio, para que se termine de cocinar directamente en la salsa y se integren los sabores. Es, en resumen, el papillote de los italianos. Entonces decidí ensayarla y encontré tan interesante el método, que ahora quiero compartirla con ustedes. Una vez se domina la técnica, lo que sigue es utilizar la imaginación, pues se puede ejecutar con infinidad de ingredientes. Les sugiero, para empezar, esta receta con pescado para terminar de buena manera la Semana Santa, y a la que pueden adicionarle, según su gusto, aceitunas negras, corazones de alcachofa, puerros, zucchini, entre otros. 

Lo mejor de esta preparación es que causa una grata sorpresa en los comensales, pues a la mesa se lleva el cartoccio cerrado y al abrirlo allí mismo se liberan los provocativos aromas de la cocción.

 

Preparación

En una olla con el aceite de oliva sofría el ajo hasta que empiece a tornarse transparente, luego agregue la cebolla, las alcaparras, el ají y las hierbas. Cocine un poco y añada el pescado y el tomate. Revuelva bien formando un guiso y deje cocinar hasta que el tomate comience a desbaratarse. En este punto adicione la pasta cruda (o si lo prefiere, pasada por agua hirviendo durante un minuto) y vierta un litro de caldo. Sazone con sal y deje cocinar. Agregue el caldo que sea necesario hasta que la pasta esté al dente, y entonces deje que seque casi completamente. Justo antes de servir añada un chorrito de aceite de oliva y rectifique la sazón con sal y pimienta.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson