Por: J. William Pearl

Naranjo

En el diario El Tiempo de fecha 24 de Marzo de este año, el General Naranjo una columna de opinión titulada Extradición exprés, en la cual cuenta entre otras cosas que llevó a la corte de Atlanta a quien fuera el primer extraditado de Colombia por vía administrativa.

Más adelante en su artículo dice que no mantener la extradición significaria destruir totalmente la confianza en la cooperación internacional. Leyendo esa columna queda claro que el General Naranjo tiene ganas de ir por la candidatura presidencial y por medio de ese artículo le confirma a los Estados Unidos que se puede lanzar y que está de su lado.

Cabe decir que Naranjo nunca ha negado dicha aspiración. En una encuesta de Datexco le gana a Santos la carrera por la presidencia y como colombiano tiene el legítimo derecho de aspirar al cargo más alto de la nación. Si decide lanzarse podria ser el candidato de Uribe, quien aparentemente va para el Senado y busca consolidar un movimiento de tipo nacional.

Naranjo enfrenta algunos retos. El primero es decidir si esta con el presidente Santos o con Uribe.

Si decide lanzarse, la mayor trampa es minimizar la dificultad de ganarle a un presidente en ejercicio que aun tiene sus mejores cartas por jugar y ya gano una eleccion presidencial. En esto, es facil dejarse seducir por las encuestas y equivocarse.

El segundo reto es la idea de algunos Uribistas de instaurar un sistema parlamentario que de salir adelante, perjudicaría al candidato a la Presidencia que salga ganador, lo cual quiere decir que Naranjo, podria tener un mandato muy corto en caso de salir triunfador. En relacion a la campana, Naranjo tendria que darse a conocer mas alla de las grandes ciudades, a lo largo y ancho del país y de la mano de Uribe podria hacerlo. Si Naranjo aspira, Uribe y el se necesitan mutuamente.

Si Naranjo decidiera no lanzarse a la presidecnia en el 2014, una buena salida es ser la formula vicepresidencial de Santos, para más tarde aspirar al premio mayor. Sí, serian cuatro años más de espera. Pero esa experienca le permitiria conocer desde otro ángulo el estado y en caso de ser elegido en el 2018, le sería aún más fácil gobernar a un país que requiere de líderes que conozcan bien llas instituciones y la dirección que tienen que darle al gobierno.

La pelea por ser Presidente estará tan reñida y a la vez tan poco clara, que empezó antes de tiempo. Tal vez Naranjo no tiene la fuerza a nvel nacional, para llegar a la presidencia sin alianzas. Por eso depende de alguien que tenga lo que él no tiene. Por no ser político de carrera pasa a depender de otros y deja de ser autónomo. En caso de ganar tendria que repartir el poder entre quienes contribuyan a su triunfo. De otro lado, no ser político y a la vez tener reconocimiento y credibilidad, le permitiria hacer una campana diferente y capitalizar el descontento de la franja independiente que voto por Mokus en las pasadas elecciones y hoy esta huerfana.
Naranjo, que sale muy bien librado en las encuestas tiene decidir que camino quiere seguir. La decision no es facil y tiene que jugar muy bien sus cartas si aspira a ser presidente de Colombia. De lo contrario, su camino es seguir capitalziando su prestigio y reconocimiento en consultorías del mas alto nivel, viajar por el mundo y vivir una vida sin afugias.

Solamente él decide qué camino tomar. En cualquier caso, Naranjo se convirtió en una ficha importante que todos quieren tener de su lado, no tanto por los votos que puede traer, sino por su imagen, por lo que es y representa.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl