Por: Uriel Ortiz Soto

Revocatoria Petro se desvanece

Los promotores de la revocatoria contra el alcalde Gustavo Petro Urrego, deben estar más que preocupados, arrepentidos.

Todo se les está diluyendo en una armazón de conjeturas y vanas ilusiones que, más les valdría desistir de semejante tropelía.

Los políticos que participan en ella, quedarán tendidos en la arena y serán la decepción de quienes creyendo en su liderazgo, se dejaron conducir como borregos a las urnas, para votar por una revocatoria que, hasta la presente fecha, no tiene clara justificación, ni fundamento alguno.

El Alcalde Gustavo Petro en los últimos días está dando sorpresas. Lo que acaba de hacer en la calle del Bronx, con un programa de recuperación y resocialización para drogadictos, que servirá de modelo para otras ciudades del País, según lo reconoce el Presidente Santos, le da mucha credibilidad ante los Bogotanos.

De otro lado, los programas de aseo para la Ciudad Capital, se están estructurando de conformidad con la Sentencia del 2012, donde los recolectores de basura tendrán todas las prestaciones sociales pertinentes, disfrutarán de las garantías e implementos necesarios para el buen desempeño de sus funciones.

Los carros compactadores de basura que tanto escándalo ha suscitado en los medios de comunicación, y resquemores en la ciudadanía, ya empiezan a llegar, para finales de abril estarán en pleno funcionamiento. Son 170 vehículos nuevos, importados, con el lleno de todos los requisitos legales.

El Impuesto de Valorización, que tanta alharaca también levantó entre los Revocadores, empieza a solucionarse. Para esta semana se tiene previsto radicar el Proyecto de Acuerdo, ante el Concejo Distrital, con muy buenas perspectivas de ser aprobado.

Si bien el Comité Promotor de Revocatoria contra el Alcalde Gustavo Petro, logró su primer objetivo recolectando las firmas exigidas por la Registraduría, la opinión pública no está inclinada a someter la ciudad Capital, en un escenario de revanchismos politiqueros, lo más grave, para ocultar saqueos y chanchullos de Administraciones anteriores.

Todo indica que contra Petro se ha montado toda una tramoya y máquina de desprestigio, orquestada por quienes tienen intereses políticos y conforman el carrusel de la contratación que, ha defraudado las finanzas del Distrito en forma tan vergonzosa que, lo único que pretenden, es elegir un Alcalde de bolsillo para manejar a su acomodo los procesos que tienen en su contra y los que en un futuro están por venir.

Los políticos siempre miran a Bogotá, como un botín de oportunidades, y lo más grave, como el bunker de los grandes negociados, por donde se filtran contratos millonarios, que tiene a varios en la cárcel, otros en la antesala de ir a prisión, y los de menos, investigados por los Organismos de Control. Estamos hablando desde Ediles, Concejales, Diputados y Congresistas, - con algunas excepciones.-

Lamentablemente la clase dirigente se ha olvidado que Bogotá es ciudad de grandes contrastes, pero también de muchas oportunidades para salir adelante, sin necesidad de saquear el erario. Es el escenario adecuado para promover la pequeña y mediana empresa, con fundamento en las nuevas innovaciones de los emprendedores, y los Tratados Comerciales, TLC, firmados con varios países del hemisferio.

Del proceso de revocatoria, emprendida por el Representante Miguel Gómez Martinez, y calificada de inconveniente por buena parte de la dirigencia Nacional, en cabeza del Señor Presidente de la República, seguida del ex alcalde Enrique Peñalosa, la mayoría del Concejo de la Ciudad, y los directorios políticos, entre otros, podemos sacar importantes conclusiones:

1º- Bogotá es ciudad Cosmopolita que nos pertenece a todos, por consiguiente, debemos ejercer el sentido de pertenencia, aún encontrándonos en ciudades intermedias, en provincia o en el exterior. Debemos ser participes de los planes y programas de desarrollo que se esbozan desde las Asambleas Comunitarias.

2º- Posiciones Politiqueras: no es nada sano para nuestra ciudad, el proceso de revocatoria que se adelanta. Hasta el presente, el doctor Miguel Gómez Martinez, su principal promotor, no ha expuesto sus puntos de vista válidos y claros para justificarla.

3º Responsabilidad Política: Los Concejales de Bogotá y el Congreso de la República en pleno, deberían ponerse de acuerdo en una agenda común y programática para sacar adelante a Bogotá, y ponerse a disposición del Alcalde de turno, para que en conjunto se elabore un Plan de Desarrollo que favorezca todos los sectores de la Ciudad Capital.

4º- Responsabilidad Social: son más de ocho millones de habitantes, los que alberga la Ciudad Capital, a los cuales hay que atender desde diferentes ángulos, con programas especializados para los estratos más bajos. Es aquí donde nuestros gobernantes y legisladores deben poner a funcionar su sentido común, puesto que en cada uno de ellos, empiezan a incubarse los males de la comunidad, si no se les sale adelante para solucionarlos, se convierten en comunidades conflictivas, y muchas veces en organizaciones al margen de la Ley.

5º- Responsabilidad Para combatir la delincuencia: no olvidemos que a nuestra ciudad capital, llegan personas de todas partes del interior del País y del exterior: en plan de turismo, de negocios, de salud, de educación, pero, lamentablemente, donde también se guarecen y camuflan toda laya de delincuentes. Por lo tanto, desde la óptica de Comunidad y Desarrollo, se deben manejar estrategias para detectarlos en el menor tiempo posible.

En consecuencia, la responsabilidad social con Bogotá es de todos. Lo de la revocatoria con el debido respeto por sus promotores, considero que no está en la conciencia de la mayoría de los Capitalinos. En lugar de estar torpedeando las buenas intenciones que tiene el Alcalde Petro por sacar la ciudad adelante, más bien apliquemos el esquema del sentido común y la sana convivencia ciudadana.

La ciudad con la administración actual, si no está bien del todo, está mejor que las últimas dos anteriores. Por lo menos el fantasma de la corrupción está en jaque.
Continúo insistiendo: dejen gobernar a Petro. Seamos más solidarios con Bogotá.

urielos@telmex.net.co
 

Buscar columnista