Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Con absoluto respeto a la libertad de opinión, pero en virtud del derecho del ciudadano a recibir información veraz e imparcial, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, conformada para este caso, se permite hacer la siguiente aclaración frente al contenido de la columna “Justicia a la colombiana”, de la periodista Cecilia Orozco del 3 de abril:

El doctor Iván Velásquez se encuentra reconocido como víctima en el proceso contra los señores Bernardo Moreno Villegas y María del Pilar Hurtado Afanador. En tal calidad puede participar por medio de los dos abogados sorteados como representantes de las víctimas, seleccionados en cumplimiento del artículo 340 del Código de Procedimiento Penal. Esta disposición obliga al juez a restringir el número de apoderados de víctimas que puedan actuar simultáneamente con igual número de defensores en el juicio.

Se trata de una postura jurídica que viene aplicando la Sala de Casación Penal titular en todos los juicios tramitados por sistema penal acusatorio, que preserva el equilibrio entre la acusación y la defensa.

En consecuencia, no es verdad que en esta restricción de representantes, mas no de víctimas, el magistrado ponente haya hecho “una interpretación alegre de la norma”. Esta fue una decisión colegiada ampliamente debatida y aprobada en forma unánime por nuestra sala. Determinación avalada posteriormente por una sentencia de tutela en la cual se resalta la especial cautela de este tribunal por garantizar los derechos de las víctimas, incluidos por supuesto, los del doctor Velásquez.

Magistrados y conjueces de la Sala de Casación Penal. Bogotá.

Leyton e Interbolsa

En la edición de ayer de El Espectador aparece una noticia relacionada con Interbolsa que es una infamia y una calumnia. El señor Carlos Alberto Leyton no ha sido funcionario de Interbolsa ni de ninguna de sus filiales en Colombia o en el exterior. En su nota lo menciona como vinculado a tres firmas comisionistas en donde no aparece Interbolsa; por lo anterior, no veo el motivo para vincular a Interbolsa con este señor, a no ser que sea necesario para incrementar el interés por la noticia y por ende la circulación de su periódico a costa del honor de los funcionarios de Interbolsa. Le repito y le reitero: Interbolsa nada tiene que ver con las operaciones de lavado de activos del señor Leyton, quien no ha sido ni funcionario, ni cliente, ni ordenante, ni mandatario de la firma. La vinculación de su nombre al caso Interbolsa fue una infamia y una calumnia por la cual los funcionarios de la firma hemos sido sometidos a un inclemente “matoneo mediático”.

Rodrigo Jaramillo Correa. 

Expresidente Grupo Interbolsa.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista