Por: Oscar Alarcón

MACROLINGOTES

Período presidencial de seis años ya tuvimos, en la Constitución de 1886, con la diferencia, frente a la actual propuesta de Santos, de que había reelección siempre que el titular se retirara 18 meses antes, norma que permitió que Núñez fuera reelecto hasta el final de sus días.

Período presidencial de dos años también tuvimos, en la Constitución de 1863, con la diferencia, frente a la actual propuesta, de que había reelección en el período siguiente, norma que permitió que el general Mosquera también fuera reelecto.

¿Qué busca Santos con la actual propuesta? Demostrar que ocho años es mucho tiempo para gobernar, que en tan sólo seis años se pueden hacer cosas y además la paz. Pero, asimismo, con ello ataca a su principal opositor y de paso se tira a su primo, el exvicepresidente, porque si éste se lanza y en el evento remoto que Pachito le gane, tendría un gobierno de sólo dos años y jamás podría aspirar a la reelección.
***
Ya algunos lo llaman el otro “loco” Barrera. Me refiero al presidente del Senado quien, afortunadamente, está próximo a concluir su mandato. De pronto, por su condición de médico, no entiende nada de derecho y confunde las vías legales con las vías digestivas. Recientemente ha sido protagonista de unos hechos políticos que lo pintan de cuerpo entero. En la misma Casa de Nariño se atrevió a solicitarle al presidente Santos que hiciera retirar a los ministros que se encontraban en una reunión porque, a solas, necesitaban los congresistas hablar con el primer mandatario.

Explicó que su interés era solicitarle a Santos que apoyara la elección de Alberto Rojas para la Corte Constitucional, porque con él se lograba allí el voto para sacar adelante la Ley Marco para la Paz. ¿En cuántos delitos incurrió el senador Roy Barreras con esa declaración? Así que Rojas, quien salió elegido como magistrado, ¿llega con un mandato claro? Por menos Yidis Medina está en la cárcel y dos ministros del anterior gobierno se hallan próximos a juicio.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Oscar Alarcón