Por: Columnista DATAiFX

Nuestra represión financiera

Tasas de interés artificialmente bajas benefician a deudores en perjuicio de ahorradores. Usualmente las más endeudadas son las empresas y los exportadores. Los hogares acumulan ahorro a través de fondos de pensiones.

Así, tasas de interés artificialmente bajas trasladan recursos de los cotizantes a los industriales. Esto se denomina “represión financiera” y está obligando a revisar los esquemas pensionales públicos y privados en EE.UU. y Europa. 

Minhacienda propone su versión de represión financiera: que los cotizantes a pensiones obligatorias (FPO) carguen con la revaluación a través de inversiones forzosas en dólares que no corresponden con la rentabilidad necesaria para cubrir el pasivo pensional.

Propone también cambiar el cálculo de la rentabilidad mínima (reduciéndolo) para evitarles un problema a las AFP.

En el largo plazo, el resultado de este paño de agua tibia es un dólar a $1.750, además de una menor rentabilidad de los FPO, forzados a invertir en activos que rentan a tasas inferiores a la inflación.

En 10 años el desfase acumulado en rentabilidad ampliará el déficit pensional. Para pensionarse el cotizante de hoy tendrá que trabajar 5 o 10 años más y, si no alcanza, recibirá una menor mesada.

El ministro es PhD en economía. Ignorancia no es. ¿Será que le falta perspectiva de largo plazo? ¿O le sobra? ¿Sería raro que en 2016 salga para la Andi? ¿Asofondos? ¿Asocolflores? ¿Fedecafé? 

Esta es una propuesta que beneficia a los exportadores e industriales, y lesiona a los cotizantes a los FPO incluido el ministro, pero, a juzgar por sus propuestas, parece que el tema de su retiro no le preocupa. 

* Catedrático universitario.

Buscar columnista