Por: Santiago Villa

Procuraduría debe destituir al gobernador de la Guajira

Un sicario fue enviado para asesinar a Gonzalo Guillén, León Valencia y Ariel Ávila, periodistas que investigan al gobernador de la Guajira.

Juan Francisco Gómez Cerchar, alias “Kiko”, el actual gobernador de la Guajira, es el objeto de una investigación que realiza desde hace varios meses el periodista Gonzalo Guillén. A su vez, León Valencia y Ariel Ávila han publicado ya investigaciones sobre alias “Kiko”.

 

Esta semana Andrés Villamizar, el jefe de la Unidad Nacional de Protección (UNP), hizo público un plan para asesinarlos, que está encargado al sicario con el apodo de “Morroncho”. El atentado se quería hacer con carros bombas, preparados aparentemente por alias “Peyo” Cerchar, según investigaciones policiales.

“Es una investigación peligrosísima”, me dijo en diciembre del 2012 Gonzalo Guillén, cuando comenzó a investigar a alias “Kiko”. León Valencia y Ariel Ávila, desde la Corporación Arco Iris, ya tenían trabajo adelantado sobre los testimonios que vinculan al gobernador con paramilitares, bandas criminales, y carteles de contrabando y narcotráfico. En una investigación que realizaron sobre las zonas de frontera de Colombia, resaltaron los vínculos de alias “Kiko” con los sicarios de Marcos Figueroa, alias “Marquitos”, aglutinados en la banda criminal conocida como “Los Curicheros” (tienen su base en la vereda de Curiche).  

La investigación de la Corporación Arco Iris fue publicada en el 2011, y motivó que Carlos Fernando Galán, el entonces director del partido Cambio Radical, solicitara que el partido retirara su aval a alias “Kiko”. En aquel momento León Valencia y Ariel Ávila fueron amenazados de muerte. Carlos Fernando Galán también fue intimidado.

Las personas que denuncian o investigan al gobernador de la Guajira, alias “Kiko”, terminan muertas o amenazadas, y ya hay investigaciones formales sobre esta cadena de asesinatos. Yandra Brito, ex alcaldesa de Barrancas, que denunció que alias “Kiko” había ordenado matar a su esposo, fue abaleada el 28 de agosto del 2012 en Valledupar. Ahora su madre, quien denuncia que el gobernador mató a su hija, también está siendo intimidada.

Su principal contendor a la gobernación tuvo que abandonar el país por las amenazas de muerte que le hicieron a él y a toda su familia. En la práctica, alias “Kiko” fue el candidato único a la gobernación de la Guajira en las elecciones del 2011.

He trabajado de cerca con Gonzalo Guillén durante los últimos cinco años (lo llamaría mi mentor), y conozco la intensidad y el profesionalismo con que emprende su trabajo. Si el gobernador de la Guajira envió sicarios a Bogotá, sería porque las investigaciones están danto con la información acertada. Guillén ha descrito a la Guajira como “el Caguán” de los carteles mexicanos y colombianos. Hablé con él ayer sobre los hallazgos de su investigación y autorizó que adelantara aquí algunos.

Descubrió que hubo una reunión en Cartagena, por los días de Semana Santa, entre Marcos Figueroa, alias “Marquito”, los carteles mexicanos de los Zetas y el de Sinaloa, un enviado del gobernador de la Guajira y un miembro de los Curicheros. “Hasta donde yo entiendo el FBI está enterado de esa reunión”, me dijo ayer Gonzalo Guillén.

En la reunión acordaron pagar el contrabando de gasolina, en adelante, con cocaína, para evitar el lavado de dinero. Esto no por los controles fiscales, sino por la dificultad de lavar grandes volúmenes de dinero. El contrabando de gasolina es más lucrativo que el de la cocaína, y mucha se exporta hacia México por los carteles.

También hicieron acuerdos para que los carteles arrienden los puertos y las rutas de narcotráfico de La Guajira, dominadas por Marcos Figueroa, alias “Marquito”, y por alias “Kiko”. Estos son los puertos naturales de Dibulla, Puerto Portete, Puerto Estrella, Puerto Nuevo y el Puerto de Maracaibo, en Venezuela, que también está en control de Marquitos y alias “Kiko”. “Es un nuevo país que borró la línea fronteriza entre Colombia y Venezuela”, dijo Gonzalo Guillén, “es Narcolandia”.  

Finalmente, en esa reunión se definió que habrá pagos en cocaína para los que asesinen a quienes estén en la lista de enemigos de la organización, que incluye a políticos de oposición, periodistas y miembros de organizaciones no gubernamentales.

El 2 de mayo del 2013 el Consejo de Estado, en un cuestionado fallo, negó en segunda instancia una demanda en contra de la elección de alias “Kiko” como gobernador de la Guajira. Curiosamente, alias “Kiko” celebró en medios de comunicación el resultado del fallo antes de que éste fuera votado y publicado.

Gonzalo Guillén ha enviado un derecho de petición a todos miembros de la Sección Quinta del Consejo de Estado, incluidos dos conjueces que fueron nombrados para solventar un empate en torno a este fallo. En él, les solicita que aclaren si recibieron presiones o dinero para influir en su decisión. Ninguno de ellos ha respondido al derecho de petición.

Es un insulto a la democracia y a la institucionalidad que alias “Kiko” sea el gobernador de la Guajira. A la institución que ahora le corresponde destituir e inhabilitarlo es a la Procuraduría, que ya es adversa a la elección de alias “Kiko”. En septiembre del 2012, la Procuraduría General de la Nación, en un concepto firmado por el Procurador Séptimo Delegado ante el Consejo de Estado, favoreció la posición de quienes demandaron la elección del gobernador de la Guajira y está de acuerdo con que Cambio Radical le haya retirado el aval a alias “Kiko”.

La Procuraduría ha destituido a funcionarios públicos electos sin que haya órdenes de captura ni fallos judiciales en su contra. Ha suspendido a funcionarios por escribir “tweets”. Nada le impide que destituya e inhabilite de ocupar cargos públicos al gobernador de la Guajira. ¿Cuándo lo va a hacer?

Por último, quiero reconocer el trabajo de la Unidad Nacional de Protección. Aunque en otras columnas he sido crítico de las respuestas de la UNP, la alarma que ha hecho el doctor Villamizar en torno a esta situación ha sido oportuna y acertada. Como colega de los periodistas amenazados, y amigo de Gonzalo Guillén, agradezco su diligencia.

(Nota: En la próxima columna retomaré el tema de la minera Glencore Xstrata y las tierras de desplazados que hay a su nombre).  

Twitter: @santiagovillach

Buscar columnista