Publicidad
Cartas de los lectores 15 Mayo 2013 - 11:27 pm

El Giro de Italia

Cartas de los lectores

Se ven por millares, sobre todo los fines de semanas. Son nuestros ciclistas criollos que recorren largos trayectos en sus caballitos de acero. Con autodisciplina, y quizá por simple imitación, arman sus máquinas y se aventuran a subir y bajar la exigente orografía de nuestras cordilleras.

Por: Cartas de los lectores
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-422253-el-giro-de-italia
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-422253-el-giro-de-italia
  • 0

No escatiman esfuerzos para alimentarse con el objeto de fortalecer sus cuerpos para la alta competencia. Bocadillo, agua de panela, queso doble crema, bananos y otros manjares de la tradición, complementan la natural dieta de los futuros conquistadores de las montañas del planeta.

En estos días de euforia por los triunfos de nuestros criollos en el Giro de Italia, se debe profundizar en las verdaderas razones de las reconquistas. En el pasado reciente se comprobó, lamentablemente para el ciclismo, que las vueltas más importantes del mundo están plagadas de tramposos. Para la muestra un solo botón: las triquiñuelas de Lance Armstrong en el Tour de France. El Giro de Italia en recientes ediciones no ha sido la excepción. Y los organizadores de la prueba han tropezado con los atletas que se muestran como superhombres en las cumbres del César. Un reconocido ciclista de tierras itálicas terminó acusado de dopaje. Maco Pantani. La diferencia con Armstrong es que a Pantani no le lograron demostrar nada, pero sí terminó muerto en extrañas circunstancias producto de una sobredosis de cocaína. Algo anduvo mal.

Creo, y se debe confiar en la buena fe, en las estrictas medidas en esa materia. La unión ciclística mundial debe garantizar la sana competencia, sin más ventajas que gozar de buena salud y de los equipos necesarios para las altas competencias. En caso del Giro, me da la impresión que las delegaciones y los mismos organismos de control al doping están conscientes de que sólo hay seres humanos compitiendo, que sería extraño encontrar un superpedalista que no tenga rezagos en la cuesta y sea una flecha en las planicies. Recuerdo a los viejos locutores del ciclismo colombiano que afirmaban que todo buen ciclista tiene su día de crisis y creaban unas expectativas más humanas al respecto. Un amable jalón de orejas para la prensa colombiana, hay que hacerle la guerra al inmediatismo y garantizar, con esta clase de denuncia, la conquista de las cumbres europeas por parte de los humanos demasiado humanos ciclistas colombianos.

Víctor Manuel Castro Castellar. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Vea más de Cartas de los lectores

22 Abr - 11:08 pm

El inmortal

21 Abr - 11:01 pm

Experiencia de un lector

20 Abr - 8:37 pm

El mejor homenaje Gabo

16 Abr - 10:11 pm

¡No más carros!

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio