Por: Harry Sasson

Alimento para la tropa

Los estofados con fríjoles, lentejas o garbanzos, acompañados con cortes de desecho, han nacido como alimento de trabajadores.

Suele ocurrir que las recetas surgidas de la escasez y el “rebusque” terminan ganándose un lugar en el corazón del pueblo. Por ejemplo, los estofados con fríjoles, lentejas o garbanzos, acompañados con cortes de desecho, han nacido como alimento de trabajadores y esclavos, o bien durante las dificultades de guerras y sequías, y al cabo de los años se han ganado tal popularidad que algunas de estas preparaciones hacen parte de importantes tradiciones culinarias.

Es el caso de la cassoulet francesa, de la fabada española o la feijoada brasileña, en los tres casos potajes poderosos, llenos de sustancia y sabor, en los que se relacionan los cortes menos favorecidos y los fríjoles o garbanzos, dando como resultado platos reconfortantes, alegres y suficientes para el batallón. Vamos a concentrarnos esta semana en una de estas preparaciones, unos garbanzos cocidos con la sustancia del chorizo español y luego enriquecidos con un sofrito de los vegetales utilizados en la cocción. Es fácil, y de seguro alegrará el alma.

Garbanzos con chorizo

2 tazas de garbanzo seco 

1 cabeza de ajo entera 

2 tomates chontos maduros cortados en cuartos 

1 zanahoria cortada en trozos 

1 cebolla cabezona cortada en cuartos 

1 pimentón rojo grande cortado en cuartos 

2 cucharaditas de pimentón español o páprika 

1/2 taza de miga de pan 

1 taza de chorizo español cortado en rodajas 

3 cucharadas de aceite de oliva 

2 litros de agua 

2 clavos de olor 

1 hoja de laurel 

Sal y pimienta

Preparación

Deje en remojo los garbanzos desde la noche anterior. Al día siguiente retire el agua y cocínelos en agua fresca junto con el chorizo, la cabeza de ajo, el pimentón, la cebolla cabezona, la zanahoria, la hojita de laurel y los clavos. Cuando los garbanzos estén tiernos, retire los vegetales. Espiche la cabeza de ajo para obtener su interior tierno y licúelo junto con la cebolla, el pimentón, la cabeza de ajo y la zanahoria. Saltee este licuado en una sartén con el aceite de oliva y agregue la páprika y la miga de pan. Mezcle nuevamente con los garbanzos y rectifique la sazón con sal y pimienta.

 hsasson28@hotmail.com / www.harrysasson.com

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson