Publicidad
Héctor Abad Faciolince 18 Mayo 2013 - 2:35 pm

Clones, gemelos

Héctor Abad Faciolince

Eso que los creyentes llaman Dios, y los naturalistas Naturaleza, vive creando réplicas todo el tiempo: clones de plantas, clones de insectos, clones de mamíferos.

Por: Héctor Abad Faciolince

Incluso clones humanos, pues los gemelos homocigóticos son exactamente eso: clones recíprocos, cada uno de su mellizo. Lo raro es que si Dios o la Natura nos clonan, esto les parece muy bien a obispos y naturistas, pero si un científico se atreve a replicar algo, les parece una aberración, un pecado y un peligro.

Esta semana se supo que un grupo de científicos de la Universidad de Oregon consiguieron hacer una clonación de tipo terapéutico al tomar células de la piel de un bebé de ocho meses, unirlas a un óvulo donado y crear un embrión genéticamente idéntico al bebé (hasta el nivel de blastocisto), del cual se pudieron sacar células madre que tal vez creen un tejido sano que reemplace un tejido enfermo del niño. Por supuesto las reacciones escandalizadas de la Iglesia no se hicieron esperar ni tampoco las de los devotos de la Madre Naturaleza, que en este punto de la clonación se dan la mano para hacer creer que este tipo de experimentación es inmoral.

Cada vez es menos cierto que para que nazca un nuevo ser humano sea siempre necesaria la intervención de un óvulo, un espermatozoo y un útero. Por ahora este es el método más fácil, más seguro y más entretenido. Pero las técnicas de fecundación asistida y, en el futuro, la clonación reproductiva, harán repensar muchos de los estrechos conceptos filosóficos en los que nos movemos respecto a la reproducción y a la vida.

No es impensable, ni nada desagradable, considerar que por ejemplo una pareja de lesbianas pueda llegar a tener una hija mezclando el material genético del óvulo de una de ellas con células de alguna parte del cuerpo de su pareja, hasta obtener así una descendiente que sería genéticamente de las dos. ¿Alguien se atrevería a no querer a esa niña por el simple hecho de que nació gracias a técnicas de clonación? No hay ningún método afinado y seguro para esto, pero si con el tiempo se pudiera lograr, ¿qué habría de malo en hacer nacer así a una niña?

Incluso una pareja de hombres homosexuales podría llegar a tener un hijo que fuera genéticamente de ambos, aunque por ahora parece imposible que la gestación pueda hacerse fuera del útero, con lo que la ayuda de una mujer receptora sería indispensable todavía. En fin, la creencia de que para reproducirnos se necesita necesariamente el concurso de un coito, un hombre y una mujer, es cada vez menos cierta. Este seguirá siendo el método preferido y el más fácil para la gran mayoría de los seres humanos, pero que se abran otras opciones es una maravilla.

Algo raro es que estos avances en la clonación humana, probablemente no van a darse en el Occidente cristiano, sino en las sociedades budistas del Lejano Oriente. Para el budismo, que admite la reencarnación y la repetición de ciertos ciclos naturales, hacer la réplica idéntica de otro ser humano no es ninguna monstruosidad. Por eso algunos científicos occidentales que no encuentran en Estados Unidos ni en Europa quien los financie, están emigrando a esa otra parte del mundo.

Si bien es cierto que la diversidad genética es muy útil para la salud y la adaptabilidad de cualquier especie, la clonación de tejidos humanos (órganos de reemplazo perdidos por enfermedad o accidente), o incluso la clonación ocasional de personas completas (por ejemplo si unos padres quieren volver a tener “el mismo” niño muerto en un accidente), no me parece que tenga nada inmoral. Estas nuevas posibilidades no deberían ser satanizadas; ¿quién dijo que hacer gemelos sólo les está permitido a Dios y a la Natura? Eso mismo se pensaba del fuego y hoy cualquiera lo lleva en el bolsillo.

  • Héctor Abad | Elespectador.com

TAGS:
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Vea más de Héctor Abad Faciolince

5 Abr - 9:00 pm

Ideas o propaganda

29 Mar - 10:00 pm

Un cura sin fe

22 Mar - 10:00 pm

Un avión y lo invisible

15 Mar - 10:00 pm

Los votos del manicomio

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio