Por: Felipe Zuleta Lleras

Del ajiaco bogotano a NY

Como consecuencia de mi columna de hace una semana, en la que comparé los precios de los restaurantes de Bogotá con los de Nueva York, recibí llamadas de varios amigos que, de una forma u otra, están vinculados con restaurantes. Ciertamente muchos de ellos tiene unos altísimos costos en parafiscales, arriendos, servicios públicos etcétera.

Y eso lo entiendo, pero me cuesta mucho trabajo comprender algunos precios, cuando los productos son realmente baratos en las plazas de mercado y en los grandes proveedores, sean estos de alimentos o de bebidas.

Por mencionar algunos casos me puse a mirar el precio de algunos platos en diferentes restaurantes de la capital y juzguen ustedes mismos.

Un ajiaco en Casa Vieja cuesta la bobada de $27.700 y en donde doña Elvira, un típico en la calle 50 con 20, vale $26.600. Me parece que esa sopa de tres papas con aguacate, maíz y pollo no puede costar más de 13 dólares, cuando en NY en el restaurante Santa Fe de comida mexicana una sopa de tortilla vale 5,95 dólares y tiene pollo, tomates, aguacate, crema y tortillas.

Veamos otro caso: mientras que en Criterion en Bogotá un salmón a la parrilla vale $39.000 (20 dólares) en una porción bastante discreta, en NY en el restaurante Orsay es de 9 dólares, en porciones bastante generosas.

En el Montparnasse (NY) un “Coq au Vin”, plato típico francés que es un pollo al vino, es cobrado por 15 dólares y un pollo en canasta en Pajares Salinas 40.000 pesos, es decir, 20 dólares.

Para no ir muy lejos, en el tradicional Tramonti en la vía a La Calera un espagueti en salsa de tomate vale $30.000 (16 dólares), mientras que en el afamado restaurante italiano Gino esa misma pasta pero con mariscos vale 14,95 dólares.

Pero en donde nos están dando duro a los comensales es en los precios de los vinos. Veamos algunas comparaciones. En el restaurante Mediterránea de Andrei en Usaquén una botella de un Malbec argentino de combate de la casa Nieto vale $65.000 (32 dólares), mientras que en NY, una botella de Villa Antinori, magnífico por cierto, cuesta US$23. Y vean esto para que se aterren. En Pajares Salinas el Malbec Afincado Single Vineyard Terrazas de los Andes cuesta $265.000 (es decir, 132 dólares), mientras que en un restaurante en NY ese vino vale 45 dólares.

Entiendo que los dueños de los restaurantes tienen costos altos, según me han dicho, pero la verdad no creo que sean los mismos costos de por ejemplo el Restaurante de Martín Berasategui en Bilbao, en donde el menú de degustación con 16 platos moderados vale 185 euros, es decir, $467.000.

A mí me da pena, pero esta semana sí que me ha llamado gente a decir que en X o Y restaurante para una comida de tres con una botella de vino llegaron a pagar hasta $1’000.000.

En fin, cada cual es dueño de gastarse su plata como quiera, pero a mí me da vergüenza gastarme esos dinerales en un país en donde el salario mínimo no llega a $700.000.

@FZuletalleras

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras