Por: Cartas de los lectores

Sobre los galeones

Me quisiera referir al articulo del internacionalista Antonio José Rengifo “Inmunidad para los galeones” del día de ayer.

Aunque durante los procesos jurídicos en Estados Unidos nunca se disputó la calidad de “nave de guerra” o “nave de Estado” de la fragata Mercedes, difícilmente se podría hacer, al estar su tripulación de 337 compuesta por 8 oficiales navales españoles, 63 marinos, 69 artilleros, 51 marineros y 103 aprendices de marineros. Asimismo estaba dotada de los cañones de reglamento para una fragata de guerra: cañones de 24, 12 y 6 libras y obuses o pedreros de 3 libras. La Mercedes era una nave de guerra, tal como lo fue el galeón San José. Los puntos críticos eran otros dos: ¿estaba la Mercedes en una misión militar al momento de su hundimiento? Este era el factor más crítico, puesto que las cortes federales americanas solamente pueden asumir jurisdicción sobre una demanda contra otra nación si lo permite la ley sobre inmunidad de países soberanos conocida como la FSIA. Sabemos también que transportaba pasajeros, lana de alpaca, aceite de foca, 2.000 barras de cobre y estaño y mucha plata. Del casi un millón de monedas que transportaba, sólo el 24% era del rey, el 76% les pertenecía a comerciantes que pagaron por transportarlas a España... en tiempos de paz. ¿Era esa última misión de la fragata Mercedes una misión militar? España y Estados Unidos decían que sí, el Perú y los 25 descendientes de los dueños de las monedas decían que no. Las cortes federales sólo podían asumir jurisdicción sobre ese caso si la Mercedes estaba en misión comercial. Las cortes federales determinaron no tener jurisdicción sobre esa nave de guerra en funciones militares, le dieron la razón a España, España ganó y se quedó con las 596.000 monedas de oro y plata.

Hay que aclarar que el Perú no reclamó en Tampa las monedas a nombre de los descendientes de los dueños. El Perú reclamó infructuosamente las monedas acuñadas en sus tierras.

El otro punto difícil de entender de ese pleito y de su desconcertante fallo es, si bien llegare uno a creer lo increíble, que la fragata Mercedes era una nave de guerra en misión “militar no comercial” perteneciente a España, protegida por la “inmunidad soberana”, ¿estaba la carga a bordo cubierta por esa inmunidad? ¿En qué momento España adquirió título sobre las monedas de los particulares? Esas son algunas de las preguntas que aún quedan de ese pleito que Rengifo trae a colación y que el fallo de las cortes americanas no aclara para nada.

Daniel de Narváez.

Investigador náutico.

Fe de erratas

En la edición del día de ayer, apareció un error de edición (por una preposición mal puesta) en la entrevista que nuestra colaboradora, Ana Cristina Restrepo, le hizo a Juan Pablo Barrientos, exdirector de Teleantioquia Noticias.

Buscar columnista