Publicidad
Mario Morales 9 Jul 2013 - 11:00 pm

El país de las maravillas

¿Nos acostumbramos?

Mario Morales

Como los males no vienen solos, en menos de tres días se le cayó la estantería al gobierno Santos en uno de los ítems que le permitían alardear dentro y fuera de las fronteras: el de la imagen del país.

Por: Mario Morales
  • 37Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columna-432712-nos-acostumbramos
    http://tinyurl.com/kvjvfrp
  • 0

Indicadores internacionales, encuestas propias y hasta consejos de medios de otros países han vuelto a recordarnos que no hemos dejado de ser un país con problemas de seguridad, ambiente, con gobiernos poco efectivos, pero, sobre todo, que nos percibimos como una sociedad corrupta.

Lo único “saludable” es la coincidencia de informes externos e internos. No fuera a ser que a la paupérrima reputación que hemos construido en el extranjero, que tiene asiento en las atrocidades que presenciamos día a día, respondiéramos posando de indignados con insultos, campañas de maquillaje y demás estrategias negacionistas.

Y, salvo el diario ABC de España, que recomienda no visitar en estas vacaciones a ocho países, entre ellos el nuestro, por “problemas de seguridad, revueltas y conflictos bélicos”, los demás informes no tienen que ver con el asesinato del agente de la DEA.

Más delicados son los resultados del Reputation Institute y de Transparencia Internacional. El primero porque responde a una encuesta a ciudadanos de 27 países del G-8 para evaluar sentimientos de confianza, respeto y admiración con base en indicadores económicos, entorno amistoso y efectividad gubernamental. Ese puesto, 45 entre 50, deja claro que no somos de sus afectos. Y razones tienen.

La encuesta de Transparencia es frustrante. No sólo porque la percepción de corrupción aumentó en los dos últimos años, así piensa el 56% de más de mil ciudadanos sondeados, sino porque el 27% admite haber pagado sobornos a la policía y el 16% al aparato judicial. ¿Sinceridad, cinismo o resignación?

Gravísimo, como gravísima era la corrupción, aunque más oculta, hace una, dos y cinco décadas. Que nadie tire la primera piedra. ¿Nos acostumbramos?

 

  • Mario Morales | Elespectador.com

  • 37
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio