Daniel Pacheco 30 Jun 2008 - 7:53 pm

La revolución del porno decente

Daniel Pacheco

HACE POCO DESCUBRÍ LA ÚLTIMA REvolución del porno: redtube.com y tube8.com. Acceso fácil, inmediato y gratuito a miles de videos de pornografía legal por internet. Un nuevo regalo del siglo XXI que nos debería poner a pensar en la validez de las amenazas que, antes y hoy, lanzan los escandalizados líderes de la moral y las prohibiciones.

Por: Daniel Pacheco
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/daniel-pacheco/columna-revolucion-del-porno-decente
    http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/daniel-pacheco/columna-revolucion-del-porno-decente
  • 0
Recuerdo las largas horas en internet que pasé en mi adolescencia buscando fotos de porno decente (nada de calendario de Natalia París). El parpadeo del módem les daba ritmo a las franjas horizontales que iban, muy lentamente, apareciendo. La impaciencia de esa edad y la determinación de las hormonas hacían de la internet una fuente de tortura y delicia.

Pero todo eso cambió para siempre. Con la nueva modalidad de portales tipo utube, en los que las personas comparten sus ¡videos! de porno legal con cualquier otro mayor de edad que quiera verlos, sólo hay delicia.

¿Qué diría Miguel Ángel Builes, el obispo guardián de las costumbres conservadoras y la moral pública durante la primera mitad del siglo XX? Ya en 1948 Builes se había pronunciado acerca del cine como “uno de los medios más eficaces de dañar las almas si no se le pone cortapisa”.

No hubo tal “cortapisa”. Los censores intentaron y lo siguen haciendo, pero hoy parte de ese cine se convirtió en tube8.com. En especial con el porno la lucha de los censores está, afortunadamente, perdida, empezando porque nadie ha logrado definirla. En palabras de D.H. Lawrence, “para lo que unos es pornografía, para otros no es más que la carcajada del genio”.

En Estados Unidos, donde ocurrieron las mayores batallas contra la pornografía, Charles Keating, fundador de la organización Ciudadanos por la Literatura Decente (CLD), aseguró en los 60 que la pornografía era “capaz de pervertir a toda nuestra joven generación”.

Sin embargo, múltiples fallos posteriores determinaron que la pornografía estaba protegida por la primera enmienda sobre libertad de expresión, y que no había pruebas empíricas de que fuera dañina para la sociedad. Es más, según la investigación de la comisión federal montada a instancias de la CLD en 1967, había mayor consumo de pornografía entre los varones educados y conservadores, que entre delincuentes condenados por delitos sexuales.

Las advertencias de Builes y Keatings nos obligan a preguntarnos: ¿qué pasó? Nos quedamos esperando el Apocalipsis mientras vemos pornos por internet. ¿Acaso nuestras “almas” están más “dañadas” que cuando el país se mataba en una guerra entre liberales y conservadores? El “pecado del liberalismo”, con el que Builes incendiaba las mentes de los conservadores que asesinaron a miles de personas y que también se expresaba en el baile “de negros”, el licor y la educación mixta, ¿nos tiene acaso al borde de una crisis social?

Al contrario. Las políticas que regularizaron la pornografía les quitaron el negocio a las mafias ilegales, establecieron mecanismos para controlar la exposición a menores de edad y contribuyeron en la lucha contra la pornografía infantil. De hecho, en Colombia el artículo 22 de la Ley 679 de 2001 ordena que 5% del valor del alquiler de películas para adultos se destine a prevenir la explotación sexual y la pornografía de menores.

Además de porno, el siglo XXI llega con revoluciones menos inofensivas. Colombia, específicamente, vive la revolución del narcotráfico. Un negocio transnacional, endémico de un mundo globalizado donde la sociedad, atemorizada, se aferra a un orden moral dogmático. Redtube.com me hace preguntar: ¿hasta cuándo vamos a escuchar a los Builes y a los Keatings amenazando con un Apocalipsis si se legaliza la producción, venta y consumo de cocaína legal?

danielpacheco@hojablanca.net

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Facebook permite a sus usuarios guardar contenidos para verlos más tarde
  • Luis Carlos Restrepo reitera que alias ‘Ernesto Báez’ miente
  • Contrato de alimento para presos huele mal

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

gustavor

Mie, 01/05/2011 - 12:13
No sè mi estimado Daniel, tus argumentos no parecen muy sòlidos. No creo que haya nada reprochable en ver pornografìa, aunque considero que hacero pertenece al sagrado espacio de la intimidad. Pero convertir a la pornografìa en una especie de resguardo de la legalidad y de la moral, me parece excesivo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio