Por: María Teresa Herrán

Escarbando

¿POR QUÉ, EN VEZ DE EXPLICARNOS en qué diablos consiste su propio trabajo, el vicepresidente Santos sugiere que el director del Inpec encuentre dónde están los refundidos elementos del computador de Mancuso y de otros extraditados?

¿Por qué el ministro de Justicia Holguín, a quien le correspondería velar por lo que sucede en las cárceles, responde con adormiladas vaguedades sobre lo divino y lo humano?

¿Será que el ministro del Interior Holguín no tiene tiempo de comunicarse con su alter ego el ministro de Justicia Holguín porque ambos están en el lugar inadecuado?

¿Por qué el ministro Lozano, del Medio Ambiente, promueve la Ley María sobre el descanso prenatal de las madres trabajadoras embarazadas (que nada tiene que ver con su cartera) en vez de ponerle coto a quienes contaminan y acaban con nuestros recursos naturales?

¿Por qué el Ministro de Protección Social (antiguo Ministerio del Trabajo), en vez de promover Leyes María para la protección de las madres embarazadas, profetiza que la política de seguridad –no social sino democrática– será reelegida?

¿Por qué el alter ego del Ministro de Protección Social (antes Ministerio de Salud), Diego Palacio, en vez de hablarnos de su política pública en salud o de la crisis hospitalaria, se debate entre Yidis Medina, exigir más “espíritu de cuerpo” del Congreso con los parlamentarios enchiquerados, la explicación de qué es la tuberculosis y su consultorio mediático? ¿No estaría mejor por fuera?

¿Por qué el Ministro de Agricultura nos promete que no nos afectará la crisis mundial de alimentos pero, en vez de mostrarnos las estrategias para probarlo, juega el papel de delfín?

¿Por qué el doctor ternura levantó polvareda sobre la propuesta de diluir a los movimientos furibistas en vez de dedicarse a no improvisar sobre cómo seguirá lo de Justicia y Paz?

¿Por qué el Ministro de Relaciones Exteriores da siempre la impresión de que se le ha perdido algún documento de política exterior que le permitiría hacer algo distinto de su papel de maestro de ceremonias?

¿Por qué cada cual no se queda en su sitio, ocupándose de sus asuntos como lo hace, por ejemplo, la Ministra de Educación, buscando lo que tiene que buscar, sin meterse en corral ajeno?

¿Será porque algunos de los mencionados no saben todavía por qué están en donde están y para qué están allí?

* * * *

Y la pregunta de un lector: en medio de este frenesí que se ha dado con las extradiciones, ¿qué ha dicho el Dr. Sergio Caramaña, jefe de la Misión de la OEA, en el proceso con los paramilitares? (Ángel Giraldo Mejía).

mariateresaherran@hotmail.com

Buscar columnista