Publicidad
Cartas de los lectores 22 Sep 2016 - 9:31 pm

Comentarios a la encuesta del Dane sobre sexualidad

Cartas de los lectores

Un aporte, desde la sencillez, al debate por la suspendida encuesta que ha despertado tanta polémica.

Por: Cartas de los lectores
  • 12Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/comentarios-encuesta-del-dane-sobre-sexualidad
    http://tinyurl.com/guez4cd
  • 0
insertar

A los muchos comentarios que ha provocado la encuesta del Dane sobre sexualidad, quiero añadir algunos que ojalá, por su sencillez, aporten claridad a este tema polémico.

Celebro que Colombia se permita discusiones como esta, dado que el ejercicio mismo del debate invita a pensar argumentos en pro o en contra sobre el tema en cuestión, ganando con ello la claridad que sirve de barrera a los Sí o No incondicionales, o no pensados, o simplemente repetidos.

Uno de los capítulos de la encuesta —conocer el entorno de los menores— es una muy buena aproximación para entender necesidades satisfechas, o no, y riesgos o favorabilidad en lo que se refiere a un proceso educativo/formativo integral, que va mucho mas allá de los conocimientos que se adquieren en colegio o casa. Aquí se explora el ambiente en variadas formas, y la información que se obtiene puede ser más real y vivencial que de conceptos.

En la encuesta, la parte específica de sexualidad recoge una información valiosa sobre cómo se participa y se conoce la sexualidad propia, la de otros, o con otros. Es decir, las preguntas que se formulan cumplen su objetivo al poner en claro las rutas que acompañan a la sexualidad propia y a su intercambio con otro(a) u otros. Con certeza las preguntas allí consignadas cumplieron todos los requisitos formales en su preparación, para hacer de ellas un material claro, consistente y que sirve para medir lo que se quiere medir.

Otro asunto es si dichas preguntas sobre sexualidad inducen a los menores a conocer y practicar formas sexuales sobre las que no tenía conocimiento. Este resultado lo llamaría un efecto colateral de la encuesta que vale la pena considerar. ¿Por qué? Porque dichas preguntas no están colocadas en un marco de valores que permita apreciar la oportunidad y conveniencia de las prácticas que allí se mencionan. Téngase presente que quienes crearon dichas preguntas han sido adultos ya formados y capaces de tener criterio al respecto. Otra cosa es el público infantil al que ellas se dirigen.

Si la educación sexual escolar o familiar cumpliera su cometido, no se vería el altísimo porcentaje de abusos sexuales que se cometen contra niños y jóvenes, ni tampoco la forma ligera como muchos niños y jóvenes practican su sexualidad con las difíciles consecuencias físicas, emocionales y/o familiares que de allí se derivan. Si a las deficiencias anteriores se les suma una encuesta más descriptiva que formativa, creo que el déficit no se corrige y más bien corre el riesgo de aumentarse.

Como el objetivo último al que se espera conduzca esta encuesta es la formulación de políticas públicas que puedan proteger los derechos de niños y jóvenes, creo que se obtendrían informaciones más veraces, contundentes y sin riesgos derivados, si dicha encuesta se aplicara cuidadosamente a niños y niñas que ya han sido víctimas del abuso sexual en cualquiera de sus formas. Allí sí se podría diferenciar dónde ha estado la falla educativa/formativa, para tratar de evitar que ella se siga repitiendo. ¿A quienes ya han sufrido este atropello por la fuerza de otros, por ignorancia o por ligereza, se les podría ofrecer el apoyo mínimo necesario para entender su situación de dolor? ¿Y rabia? Y con fundamento en el análisis de su experiencia, los adultos encargados podrían proponer la corrección de los vacíos educativos o jurídicos que han llevado a este desastre.

Lo contrario, lo actual, lo veo equivalente a investigar sobre una epidemia precisamente con quienes aun no la padecen. El valor de la dolorosa experiencia de muchos niños y niñas es insustituible para poder entender nosotros los adultos y ellos también, qué es apropiado y qué no para un mejor desarrollo integral.

Leonor Noguera Sayer.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ar mareo

Dom, 09/25/2016 - 13:45
Busca la encuesta identificar casos donde la fiscalia pueda judicializar abusadores? NO. Busca la encuesta darles un ultimatum a padres y adultos abusadores sobre las consecuencias penales de sus acciones? NO. Es la encuesta parte de una campanha educative de choque que busque prevenir el embarazo infantil en grupos de alto riesgo? NO. Busca la encuesta identficar los casos donde bienestar familiar, defensoria del pueblo o ministerio de salud puedan hacer una intervencion que salve a los infantes sometidos a estos problemas? NO. El mayor logro de la encuesta fue el despertar en la mayoria de la poblacion infantil su curiosidad hacia temas que ni siquiera muchos adultos saben como manejar, a una edad temprana y sin proveer herramientas de apoyo social, institucional o educativas. El despertar temprano a la sexualidad es visto por expertos como una de las causas de los problemas de sexualidad infantil y a eso precisamente contribuyo la encuesta.
Opinión por:

francisco50

Dom, 09/25/2016 - 10:23
El propósito de la encuesta es tener una idea más clara de la persistencia del abuso sexual sobre los niños. El gran problema es que la gran mayoría de estos casos no son denunciados, en especial porque involucran como actores a familiares de las víctimas, que muy posiblemente ni siquiera saben que lo son. Entrevistar solo a los que han sido victimas no cumple con el propósito de la encuesta
Opinión por:

libadero

Vie, 09/23/2016 - 14:04
Los niños y niñas y adolescentes abusados, han sido interrogados por psicólogos forenses y consignado allí las circunstancias de modo y lugar. Interrogarlos nuevamente sobre algo tan traumático sería re-victimizarlos. Como en otros casos relacionados con la salud pública, y dada la proliferación de estos hechos, deberían afinar los interrogatorios hechos durante la denuncia y el acompañamiento a víctimas y cuidadores, incluidos los maestros, de tal manera que se puedan sistematizar y convertir en materia prima para averiguar las debilidades y riesgos en el cuidado de los menores. Estas indagaciones, deberán alimentar una base de datos, en la cual los nombres de las víctimas no sean visibles, y mediante el diseño de mecanismos de medición y etc. elaborar los perfiles de abusadores y de ambientes que propicien el abuso o expongan a los niños a situaciones que superan su nivel de comprensión.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 09/23/2016 - 08:44
MMMMM ya conocemos los daños de los efectos colaterales, que peligro, esos nombrecitos para el daño grave de muchas personas por dizque el bien común, claro como seguro el que escribe no tiene niñoss, "los efectos colaterales" lo tienen sin cuidado. Es que a qujén se le puede ocurrir la brillante idea de preguntarle a los niños si han tenido sexo grupal? tal vez a un pederasta? para quien los efectos colaterales lo tienen sin cuidado. Los niños no están para experimentos, así como las niñas, no deberían estar para experimentos de vacunas como el papiloma humano o también solo son efectos colaterales sin importancia?
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 09/23/2016 - 08:53
Le pido disculpas a la señora que escribió la carta, estoy totalmente de acuerdo con ella, cuando escribí mi opinión no había terminado de leer su carta. Yo pienso lo mismo que ella, hacer una encuesta con esas preguntas es dañarle la inocencia a los niños que en su mayoría no han recibido ningún abuso o no han tenido relaciones sexuales como las que pregunta la encuesta.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio