Publicidad
Juan Pablo Ruiz Soto 6 Nov 2012 - 11:00 pm

Concretemos la gestión ambiental

Juan Pablo Ruiz Soto

El pasado 1º de noviembre asistimos al Primer Encuentro por el Agua, foro convocado por El Espectador, Isagen y WWF, en el que sociedad civil, empresas y entidades gubernamentales se reunieron para conversar respecto a la gestión integral del agua.

Por: Juan Pablo Ruiz Soto
  • 75Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/concretemos-gestion-ambiental-columna-385541
    http://tinyurl.com/ktlhbgm
  • 0

La introducción fue realizada por el Instituto Quinaxi, llamando la atención sobre la necesidad de dar un manejo integral al agua, eje orientador del ordenamiento ambiental territorial. Luego, Isagen insistió en la importancia del buen manejo del agua para la generación de energía eléctrica y el Ideam presentó información nacional actualizada sobre la dinámica del agua. Entonces, el foro se focalizó en la necesidad de generar una nueva cultura para el manejo del agua, en todos los actores sociales. La WWF realizó un análisis respecto de la necesidad de que las empresas y la sociedad midamos nuestra huella hídrica. El Ministerio del Medio Ambiente presentó los avances de los estudios para el manejo de las principales cuencas y anunció que se realizarán importantes inversiones para la planificación de las mismas. El Instituto Humboldt convocó a una participación ciudadana fundada en el conocimiento. Entre los asistentes hubo consenso respecto de la importancia de una activa participación de los diversos sectores para hacer una mejor gestión integral del recurso.

Mi punto es que, si bien siempre será útil contar con más y mejor información, es urgente empezar a actuar. La información disponible y la legislación existente son suficientes para que gobierno, empresas y sociedad civil actuemos de manera seria para hacer un mejor manejo del agua. Por ejemplo, más que pensar en reformar las CAR —acción que sin duda es conveniente—, el paso más efectivo en el corto plazo es hacer pública y de fácil acceso la información sobre el uso del presupuesto de las CAR y poner en evidencia si están o no cumpliendo su función misional de manejo de las cuencas hidrográficas. Respecto a la legislación, desde 1974, con el Código Nacional de Recursos Naturales, todos los colombianos estamos obligados a proteger los nacimientos de agua y las riberas de ríos y quebradas. La ley no se cumple. Lo habitual es que deforestemos hasta el borde de los cursos de agua y que muchas veces se destruyan los nacimientos.

No se trata de agudizar el conflicto mediante actos jurídicos. Es urgente que, apoyados en la legislación existente, incentivemos a los ciudadanos, y especialmente al productor que deriva su sustento del uso de la tierra en las partes críticas de nuestras cuencas andinas, a cambiar el uso de la tierra. Se requiere una compensación económica, transfiriendo parte de los beneficios económicos derivados de la conservación al campesino que genera el servicio ambiental. Incentivar el cambio de uso de la tierra, de la producción agropecuaria hacia la conservación y recuperación del bosque. La herramienta que podemos usar es el pago por servicios ambientales.

Simultáneamente, sería ejemplar que el Incoder realizara la expropiación a algunos propietarios que, ubicados en lugares críticos, le estén dando a su predio un manejo que destruye la función ecológica de la propiedad. Quizá esta sea la mejor manera de hacer educación en el corto plazo. Ejemplos críticos, por donde empezar, hay muchos.

 

  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cómo superar los miedos y las manías
  • San Vicente del Caguán, inconforme con el predial

Lo más compartido

  • Messi no merecía el Balón de Oro, el mejor jugador fue James Rodríguez: Maradona
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • "Niñas menopáusicas a los 20 años"
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Siecha

Mie, 11/07/2012 - 23:56
Si bien las normas en cuanto a protección de nacimientos, márgenes hídricas, etc. están establecidas hace varias décadas y no han sido de cumplimiento estricto precisamente por la debilidad institucional que posee nuestro país, también hay que resaltar programas válidos como el que menciona Juan Pablo de Pago por Servicios Ambientales (PSA) que en el medio para unos es controversial y para otros no, en Colombia hay varios ejemplos de estas medidas ubicados en municipios como Villa de Leyva, Guasca (Cund), entre otros, donde en éste último existe el Fondo de Incentivos para la Conservación de las Cuencas altas de las principales fuentes hídricas del municipio, el cual se enmarca en un ambiente de concertación entre el propietario/productor y el Estado (municipio - Car). Es buen modelo.
Opinión por:

AltoMagdalena

Mie, 11/07/2012 - 08:20
Excelente columna. Su propuesta de pagar los servicios ambientales revela una comprensiòn certera de la relaciòn entre lo rural y lo urbano. Y yendo a otra cosa...serà posible que las Farc respondan por el daño ambiental de su actividad de producciòn de narcòticos en las selvas (coca) y los pàramos (amapola)? Cuàntos desechos altamente tòxicos han vertido a nuestros rìos en esos procesos? Y ahora con la mìnerìa ilegal? Que la fortuna de las Farc sirva para pagar el daño que nos han hecho a todos y no sea "lavada" con la complicidad de Santos.
Opinión por:

El patas

Mie, 11/07/2012 - 10:16
Me parece oportuno que el tema ambiental salga a relucir en la mesa de negociaciones. Sin embargo, hay que reconocer (para infortunio del país) que los pasivos ambientales no son achacables solamente a los farianos. Por último, a pesar de la buena columna de Juan Pablo, da tristeza que la conclusión sea que hay que respetar la ley y, por otro lado, que si llegamos al tema del pago por servicios ambientales, veremos que ni Ministerio, ni Institutos tienen mucho para mostrar. El primero, sigue en su cuento de valoración económica, los otros con su cuento de valoración integral y ahora, IPBES dice que dejemos de usar la palabra "valoración". Independientemente de esto, los conflictos socio-ambientales están ahí y seguirán estando para beneficio de algunos y perjuicio de la mayoría.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio