Publicidad
Gustavo Páez Escobar 3 Mayo 2013 - 11:00 pm

Condenada a morir

Gustavo Páez Escobar

Los esposos Bernardino Lesmes y Amparo González veían con mucha alegría el nacimiento de Paula Sofía, ocurrido hace nueve meses en una clínica de Bogotá. Su primer hijo tenía nueve años de edad y ellos soñaban con la pareja, ilusión que al fin vieron cumplida con la llegada de Paula Sofía.

Por: Gustavo Páez Escobar

Pero la niña nació con graves deficiencias orgánicas, y ahí comenzó el calvario de los padres. Estos nunca se habían imaginado que tres enfermedades simultáneas lesionaran en forma catastrófica la salud de la niña recién nacida: síndrome de Down, hipotiroidismo y cardiopatía congénita. Esta última le significaba serias dificultades para respirar. Como si fuera poco, dos días después de su nacimiento tuvo que ser operada por una obstrucción intestinal.

La alegría del segundo hijo se convirtió en un camino de dolores. Comenzaron las consultas médicas, las preguntas sin respuesta, las negativas de los servicios de asistencia hospitalaria. Para los padres, todo se tornaba complejo, oscuro, impenetrable. Los funcionarios de la salud eran seres lejanos e indolentes que no solo los atendían de afán, como si fueran un estorbo, sino que no les resolvían nada.

La EPS Solsalud, a la cual estaban afiliados (y que se encuentra intervenida desde hace un año por fallas en el servicio), los sometió a toda clase de trabas, de trámites tortuosos e interminables. Este es el país de los trámites, donde todo se complica por falta de reglas precisas y eficaces. El ciudadano deja de ser una persona digna para volverse un papel, un número, una ficha de computador manejada por personas carentes de raciocinio y sentido humano. Los funcionarios parecen verdaderos autómatas.

Sin embargo, los padres angustiados reunieron todos los papeles que Solsalud exigía para practicar a la niña la cirugía cardiovascular ordenada, de manera urgente, por una cardióloga de la clínica del Niño, de Soacha. Pero no fue posible obtener la autorización. Se insistió varias veces, y la entidad, aparte de mostrarse imperturbable frente al drama de una vida que se hallaba en serio peligro de muerte, permanecía muda. Ninguna razón dio para su negativa.

“La EPS todo lo negaba, hasta las bolsas de colostomía. En nueve meses solo nos dieron cuatro. Cada una costaba de 35.000 a 40.000 pesos, que nos tocaba sacar del bolsillo”, manifiesta el padre de Paula Sofía al periódico El Tiempo, de donde se toma esta noticia,

Tuvo que acudirse entonces a la Defensoría del Pueblo, última instancia que busca el ciudadano cuando siente vulnerados todos sus derechos y no ve más salidas. Se entabló una tutela, y se ganó. Pero Solsalud desatendió la orden. Esto ocurría a principios de abril. El caso se complicó con una bronquiolitis aguda que fue atendida en el hospital San Blas, el 24 de abril.

No fue posible que la EPS remitiera a la paciente a una institución especializada. Hoy aduce que ninguna de las quince entidades a las que solicitó ese servicio lo aceptó. No se entiende cómo estas quince entidades se niegan, en el curso de cinco días, a atender la remisión de la paciente. Este aspecto debe obtener plena claridad en la investigación que adelanta la Superintendencia de Salud.

Paula Sofía falleció por un paro cardiorrespiratorio, el 29 de abril, en el hospital Santa Clara, a causa de una neumonía. Es este otro episodio, por demás doloroso, que pinta la aberrante ineficiencia de los organismos del Estado que deben proteger la salud de los colombianos. Atribuir toda la culpa a Solsalud sería un escape de la exacta realidad. Es todo el sistema sanitario el que desde hace varios años se halla en crisis y reclama medidas de fondo (que aún no logra sacar adelante el ministro del ramo) para garantizar un derecho primordial del ser humano.

escritor@gustavopaezescobar.com

  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Balance de muertos palestinos supera el de la operación "Plomo endurecido"
  • Destruyen más de 30.000 productos de contrabando en Caldas
  • Penélope Cruz es criticada por opinar sobre el conflicto entre Palestina e Israel

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • "En mi nombre no, por favor"
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

recapitulando

Sab, 05/04/2013 - 11:47
Terrible situacion. pero tengo una pregunta: La madre tuvo control prenatal? Como es que en pleno siglo XXI, no supieran al estado en que la nena naceria? No deberian estar listos para recibir a la bebe en esas condiciones? La famosa Ley 100, nunca se ha escuchado decir nada al respecto al expresidente gestor de ese adefesio Gaviria, lavadas las manos y seguir en las paginas sociales disfrutando de jugosas pensiones sin que les afecte las fatidicas decisiones tomadas en sus "SABIOS" periodos presidenciales. Y apoyen y voten por los hijos de estos apatridas!!!
Opinión por:

comentandoj

Sab, 05/04/2013 - 11:41
Herencia maldita de la la más maldita ley 100 del enano. Y la reforma proyectada porsu heredero es más de lo mismo. Qué esperanza para la pobrecía que el gobierno se encarga de empobrecerla más. Mientras la salud sea un negocio y no la obligación más elemental del Estado, los colombianos estremos expuestos a este tipo de arbitrariedades, el neoliberalismo castigando más a los más pobres.
Opinión por:

Cosmos60

Sab, 05/04/2013 - 09:13
DONDE ESTA LA SENADORA WILCHES Y TODOS SUS COMPINCHES QUE DICEN SER DEFENSORES DE LA VIDA, O ES QUE DESPUES DE NACER YA ESA VIDA NO TIENE DERECHOS?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio