Nicolás Uribe Rueda 31 Ago 2012 - 11:14 pm

Confiar en el gobierno

Nicolás Uribe Rueda

No hago parte de aquellas personas que creen que las Farc están derrotadas. Tampoco de las que aseguran que resolviendo los problemas económicos y sociales de Colombia será posible alcanzar la paz.

Por: Nicolás Uribe Rueda
  • 51Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/confiar-el-gobierno-columna-371732
    http://tinyurl.com/k9pvpwz
  • 0

Mucho menos estoy entre los que afirman que la guerrilla tiene ideales y que sus aportes son de tal nivel que, de convertirse en política pública, permitirían un salto cualitativo en la calidad de vida de las personas.

Por más que reflexiono, no encuentro nada que el Estado y la sociedad estén en capacidad de dar, que no se haya ofrecido antes, y que resulte suficiente para complacer la voracidad de las Farc y sus requerimientos para la desmovilización. Dudo que el ofrecimiento de participación política para los bandidos y sus jefes resulte atractivo para motivar una desmovilización masiva, que logre quitarle a la guerra un número importante de combatientes. Es más, cada día que pasa resulta más complejo convertir una negociación con narcoterroristas en un acuerdo político. Y la razón es simple. Colombia avanza a pesar de los bandidos en materia social, en igualdad, en política de tierras y en reparación a las víctimas. Tenemos también un sólido y hasta excesivo marco para la reinserción y ofrecemos alternatividad penal para el que decida aprovecharla. No a pocos exguerrilleros se les protege la vida, tienen sus propios movimientos políticos y gobiernan en Colombia.

Creo, en resumen, que las Farc son una banda de mentirosos y sanguinarios terroristas, cuyos jefes se refugian en el exterior y viven del negocio de la droga, del secuestro y la extorsión. Su “ADN criminal” no es transformable en “ADN político” y si así fuera, estarían hace años participando en elecciones y, quién quita, gobernando algunas de nuestras ciudades. Por todo lo anterior y por tantas cosas más, considero que la única forma de resolver este problema es insistiendo en la presión militar y en la judicialización de los bandidos, sin dejar de hacer todo aquello a lo que el Estado se obliga en materia de política social. Por creer en ello, además, no me siento guerrerista, ni pienso que quienes opinan diferente sean guerrilleros o sus idiotas útiles. Simplemente parto de la premisa de que todos queremos la paz y que tenemos perspectivas diferentes sobre la mejor forma de alcanzarla.

Sin embargo, en el marco de estas negociaciones de paz, tengo que ser franco al decir que confío en el Gobierno y en su capacidad para negociar un mejoramiento de la situación de violencia sin renunciar a su deber de proteger al pueblo colombiano. Santos no dejará de combatir el narcotráfico ni de perseguir a la guerrilla. Tampoco es ingenuo, ni repetirá la historia del Caguán. Impedirá que Chávez, de verdugo del pueblo colombiano, pase a ser el redentor de nuestros males. El presidente conoce la baja tolerancia del pueblo colombiano a este tipo de negociaciones, y por ello confío en que pronto sorprenderá al país con un cese de hostilidades acompañado de verificación internacional imparcial, que permitirá el clima adecuado para discutir, si se quiere eternamente, sobre lo divino y lo humano.

La sola desmovilización de los cabecillas de las Farc y de unos miles de hombres que acojan su llamado es una buena noticia para Colombia. Es a eso a lo que debemos apuntarle.

 

@NicolasUribe

  • 0
  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • EEUU estudiará legalización de las drogas sin ser simplista
  • Evacuan a técnicos encargados de demolición de Space
  • Exjugador de Real Madrid fue demandado por un banco chileno

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Germinación

Dom, 09/02/2012 - 17:44
¿Y a este mequetrefe qué le pasó? : se está arriesgando a que el Paraco le dé en la cara por marica....
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Sab, 09/01/2012 - 16:28
"¿Se quiere que haya siempre gobernados y gobernantes, o bien se quiere crear las condiciones para que la necesidad de la existencia de esta división desaparezca?" ANTONIO GRAMSCI. Hablaba ahora en el almuerzo con un pariente mío acerca del éxito envidiable de las instituciones pedagógicas del opuesdei en Colombia. Por citar dos casos: el colegio Pinares de Medellín y la universidad EAFIT y después de cinco décadas de existencia y crecimiento empresarial ininterrumpidos, la reflexión a manteles, entre cucharada y cucharada, se repetía la misma angustiosa perplejidad: ¿cómo la godarria de este país, después de la Constitución del 91, la revolución informática y la irrupción mundial del secularismo, cómo pueden estos carajos seguir teniendo el sartén por el mango? ¿Cómo es posible el éxito
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Sab, 09/01/2012 - 16:49
de un personaje tan abominable como 'monsieur le Procureur général de la République'? ¿Cómo es posible, despúes de habérseles arrebatado en nuestro país algunos privilegios -no digo todos- a los jerararcas de la romana/apostólica secta del Vaticano, cómo es posible digo, que sigan imponiendo su nauseabunda metafísica en los asuntos de la res publica?
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Sab, 09/01/2012 - 16:48
Al leer esta columna, medio logro entender el fenómeno más no el neúmeno -tan inasible siempre, siempre tan avieso-. Solo alcanzo a imaginar, por ahora, que existe un mundo, una dimensión subterránea o mimetizada cofradía sobre la faz de la tierra de los hijos de Adán que sigue reproduciendo generaciones de jóvenes, calificadas así mismo como brillantes por esa tenebrosa derecha que goza de inmejorable salud.
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Sab, 09/01/2012 - 16:47
Una planetaria organización constructora de un particular código de principios morales y éticos, cuya franquicia colombiana ha evadido astutamente, desde el bachillerato y desde sus universidades, un imperativo ético resumido en el siguiente cuestionamiento: -“¿Qué obedecemos?” y “¿Qué vamos a obedecer?”, mientras que plantearla desde la libertad moral (la del opus, por ejemplo) supone admitir una sola forma de obediencia, la que se realiza a una instancia trascendental y en un sistema de desigualdad social. Si la ideología radical pretende ser algo más que bonitas palabras, buenas intenciones o un despiste generalizado, tiene que poner los pies en el suelo.
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Sab, 09/01/2012 - 16:46
¿De qué nos sirve ser “moralmente libres” si nos lleva a obedecer los imperativos de un sistema de desigualdad social que nos reclama para producirlo constantemente? ¿De qué nos sirve ser “moralmente libres” si podemos serlo socialmente?
Opinión por:

suesse

Sab, 09/01/2012 - 14:55
Que el ADN criminal se puede volver "político" ( bueno, politiquero!), se ha probado muchas veces en este país....y en el mundo entero, especialmente en sociedades donde esos valores que el columnista dice defender, son de caucho...como en USA (donde un poco de fanáticos e ignorantes apoyan a quien dice ser un "adalid"), o aqui, donde tuvimos al Gran Capo sentado en el Congreso....y poniendo desde policías hasta Presidentes.....asi que de qué se extraña este personajillo que sigue creyendo que todo aqui va de maravilla? Las pantaneras, le hacen falta....
Opinión por:

CARLOS ABDUL

Sab, 09/01/2012 - 14:54
VER A PETRO Y A NAVARRO WOLF COMO CONGRESISTAS, COMO SE INFORMABAN Y COMO DEBATÍAN ERA UNA VERRAQUERA....DE HECHO OPACABAN ALA MAYORÍA DE SUS MEDIOCRES COLEGAS. DE HECHO AÚN HOY DESTELLAN ANTE LA MEDIOCRIDAD Y FALTA DE NACIONALISMO DE LOS QUE MANEJAN EL PAÍS.
Opinión por:

paperez50

Sab, 09/01/2012 - 14:34
De acuerdo con todo... excepto con su confianza en Santos. Yo considero, por el contrario, que a Santos poco le importa lo que piense o sienta el pueblo colombiano, para mí, su compromiso con lo que él llame "paz", es sólo un compromiso consigo mismo buscando su anhelado objetivo, ser el "heroe" que alcanzó la paz ¿cuál paz? No importa, "alcanzó la paz"
Opinión por:

Tacito

Sab, 09/01/2012 - 13:52
.¿confiar? Primer acto de desgobierno del traidor Santos fue su rendición al terrorismo internacional de Castro-Chávez, para dejarnos en manos del insano simio sin exigirle desmantelar los campamentos de narcoterroristas de la FARC-ELN y que entregue esos bandidos para juzgarlos por crímenes de lesa humanidad. Así, en su desastroso desgobierno se reactivó el terrorismo como en los tiempos del Caguán con asaltos diarios, asesinatos, secuestros, reclutamiento de niños, destrucción de poblaciones e infraestructura, retenes, quemas de buses, atentados con bombas que llegaron a la capital del país Broches de oro, su aberrante Ley de Impunidad a Terroristas, sus nuevos amigos de la Farcrim y una torcida reforma a la narcotizada justicia, que sepultó las instituciones. ¡Revocatoria ya!
Opinión por:

Marmota Perezosa

Sab, 09/01/2012 - 13:38
Otro que está haciendo méritos para sacarle el Qlo al criminarcorrupto Uribacrim
Opinión por:

Joenace

Sab, 09/01/2012 - 13:04
Nicolás: Usted ha cometido un sacrilegio. ¿ Cómo se atreve a decir que no encuentra nada que no se le haya dado al pueblo por medio de sus gobernantes ? - palabras más, palabras menos - . Parece que usted cree que estamos en Dinamarca y no en Cundinarmarca. Por eso el marco de sus propuestas. La realidad es simple: Verdaderas carreteras que faciliten el comercio . pavimentadas y con unos parámetros aceptables - mejorarían la vida del ciudadano porque facilitarían su trabajo del diario vivir. Eso nada más sería un revolución. Pero ustedes no entienden. Creen que con la infraestructura que hoy por hoy tiene Colombia y con mucha represión todo está arreglado. Ustedes son de los que piensan que tener que andar con veinte guardaespaldas no es ningún problema.
Opinión por:

cantagallo

Sab, 09/01/2012 - 11:20
Con todo respeto, pero su opinion tambien corresponde a la descripcion de algunos funcionarios del estado, muchos de los cuales hoy estan en la carcel. El juego sucio de la guerra es tambien un metodo de las administraciones anteriores: falsos positivos, desapariciones, robo de tierras, entrega de la salud y el erario publico a delincuentes y paramilitares, o que me dice de la reforma a la justicia que nos querian meter. Eso sin olvidar los mas de 5.000 personas asesinadas de la UP, miles de sindicalistas, indigenas y campesinos.LA PAZ NO SE PUEDE HACER CON MENTIRAS, ENTONCES EMPECEMOS POR DECIRNOS LA VERDAD.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 09/01/2012 - 10:42
'Me acuerdo cuando este seudo-polîtico estaba de acuerdo con José Obdulio y el general Padilla de que las farc estaban en el FIN DEL FIN.=
Opinión por:

natasha

Sab, 09/01/2012 - 10:15
Increíble que un columnista que supuestamente tiene cierto nivel de cultura, se atreva a contradecir que la guerrilla es el resultado de un pueblo con tantas carencias, alimentación, salud, educación, empleo. Tenga por seguro señor Uribe, que el dia que en Colombia no haya tanta injusticia social, se acaba la inseguridad y la guerrilla. Usted en qué planeta vive?
Opinión por:

gente común

Sab, 09/01/2012 - 07:40
Al leer el título, el subtítulo y el primer párrafo creí que por primera vez iba a coincidir plenamente con la opinión del columnista. Sin embargo, no tuve siquiera que terminar de leer el segundo para identificar cómo una ideología simplista y estigmatizante termina por invalidar cualquier iniciativa del contrario. Las FARC no son una causa, son simplemente una consecuencia más de un proceso fallido de: pobre educación, nulas posibilidades sociales, galopante inequidad, corrupción y deshonestidad por parte de burócratas y empresarios, impunidad afianzada y desafiante, en resumen de un sistema fallido de democracia nada representativa que, en personajes como usted ve reflejado el negacionismo y la negligencia. Tómese el trabajo de ponerse en el zapato de su oponente. Desarrolle empatía.
Opinión por:

paisacoraje

Sab, 09/01/2012 - 07:35
Bueno, señor columnista, entonces ¿Pollo o gallina?
Opinión por:

El de la H

Sab, 09/01/2012 - 06:44
Llegué hasta "no pocos exguerrilleros". No solo son pocos, son poquísimos y casi que desconocidos, acordémonos que a la mayorías los mataron por salirse del monte y formar un partido. Solo hay que ver que el número de homicidios más bajo en Bogotá en 10 años se acaba de lograr con Petro para ver que pasó: una generación de políticos capaces se perdió y quedaron las sobras y por eso el Polo parece siempre estar en obra negra.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 09/01/2012 - 03:57
Si no fuera por la la guerrilla, caramba, no hubieran dado pie para reformar la constitución y darnos la acción de tutela; pues no olvideís, hermanos en la pomada sangría, que más que todo la del 91 fue para que entraran los iluosos de la montaña por la puerta de atrás, ya que todo movimineto insurgente es el producto de años de estupideces gubernamentales para provecho de las familias..." de bien" que les ha de quedar el grillete en celda pecuecuda. Esos son los que le temen a una justicia popular y más na.
Opinión por:

LUCASUESC

Sab, 09/01/2012 - 01:27
Cuando uno ve la cantidad de casos de corrupción por parte de algunos funcionarios del gobierno, se pone a pensar, es que si la guerrilla hace una u otra cosa, pues que se puede esperar cuando el Estado no está sentando un precedente, cuando el dinero se lo roban, cuando los permisos y los juicios se hacen es a quien tenga mejor estrato social. Cuando cada vez las tierra se le entregan a los extranjeros, las mejores tierras. Un país donde hay que ser ilegar para poder vivir en la aparente legalidad. Que tal que no existiera la guerrilla, que se pudieran robar todo y que existiera el temor por parte de los corruptos que pueden afrontar un castigo si no del gobierno de las guerrillas y aún así roban y saquean y delinquen. Todos estos comportamientos alimentas la subversión casa día mas y mas
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio