Publicidad
Augusto Trujillo Muñoz 24 Ene 2013 - 11:00 pm

La Constituyente como institución

Augusto Trujillo Muñoz

De nuevo el tema de una Asamblea Constituyente quiere colarse en la agenda pública y, otra vez, el establecimiento político se apresura a descalificarla.

Por: Augusto Trujillo Muñoz
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/constituyente-institucion-columna-398610
    http://tinyurl.com/azfvkpk
  • 0

No me refiero sólo a la reciente petición de las Farc en La Habana. También a las voces que la reclamaron el año pasado, a propósito del hundimiento de la reforma constitucional a la administración de justicia, y a quienes, aún antes, estimularon la idea en medio de los enfrentamientos suscitados entre el gobierno y las altas cortes.

Independientemente de la conveniencia o inoportunidad de tales propuestas, lo que ellas expresan es la necesidad de abrir la política hacia espacios más amplios y más aptos para la participación. Es un imperativo de los nuevos tiempos que no resultó ajeno para el constituyente del 91. Por eso incorporó la institución en el texto de la nueva carta política. Era necesario hacer más fácil una reforma constitucional.

Prisionero de un rígido sistema constitucional, el país había visto cómo la gente se divorciaba de sus instituciones. La adopción de un régimen flexible no sólo tenía la ventaja de facilitar eventuales reformas al texto superior sino, ante todo, la de garantizar los vínculos entre la carta política y la vida cotidiana de los ciudadanos. Sin embargo aquellos espacios abiertos en el 91 se han venido cerrando en forma paulatina.

El jurista español Carlos de Cabo Martín insiste en que la naturaleza de la constitución no puede ser simplemente teórica. Su vigencia depende también de su conexión con la realidad. En el nuevo constitucionalismo, agrega el brasilero Lenio Luiz Streck, el derecho deja de ser solamente regulador, para cobrar dimensión transformadora. Se trata, pues de una cuestión paradigmática.

El estado constitucional, demanda nuevas reflexiones jurídicas y políticas sobre la Constitución. Ésta tiene que ser una especie de acuerdo libre para la convivencia, de manera que se convierte en expresión jurídica cabal de la realidad política. Es el resultado de un proceso dinámico de conciliación de intereses, a veces contradictorios, pero siempre legítimos.

Dentro de las sociedades plurales la participación democrática en el diseño institucional y en sus desarrollos garantiza los mejores niveles de gobernanza. No tiene sentido descalificar las inmensas potencialidades de legitimación de una constituyente. Menos aún cuando está claro que ciertas reformas, como la del congreso, la reforma territorial o la de la justicia, son imposibles por la vía tradicional del Congreso. Por fortuna la carta del 91estableció la asamblea constituyente como institución de nuestro derecho público pero, por desgracia, dejó su construcción a medio camino.

Nuestro derecho constitucional debería garantizar la vigencia de esa institución como algo suficientemente próximo al ciudadano, a lo cual pueda apelar con facilidad cuando sea necesario modificar la carta, sin perjuicio de las funciones legislativas y de control político a cargo del Congreso. Sería un triunfo de la democracia de participación y una auténtica apertura en medio del cerrado sistema político colombiano. Con razón el establecimiento desvaloriza la simple idea, siempre que alguien decide proponerla.

*Ex senador, profesor universitario, atm@cidan.net.

  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Divulgan video de Lorent Gómez Saleh planeando acciones violentas
  • "Un paso hacia la paz", canción de campaña Soy Capaz
  • Video compromete a Lorent Gómez Saleh y Gabriel Valles

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

alarico

Vie, 01/25/2013 - 19:40
y sigue la guebonada de reescribir la constitucion o hacer miles de leyes. el problema de colombia no es de hacer mas leyes o reformar las ya existentes, el problema es hacer cumplir la leyes ya existentes que nadie las hace cumplir. ese es el problema
Opinión por:

Aristócles

Vie, 01/25/2013 - 15:12
Constituciones rígidas o flexibles pero para el bien común.
Opinión por:

Aristócles

Vie, 01/25/2013 - 15:10
La Constitución de 1991 no se ha podido desarrollar en su espíritu, por la gran cantidad de enemigos que ha tenido desde su promulgación y vigencia. Además, los que piden cambiar el orden establecido cada vez que les conviene son las facciones que mas se han destacado por violar los derechos humanos. Las Cartas Fundamentales no deben convertirse en rollos de papel higiénico.
Opinión por:

CARLOS ABDUL

Vie, 01/25/2013 - 10:40
QUE HA QUEDADO DE LA CONSTITUCIÓN DEL 91....UNA COLCHA DE RETAZOS.....CONSTITUCIÓN MALTRATADA SOBRETODO `POR EL GOBIERNO DEL CULEBRERO....AHORA DE LO ESCRITO A LA PRÁCTICA HAY MUCHO TRECHO.....LA LETRA PUEDE CON TODO......
Opinión por:

Amonoi

Vie, 01/25/2013 - 09:57
Una constituyente solamente tiene sentido cuando el país está frente a un gigantesco cambio de rumbo y se requiere establecer nuevas pautas. La del 91 fue una actualización a la época, han pasado unos pocos años y ya está llena de remiendos hechos a conveniencia de quienes poseen poder de manipulación. ¿Para qué una constituyente?, ¿para qué una nueva constitución?, si miramos por ejemplo el art. 2 de la actual, allí dice que es función del estado garantizar la convivencia pacífica, el estado no lo hace y si lo intenta medio país le cae encima, eso indica que nadie respeta ese acuerdo fundamental. La propuesta de una nueva constituyentes es solamente un intento de poner los intereses de un grupo por encima del bien colectivo. Otro intento de manipulación. Nada más.
Opinión por:

Gonzalvo

Vie, 01/25/2013 - 08:44
Pero aquí el único argumento serio que tienen algunos políticos y la mayoría de medios que participan de la mermelada de Santos, para oponerse a una constituyente, es que como el pueblo colombiano es en mayoría derechista, aprovecharían poniendo la mayoría de constituyentes para reformar la constitución y volver a reelegir a Uribe , es decir ese mantra no los deja, ni dejan.
Opinión por:

chococruz

Vie, 01/25/2013 - 04:34
Estoy de acuerdo con el fundamento del comentario, no hay nada mas democratico que los referendos y todas aquellas convocatorias para que la sociedad se pronuncie sobre temas especificos, el problema salta cuando estos son manipulados o sirven de instrumento para que ciertos grupos se apropien de la verdad o de los recursos de todos. Apoyo la implementación del voto electronico como posible medio o metodo de masificación o democratización del voto en Colombia.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio