Publicidad
Juan David Zuloaga D. 30 Ene 2013 - 11:00 pm

Contra la tolerancia pura

Juan David Zuloaga D.

Ya en otras ocasioes advirtió la atalaya del peligro del concepto de tolerancia en el que se regodean las democracias de nuestro tiempo.

Por: Juan David Zuloaga D.
  • 95Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/contra-tolerancia-pura-columna-402059
    http://tinyurl.com/ldbteoo
  • 0

Hace unos días, una manada de estultos que se dicen skinheads linchó a un joven que jugaba en un parque de la capital. Después de un partido lo esperaron a la salida de un túnel y lo atacaron con piedras y ladrillos; le rompieron el hueso de la nariz. Por las lesiones sufridas le dieron treinta y cinco días de incapacidad.

Supongo que el infame suceso estará en la memoria de todos, pero amerita una reflexión. No se trata sólo de que la noción de tolerancia sea complaciente, sino de que cuando se lleva a su más exagerado extremo resulta contradictoria y nociva. Complaciente porque bajo su veste de bondad esconde el desprecio que se siente por el otro; “soy tolerante” puede significar “dejo que hagan para que me dejen hacer”. De esta manera no se tiene en cuenta al otro, y lo que parecía un bien no hace sino seguir erosionando el ya fracturado entramado social (es decir, una sociedad en la que el otro no cuenta, una sociedad fría y egoísta en la que, según antiguo decir, “el hombre es lobo para el hombre”). Vista así, la tolerancia no sería más que indiferencia disfrazada.

Y es contradictoria y nociva la noción en la medida en que la tolerancia pura (el tolerar todo) termina por negarse a sí misma, pues supone tolerar a los intolerantes. Se cae entonces en una burda antinomia que se vuelve contra la sociedad, porque se termina tolerando clanes, grupos y sectas cuyo principal o único fin es no ser tolerante con otros grupos, clanes o sectas.

¿Por qué tolerar a quienes con su intolerancia hacen inviable el vivir en sociedad? No sólo se trata del discutible trasfondo ideológico de estos cabezas rapadas —¿cuál raza aria en este país mestizo?, (como todos)—, sino que se trata de algo quizás más grave: se trata de una permisividad inadmisible y nociva. ¿Por qué tolerar a los que tienen por fin matar a los negros, o a los morados, o a los amarillos? Da igual el color.

Si se entiende el argumento, se entiende el peligro de la tolerancia pura y no se comprende la permisividad que muestra el Estado frente a grupos que atentan contra la sociedad civil y que imposibilitan (de llevar sus discutibles propósitos políticos a una práctica cabal) la convivencia en sociedad. No puede permitirse tal perversión en virtud de una idea equivocada de tolerancia. No podemos caer en la trampa y en el chantaje de que a la autoridad se le llame represión.

Por lo demás, me asombra, eso sí, que un Estado que no permite abrir los establecimientos públicos después de las tres de la mañana, en este país de trasnochadores; un Estado que no deja vender cigarrillos menudeados, en este país de salarios mínimos; un Estado que prohíbe caminar sobre las vías férreas, ya llenas de orín y de olvido; un Estado que no permite deambular bajo grave alteración de la conciencia, en este país tan aficionado a la juerga..., me asombra, digo, que un Estado de este tipo, tan adicto a prohibir, ni siquiera se haya planteado la cuestión.

 

*@Los_Atalayas

atalaya@gmail.com

 

TAGS:
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

tavagutierrez

Jue, 01/31/2013 - 22:44
Nadie es sangre pura. Mucho menos en un país y en continente donde hay tanta mezcla de razas. Los cabeza rapadas no tienen fundamentos. Ellos no son superior a nadie, sólo están siguiendo la ideología que plantó Adolfo Hilter en el siglo XX. Es sorprendente saber que existan personas y grupos que estén de acuerdo con eso sin importar todas las muertes y el sufriento que causaron a miles de judíos en la segunda guerra mundial.
Opinión por:

Crótatas

Jue, 01/31/2013 - 21:38
La tolerancia es un medio para que los seres humanos puedan vivir sin destruirse mutuamente, no un fin en sí misma -aunque ahora tiende a vérsela de esta forma. La tolerancia como valor implica que las personas puedan convivir sin que un grupo imponga sus propios valores a otro grupo por la fuerza, o pretenda eliminarlo. Pero como indica el columnista, la tolerancia "pura" (o como un fin en sí misma), puede llevar a efectos totalmente contrarios a lo que pretende. Y como cualquier otro valor social necesita de unas condiciones materiales para que pueda asumirse como una parte de la vida. Para mucha gente la tolerancia es, o un simple palabra escrita en un papel, o algo para usar para sus propios intereses; no se asume vivencialmente; a veces los más intolerantes son quienes más se definen
Opinión por:

Crótatas

Jue, 01/31/2013 - 21:42
como tolerantes. Y sin límites, considerada como un absoluto sin ese sustento real,considerada al margen de otro tipo de necesidades sociales la tolerancia pierde su sentido como valor. En otras palabras la tolerancia solo puede tenerse en cuenta en relación con otros valores sociales. La defensa de la "tolerancia" no puede llevar a permitir que ciertos grupos se conviertan en un generador de terror en la sociedad.
Opinión por:

Vonf

Jue, 01/31/2013 - 17:47
Este pais de mestizos se esta llenando de purasangres.
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Jue, 01/31/2013 - 11:36
En sintesis, pienso que la "tolerancia" tiene que ser erradicada, solo que, para lograrlo, primero tiene que desaparacer(ser erradicado) el racismo. La tolerancia solo tiene cabida en las sociedades racistas, lo cual es producto de una formacion que hemos recibido durante centurias. Pienso que la formacion del ser humano no debe estar basada en la "tolerancia", sino en el amor y el respeto por si mismo y por los demas, asi como por toda forma de vida.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Jue, 01/31/2013 - 08:52
3. violencia. Pero sería progresita porque veríamos la relación con el otro, el aprender, el conocerlo, el convivir con él o ella, como un fin en sí mismo y no como un mal menor. En resumen, la tolerancia tiene sus bemoles. Creo que si aprendieramos a respetar al otro, jamás nos plantearíamos el problema de la tolerancia, nunca sucederían cosas como las del parque que comenta Juan David. Pero el argumento de Juan David, de no tolerar, lo único que hace es echarle más leña a la hoguera.
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Jue, 01/31/2013 - 08:51
2. bastante claro. Por eso digo que el argumento de Juan David es reaccionario. En vez de profundizar en la tolerancia, nos invita a no tolerar lo diferente. En vez de ir un paso adelante, nos invita a ir un paso atrás. ¿Cuál sería la alternativa? Si ahondamos en el argumento de Juan David, la alternativa es que se imponga el sentido común de las mayorías: no puede haber nazis, pero también podría decirse: no puede haber feministas, ni movimientos negros, ni movimientos indígenas, porque piensan diferente al sentido común. Desde una perspectiva progresista, la alternativa es cambiar la tolerancia por el respeto hacia el otro. El respeto implica intentar comprender al otro (hermenéutica) y sólo se lo puede conocer después de comprenderlo. Podríamos también ponerle un límite: no aceptar la
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Jue, 01/31/2013 - 08:48
1. Uno puede argumentar en contra de la tolerancia por lo menos desde dos perspectivas: una progresista y una reaccionaria. Me parece que los argumentos de Juan David son reaccionarios. Es cierto que la tolerancia esconde una despreocupación por el otro. Tolerar viene del latin "tollere" y significa "soportar" lo diferente. Implica que la existencia del otro es un mal menor y nunca un bien en sí mismo. Es cierto que la tolerancia absoluta implica negarse a sí misma. Sin embargo, no es cierto que las democracias occidentales suscriban una tolerancia absoluta. Los derechos incluso políticos de las minorías, como los seudonazis colombianos, son garantizados siempre y cuando no vulneren los derechos de otros colectivos o de sus miembros individuales. el límite a la tolerancia me parece
Opinión por:

chococruz

Jue, 01/31/2013 - 06:19
Yo planteria el asunto más como un problema social de conciencia y de culpas, como quien dice que "el rabo de paja" que todos aquellos que llegan a administrar el erario, el orden público y la justicia, con muy raras escepciones, lleva a que se justifique hasta lo injustificable transformandonos en un remedo de sociedad laxa e irrespetuosa de las normas que nos ayudan a convivir en sociedad. Igualmente en nuestra dirigencia no existen modelos a seguír convirtiendo lo público en una corruptela y el antro que nadie respeta y al que muy pocos acuden con confianza.
Opinión por:

elperipatetico

Jue, 01/31/2013 - 01:27
Si este fuese un país serio, que no lo es, todos estos nazis criollos deberían estar presos. Aqui en Colombia hasta dan entrevistas celebrando el aniversario del nacimiento de Hitler.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio