Diana Castro Benetti 28 Oct 2011 - 11:00 pm

Itinerario

La conversación silenciosa del cuerpo

Diana Castro Benetti

De noche y de día, con o sin hambre, el cuerpo crea relaciones con su entorno de formas visibles e invisibles. Genera lazos imperceptibles desde cada sentido.

Por: Diana Castro Benetti
  • 48Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/conversacion-silenciosa-del-cuerpo-columna-308202
    http://www.elespectador.com/opinion/conversacion-silenciosa-del-cuerpo-columna-308202
  • 0
insertar

Los ojos observan, hacen guiños o se desvían de una cosa hacia otra. Cada forma es una invitación que nos acerca o nos empuja. Los labios aprecian o desprecian y atrapan o delatan. Hay olores que nos remiten a mundos exóticos sin itinerarios fijos y hasta resulta obvio que cada mano traza su decisión.

Cerrar y abrir puertas desde los sentidos no es fácil para quien le come cuento a lo que ve, oye y siente. Defender la realidad percibida como la única realidad, limita los alcances de la percepción e inhibe las sorpresas o atrae agotamientos físicos. Pero, sin pisar fuera de los límites de la cordura, hay que decir que el yoga conserva un discreto encanto cuando se trata de administrar los sentidos. Insinúa cerrar los ojos para, luego, ver mejor; indica aumentar el silencio para escuchar lo inaudible; sugiere los alejamientos para fortalecer las uniones. Y así, entre movimiento, quietud y observación, el cuerpo se activa o se desacelera.

A su vez, las respiraciones son un nexo único con el mundo que nos rodea y pueden ser reguladas y convincentes o largas y cortas. Muchas son inaudibles, incluso para sí mismas; otras tan ruidosas que hasta desconocidos se enteran de su existencia. Cada inhalación es la renovación de un acuerdo fundamental con la vida. En el bhramari pranayama, se tapan los oídos, se inhala y se exhala produciendo un sonido largo y prolongado, como un aum. Varias veces, en todo momento y en soledad, unos segundos de este sonido interno permite activar la percepción y da los indicios adecuados para reconocer el cómo vemos el entorno. Un sonido sencillo y una respiración profunda ajustan, aumentan y regulan el cómo percibimos los colores, las formas, las sensaciones de calor y de frío. Elimina pensamientos recurrentes u obsesivos, despeja dolores, recuerdos y abre el cielo para que el cuerpo, como un organismo vivo, se inmiscuya en cada suceso del mundo.

Por eso, cada mañana, permanecer quieto, en silencio y respirando, se parece más a un acto de revolución que a un ejercicio antiestrés, y parar permite ver cómo el cuerpo camina, se acicala, se observa a sí mismo o anda en modo automático. Envoltura única y propia, el cuerpo dice lo que no queremos decir. Crea en cada instante una conversación silenciosa con las cosas y, además, danza con los otros. ¡Qué fortuna!

otro.itinerario@gmail.com

inserte esta nota en su página
TAGS:
  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cultura Oct 1 - 11:29 pm

    Más que una marca

    Más que una marca

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JOSE GUTIERREZ

Sab, 11/05/2011 - 11:04
Gracias Diana: Evidentemente un despertarde la conciencia a travez de la respiracion ,serviria para limpiar,desintoxicar nuestra mente y mejorar nuestra salud y generar muchas nuevas ideas para sacar adelante este pais que se encuentra entre los 5 mas violentos del mundo.Necesitamos ese despertar de la conciencia.ADELANTE DIANA !!!
Opinión por:

El maestro dice

Mar, 11/01/2011 - 08:23
• "No hay que renunciar a la vida cotidiana; se puede meditar y seguir cumpliendo las obligaciones mundanas, así fluirá la Energía incluso cuando estés absorto en el trabajo, pues en el mismo espíritu que meditas así manifestarás tus actividades. De este modo, tu actitud hacia las personas, los objetos y los acontecimientos cambiará gradualmente. Tus acciones se acompasarán a tus meditaciones. A lo que hay que renunciar totalmente es al egoísmo que nos liga al mundo; renunciar al falso ego es la auténtica renunciación" Ramana Maharshi
Opinión por:

luispuyana

Sab, 10/29/2011 - 23:31
LO ÚNICO QUE LES QUEDARÁ A LOS 46 MILLONES DE COLOMBIANOS ES RESPIRAR, la mayoría lo hace en medio de una siniestra miseria y unos muy pocos en medio de una riqueza que jamás podran gastar en toda su vida como el vendepatria mario santodomingo que le dejó a su pobre hijo la infeliz suma de 8.400 MILLONES DE DÓLARES.
Opinión por:

leon felipe

Sab, 10/29/2011 - 23:48
Respire don Luis, relaje su mente, tanta doctrina es mala para el espíritu
Opinión por:

Carloarasa

Sab, 10/29/2011 - 17:45
Apreciada Diana: Gracias por su generosidad de cada quince días para con nosotros.
Opinión por:

Gervasio Ynclan

Sab, 10/29/2011 - 12:32
Gracias Diana por expresar con tanta sencillez lo divinamente esotérico del yoga
Opinión por:

carimagua

Sab, 10/29/2011 - 09:37
CIERRO LOS OJOS Y MIRO. Estupenda columna. Rompe la monotonía frustrante y deprimente a la que nos tienen acostumbrados, siempre hablando de corrupción, politiquería, cosas baladí, superfluas. Es-su contenido- un asunto para reflexionar, para que nos demos cuenta que dentro de nuestro cuerpo hay una mina de oro; que si sabemos explotarla podremos comulgar no solo con nuestro estado físico sino elevar la conciencia y llegar a cimas infinitas.Es una simbiosis con la mente y el alma; la quietud, el alejarse del bullicio, pueden aumentar los tonos para que miremos la vida con otros colores. Como corolario, deduciríamos que la soledad, tan odiada por todos, es un regalo, un arte, una maravillosa panacea para alejarnos de la bestia que llevamos dentro. El mundo sería otro con pasos tan sencillos
Opinión por:

anaviky

Sab, 10/29/2011 - 03:20
¡Que difícil resulta a veces, mi niña Dianis, ese silencio en la respiración! La mente reconstruye cada amanecer un reino para el ego/cuerpo con una pericia de reloj suizo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio