Publicidad
Cristo García Tapia 7 Ago 2013 - 11:00 pm

Corrupción/ Competitividad/ Institucionalidad

Cristo García Tapia

A Colombia, según las los estándares universales, cada vez más le deja de ir bien en las mediciones que organismos especializados surten para evaluar la competitividad de los países en el ámbito mundial.

Por: Cristo García Tapia
  • 68Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/corrupcion-competitividad-institucionalidad-columna-438644
    http://tinyurl.com/ld8qp83
  • 0

Y entre las principales causas que el Foro Económico Mundial, FEM, el organismo que lo hace, señala en su más reciente informe para resaltar el descenso de Colombia aparece, como en veces anteriores pero en ascenso, la corrupción, además de las ya constantes infraestructura y debilidad institucional.

No es casual que como magnitudes invariables siempre aparezcan estas tres razones marcando muy alto, cuando de determinar que tanto ha alcanzado el país en competitividad para enfrentar las dinámicas de su desarrollo y progreso y consolidar su menguada institucionalidad.

Desde luego, es la corrupción el indicador más sobresaliente en las mediciones que nos dicen de manera realista que tan próximos o alejados estamos de alcanzar niveles satisfactorios en el panorama económico a nivel global, regional y local.

Que sean esos tres elementos en su orden los marcadores que determinan el análisis y resultados de la medición del FEM, cuanto pone de presente es la incuestionable y por demás solida trabazón que existe entre ellos, articulada por el sincronizado mecanismo de una institucionalidad débil y proclive a la vulnerabilidad de los agentes de la corrupción.

Es precisamente en esta pluralidad de poderes, en la institucionalidad, surgidos del Estado y formalmente reglados y aceptados por los individuos para el cumplimiento de los fines y objetivos del contrato social, en donde primariamente se incuban los gérmenes incontrolables de la corrupción que darán en aniquilar sin tregua y en su provecho los bienes, recursos y presupuestos de naturaleza pública.

Con ese protervo fin se configuran empresas dedicadas exclusivamente a explotar el recurso “presupuesto público”, configurando una holding política y electoral de carácter local o regional que garantice la elección de alcalde o gobernador, vía expedita para acceder a la caja de caudales de la contratación pública, controlar la institucionalidad y despacharse los presupuestos y la burocracia clientelar.

Que cada año somos menos competitivos en transparencia, infraestructura e institucionalidad, es verdad que no requiere demostración, basta saber cuánto se engullen los gobiernos corruptos y poderes regionales y locales en vías, puertos marítimos y fluviales, acueductos, aeropuertos, ferrocarriles, trenes de lejanías y cercanías, carreteras, dobles calzadas, avenidas, rutas del sol, que se contratan, se pagan y no se construyen.

Y cuanto dejan de investigar y sancionar los órganos con poder de la institucionalidad investidos para tan ponderada pero nunca efectiva y edificante misión.

Dejemos de ser ingenuos y aparateros. “Corrupción”, “infraestructura”, “débil institucionalidad”, son una, y solo una, la causa eficiente de la baja competitividad de Colombia y sus regiones; eslabones que se entrelazan y amparan solida y solidariamente para fines perversos contra la institucionalidad.

Poderes que se confabulan contra lo colectivo y lo público. Desde el poder y la institucionalidad.

Y “pandillas”, “mafias o partidos”, “delincuencia oficial untada de sangre”, al decir del periodista e investigador Alberto Donadío, sus gestores y agentes institucionales, tanto en lo local como regional y nacional.

*Poeta
elversionista@yahoo.es
@CristoGarciaTap

  • CRISTO GARCIA TAPIA* | Elespectador.com

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • En medio de una requisa un grupo de hombres disparó contra la Policía
  • Diez años de la sentencia T-025 de 2004, un cumpleaños agridulce
  • Advierten existencia de bandas revendedoras de apartamentos

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • James Rodríguez sería nuevo jugador del Real Madrid
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Alfredo O

Jue, 08/08/2013 - 18:28
La corrupción política alcanzó al conjunto de la sociedad, incluso a la academia. En el portal PlagioSOS se presentan estudios de caso de plagio o violación al derecho de autor: libros "Agroecología" (Práger y otros, UN-Palmira, 2002) y "Agricultura y ambiente" (Práger y Escobar, UN-Palmira, 2003), y el artículo "Acerca de los Progymnásmata" (Diony González R., Universidad Pontificia Boliviana, revista Escritos, 2008). La corrupción permite la selección de docentes faltos de idoneidad, publicaciones fraudulentas, impunidad institucional y permisividad social frente al delito docente. Visite el portal www.plagiosos.org
Opinión por:

chiqueomocha

Jue, 08/08/2013 - 11:04
Si señor; La corrupción crece en la misma medida que la institucionalidad decrece y la insfraestructura depende de las anteriores. Total que nuestra desgracia es un monstruo de tres cabezas.
Opinión por:

rodrigoh

Jue, 08/08/2013 - 09:26
La pandilla de uribistas es de lejos la peor y mas perversa de todas estas hienas y ratas voraces e insasiables
Opinión por:

morenoelesceptico

Jue, 08/08/2013 - 06:00
"Todo depende del cristal con que se mira". Para los fecodes, intelectuales, académicos, profesores comunistas de la Nacho y de las otras, dedicados a formar encapuchados, comandantes terroristas, funcionarios corruptos, a acabar con tradiciones morales como la familia, el matrimonio heterosexual, la libertad religiosa de los cristianos, o el respeto por los demás, incluido el profesor, el río revuelto que han creado para su propia pesca no puede ser mas productivo.
Opinión por:

Boyancio

Jue, 08/08/2013 - 03:16
Siguen con la cantaleta eterna de la corrupción. Lo que no quieren darse de cuenta es, susmercedesotros, que no aplicamos bien la estrategia de la administración en uno de sus principales itemes: El control, mama el control. Proyecto que se enrespete, debe tener sus verificaciones de cómo va la vaina en su desarrollo y cumplimiento en las tareas más elementales, sobre todo, en el manejo de los dineros y el tiempo del recurso humano encargado de que se cumplan las metas establecidas...¡ no joda! No sabemos por dónde va tabla, en nada, en nada, burra vieja.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Jue, 08/08/2013 - 00:27
El asunto fuese simple, en caso q la corruptividad fuera algo reciente, producto de las circunstancias q, por ejemplo, la droga ha creado, pero no, la corrupción arraigada en la cultura colombiana es heredada y desarrollada localmente, son mas de 500 anos de "institucionalidad corrupta"! Los "blancos" llegados los primeros, venían de un medio criminal y el legado dejado a la burguesía q se organizó, han sido pasados de una generación a otra y como han tenido siervos y esclavos, han vivido y continúan viviendo sus vidas muelles en el gobierno y la curia, ahora incrementado con los grupos de "cristianos" y su negocio de la religión, para esclavizar aún mas a la población en ese medioevo en q se vive en el continente! Q pena, pero esta corrupción es total en todos los sentidos...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio