Publicidad
María Elvira Samper 14 Sep 2013 - 11:00 pm

Cruel incertidumbre

María Elvira Samper

HAGO PARTE DE QUIENES CREEN EN la negociación política como la vía para poner fin al conflicto armado, y todos los días hago grandes esfuerzos para ponerle fe al proceso de La Habana, vencer prejuicios, reservas morales, repugnancias y rabias.

Por: María Elvira Samper
  • 104Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cruel-incertidumbre-columna-446345
    http://tinyurl.com/olq9gqu
  • 0
insertar

Sin embargo, con el paso del tiempo y las frecuentes turbulencias que sacuden la mesa de negociación, las dudas crecen.

No contribuyen al optimismo las provocadoras declaraciones de los voceros de las Farc, y a veces tampoco ayudan las del propio presidente Santos, porque confunden a la opinión que desconoce la verdad de lo que sucede en la mesa diálogo y expresa su pesimismo creciente sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo con las Farc. El clima es muy negativo y con un rechazo a la guerrilla que supera el 90%, declaraciones como las que el presidente Santos le dio a Blu Radio, el pasado 5 de septiembre, despiertan muchas inquietudes. Aquí van dos de ellas:

1. “Quién se puede imaginar, a quién se le puede ocurrir, que las Farc van a dejar las armas antes de un referendo que pueden perder”.

La “dejación de las armas” es el punto 2 del tema tres de la agenda, ‘Fin del conflicto’, y como el principio de la negociación es que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, si las partes llegan a un acuerdo final, la expectativa es que ese punto —parte del núcleo duro de la negociación y su fin último—, quedara claramente definido: qué se entiende por ‘dejar las armas’ (entrega, destrucción, inutilización, congelamiento…), cómo, cuándo, condiciones y garantes.

Pero el punto es más complejo y, sin duda, constituye la piedra de toque del proceso. Dejar las armas es un asunto en extremo sensible para las Farc, pues forjaron su identidad alrededor de las armas y entregarlas es para ellos sinónimo de rendición, claudicación… Las Farc no están dispuestas a la foto de la entrega de sus fusiles a los negociadores del Gobierno, que es lo que quisiéramos ver. Por otra parte, su paso a la vida civil significa un riesgo de seguridad —ronda el fantasma de la aniquilación de la UP—. Pero el problema es que esa tragedia —derivada de la perversa estrategia de la combinación de las formas de lucha— hace inaceptable que la guerrilla haga ese tránsito si conserva las armas en remojo.

Me temo, sin embargo, que las Farc no van a firmar un acuerdo que contemple el desarme como tal. Su apuesta, y así lo han expresado, es por un proceso como el del Ira en Irlanda del Norte, que hizo mayor énfasis en la cesación de todas las formas de violencia que en la entrega de armas (el Ira tardó siete años en entregarlas luego del Acuerdo del Viernes Santo) ¿En esa dirección apunta lo que dijo Santos? Si es así, habrá que exigirles a las Farc el compromiso de parar los actos violentos. La pregunta es si eso tendría un impacto determinante para refrendar el acuerdo.

2. “Las Farc no van a decir que se desmovilizan sin que nadie les haya dado ningún tipo de garantías legales para que puedan participar en política… Uno tiene que ponerse en los zapatos de la contraparte”.

Si los comisionados del Gobierno —que negocian a nombre del Estado— no son los que dan las garantías, entonces… ¿quiénes? ¿Quiénes tienen que ponerse en los zapatos de la contraparte: los colombianos que jamás hemos usado armas ni volado pueblos, ni sembrado minas, ni matado, que condenamos la violencia y el secuestro como formas de hacer política, o son las Farc las que deben ponerse en el pellejo de sus millones víctimas —directas o indirectas—? Ahí les dejo mis inquietudes.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 22
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
22
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

mackpointer

Dom, 09/15/2013 - 19:27
Su cruel incertidumbre se le convertirá en cruel decepción cuando las farc se sientan nuevamente fortalecidas y se levanten de la mesa para continuar con la combinación con las formas de lucha. Los terroristas no quieren la paz porque todas sus exigencias son descabelladas a no ser que la bestia de santos les de gusto en todo; entonces el pueblo sera quien tenga cruel incertidumbre.
Opinión por:

peterparker

Dom, 09/15/2013 - 15:22
USTEDES CREEN QUE GRUPO DE ULTRA DERECHA COMO LOS QUE ENCABEZA EL MESIAS VA A DEJAR Q ALGUIEN DE LAS FARC LLEGUE AL SENADO DE LA REPUBLICA !!! NO CREO...
Opinión por:

Sergio Calle

Dom, 09/15/2013 - 15:13
Creer que un acuerdo de paz es viable con las FARC es ignorar deliberadamente la historia del Caguán y la historia de las FARC. Varios de sus máximos dirigentes, algunos muertos y otros vivos, juraron entre si morirse o tomar el poder. La manera como murió Alfonso Cano es una validación de ese juramento. Hace mas de seis años las FARC carecen de dirección, comando y control. Muchos frentes no tienen contacto con la dirección. Han recibido demasiados golpes y necesitan reagrupar fuerzas; Recuperarlas. Un tratado, cualquiera les es útil para ello. Una vez reagrupados, volverán a lo mismo. Que hay, después del Caguán que permita pensar lo contrario?
Opinión por:

hgilpa

Dom, 09/15/2013 - 13:57
Reservas morales. Aquí está el meollo de la cuestión: 1) El fin no justifica los medios; 2) Los valores, los principios no son negociables. La justicia circunstancial, no tiene los ojos vendados, luego no es justicia y la paz a cualquier precio no es paz, es apaciguamiento, que aunque se parezcan son dos cosas muy diferentes.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 09/15/2013 - 12:59
Hace mucho tiempo dijo Marulanda : No tenemos por qué entregar las armas............No nos las regalaron , las conseguimos peleando
Opinión por:

morenoelesceptico

Dom, 09/15/2013 - 12:06
¿Entrega de armas?...¿compromisos...? !Juas...Juas...Juas...!
Opinión por:

jaramo

Dom, 09/15/2013 - 10:01
"los colombianos que jamás hemos usado armas" dice usted, doña Elvira. ¿Es que, acaso, los colombianos, en el sentido en el que se tomaría aquí, no se identifican con sus fuerzas armadas, que no solo portan armas sino que han asesinado a jóvenes inermes para cumplir cuotas de sangre y muertos ante el que da las òrdenes de exterminio y eliminación y espera estadísiticas y números que permitan engañar a los que habrían de votar por ellos? Con demasiada frecuencia usted se mueve de una área a otra, identíficándolas, como si se tuvieran la misma extensión y comprensión. Eso engaña y confunde y en la mayoría de los casos, engaña..
Opinión por:

Klimn

Dom, 09/15/2013 - 09:52
_________________________________________________________________________ Elvirilla pilla: acaso la lectura del editorial de El Espectador de hoy te reconforte y disipe tus dudas... _________________________________________________________________________
Opinión por:

Jose Knecht

Dom, 09/15/2013 - 09:11
Muy pandita, la mente de una persona que habla de las armas como forma de "identidad" e incurre en aquel tonto lugar común que es la figura (de caucho - se puede estirar para todas partes y realmente no quiere decir nada) de "la combinación de todas las formas de lucha". Se requiere una inteligencia un poco mas robusta para evitar aquella inocente caricatura que habla de unos urbanitas inimputables ("¡jamás hemos tenido un arma en nuestras manos!") enfrentados - romanos decadentes - a unos bárbaros. Mientras no entendamos la inextricable relación que existe entre los actos de absolutamente todos y cada uno de nosotros, y la realidad nacional (también como un todo), continuaremos operando sobre el tipo de simplificaciones que convienen a los políticos menos aventajados y todo seguriá igual.
Opinión por:

Jair

Dom, 09/15/2013 - 08:56
Qué bueno que al fin los incondicionales de un proceso que solo vislumbra oxigenar a los bandidos de los reveses que tuvieron con la seguridad democrática de Uribe, hoy estén reconociendo este hecho y que el tal proceso de paz solo servirá para que los terroristas adquieran un nuevo aire y vulevan por sus fueros de secuestros y asesinato del pueblo colombiano!. Ojalá todos los idiotas útiles, como la Samper, despierten de esa obnubilación que vienen teniendo con un proceso de paz que solo beneficia a los terroristas de las farc!.
Opinión por:

grillo52

Dom, 09/15/2013 - 07:30
Mientras las condiciones (miseria,subempleo,informalidad etc)no cambien habrá "materia prima " para la delincuencia,independeintemente de la etiqueta que se le ponga,ya pasó con los para ,mutaron a bacrims,cuantos "pactos" se han firmado en la historia de Colombia?
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/15/2013 - 06:29
No nos engañemos más, ¡por favor!, que la paz es una entrención maternal, lo que necesitamos es inclusión en las normas que nos pongan a todos por debajo de la ley, nada de favoritismos, sea por familias de bien, sea por combatientes violentos, ya veremos después como nos entenedemos de tú a tú, sin las armas, tanto de insurrectos, como de paramilitares asociados con los oficiales de nómina y medalla: rebusque en la recompensa, amor por el billete, nama.
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Dom, 09/15/2013 - 07:09
Viejo Boyan, y no falta mencionar a los oportunstas de "izquierda" que que campean al abrigo de la derecha y pelechan al calor del sofisma-"proceso de paz"... paz...paseo.
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Dom, 09/15/2013 - 06:24
Solucion politica? La unica solucion politica que existe para este tipo de conflictos es la erradicacion de las causas que lo generan, y todos sabemos a que me refiero. Tambien sabemos que en la medida en que desaparezcan los factorores originadores del conflicto la existencia de cualesquier expresion de violencia politica perdera su razon de ser y desaparecera cualesquier atisbo de apoyo por parte de la poblacion hacia esta. Claro, que hay otra solucion, esa si mucho mas barata y efectiva: matar a todos los pobres y luego gobernar sobre sus tumbas, lo cual no seria negocio. Coclusion: la existencia de las guerrillas es el mejor negocio, que ademas permite mantener diezmado al Pueblo, sin llegar a destruirlo. Proceso de paz pegado con babas, el que se adelanta.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/15/2013 - 06:33
Nuestra violencia patria, es más frustración por sustracción de materia, que por derrame de igualdad regional. Lo que pasa es que no se han dado de cuenta ni por allá, ni por acá. Pónele cuidado, Lucho.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/15/2013 - 06:22
Sumercé, a yo también estoy cambiando de parecer. Primero hay que fortalecer los conductos de paricipación en democracia plena, para que el diálogo sea por los conductos que la ley permite y así poder hablar con la boca llena. Esa es la revolución que necesitamos, donde la solución humana sea la que mande la parada, sin necesidad de imponer condiciones a la brava, matando, ya sea soldados, sindicalistas, profesores, líderes, estudiantes o decanos..¿me lees rata?
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/15/2013 - 06:24
Niña, me gustó mucho su planteamiento, pero no crea que lo de rata es con sumercé.
Opinión por:

Ficheca

Dom, 09/15/2013 - 05:43
Hablar de incertidumbre, es igual que meterle incertidumbre al proceso de paz; esto se trata, es de meterle convicción, optimismo y verraquera, por una sola razón: es la única opción, y es preferible la paz a cualquier precio, y no seguir en una guerra, a cualquier precio.
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/15/2013 - 03:44
Yo creo que si se le hubiera dicho desde un principio a esta sociedad, que a los militares se les estaba buscando un acuerdo para garantizar su impunidad por su papel en el conflicto, no hubiera tenido reparo en salir a apoyar decididamente este proceso... Las apariencias, que vaina.
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/15/2013 - 03:31
Difícil cuestión; es decir, colocarse en los zapatos de una sociedad que no tiene fusiles, pero que se muestra pasiva cuando no activa frente a la injusticia. Y es que eso de dividir en blanco y negro los bandos; en buenos y malos, como en una telenovela, a los actores sociales, me parece que tiende a encubrir matices verdaderos. Si esta sociedad desea que la guerrilla se rinda de manera incondicional, si no quiere que participe en política; mientras que por otra parte continúa eligiendo a los que hacen maromas políticas para concentrar la propiedad rural, al tiempo que reprimen a los despojados o estafados, ¿Cómo confiar en ella? ¿Cómo confiar en una sociedad así? Con razón han dicho que “pa matar no hace falta disparar”.
Opinión por:

cierto

Dom, 09/15/2013 - 01:50
Lo que nadie ha dicho es cómo van a garantizar que la firma de los malandros en Cuba, si es que se llega a eso, también obligue a los mandos medios y soldados de las Farc a cumplir lo firmado. Obviamente eso es imposible, difícilmente van a dejar sus negocios de secuestro y narcotráfico para hacerle caso a los degenerados que dicen representarlos en Cuba. Lo mismo que pasó con los paracos: Uribe llegó a un acuerdo con sus socios, los grandes jefes, pero los subalternos les hicieron pistola y ahí están en las mismas como bacrim. Me temo que quienes están esperanzados en la "firma" de un convenio con esos criminales, pues van a sufrir una profunda decepción simplemente porque todo es una farsa monumental. Pura demagogia de hampones del gobierno y de las Farc.
Opinión por:

polista

Sab, 09/14/2013 - 23:42
Hay que mantener la fe en el proceso de paz y la generosidad y astucia estan en poner pocas condiciones y jugarsela por un pueblo cansado y sufrido por la violencia de todos los actores incluido el Estado que se ha manoseado para mantener los intereses de la clase gobernante . Definida la reactivación de la UP , la opción abierta por la Marcha Patriótica y la izquierda democrática , lo único que falta son las garantías reconocidas de respeto a la vida de los ex-guerrilleros para que sea evidente su vinculación a la política. Respecto de las armas deben darse las etapas para su entrega e incorporación al arsenal estatal. Y de las acciones violentas debe acordarse su inmediato cumplimiento que dado el avance de las comunicaciones puede ser monitoreado su cumplimiento. No mas miedos ni nada.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio