Publicidad
Rodolfo Arango 14 Nov 2012 - 11:00 pm

Cruje la República

Rodolfo Arango

El Presidente de la República, símbolo de la unidad nacional, jefe de Estado y responsable del orden público y de las operaciones de guerra, quien cuenta entre sus atribuciones convenir y ratificar tratados de paz, pide buena voluntad a la guerrilla para posibilitar la finalización del conflicto armado en Colombia.

Por: Rodolfo Arango
  • 44Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/cruje-republica-columna-387059
    http://tinyurl.com/lcygtfa
  • 0
insertar

El mismo día, el actual procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, defensor de los intereses de la sociedad, en pleno proceso reeleccionista, declara ante los medios su escepticismo frente al proceso de paz.

La destitución e inhabilidad por 18 años de la senadora Piedad Córdoba a manos del procurador Ordóñez por “probada” colaboración con la guerrilla de las Farc se debate actualmente en la Corte Constitucional, sin que la solución del asunto se avizore por dormir el respectivo proceso el sueño de los justos en las gavetas de la alta corporación. En su momento advertimos la inconstitucionalidad de sanciones disciplinarias basadas en hechos que sólo los jueces penales podrían establecer si es que se observa el principio de juez natural. Lo que no se evitó a tiempo, esto es, la confusión de las funciones disciplinaria y judicial, amenaza ahora con extenderse a las funciones disciplinaria y presidencial. El jefe de Estado podría terminar procesado disciplinariamente ante el Congreso de la República por convenir un tratado de paz que, a juicio del defensor de los intereses de la sociedad, viola la Constitución o la ley.

Y es que la materia objeto de negociación en Cuba no es de poca monta: el estatuto de propiedad rural; las reglas de la participación política; los derechos de las víctimas y la justicia transicional; la dejación de las armas y la reinserción a la vida civil del grupo guerrillero. Cualquier ciudadano medianamente informado entendería que lo negociado en La Habana podría desafiar el marco constitucional y legal vigente. Escépticos del proceso de paz o enemigos de las negociaciones con las Farc, representados en la reelecta Procuraduría o en el futuro Congreso recompuesto a partir de 2014 con briosas fuerzas uribistas, podrían perfectamente promover un juicio de responsabilidades al reelecto presidente Santos por actuar, según su leal saber y entender, en contra de los intereses de la sociedad y por fuera del marco constitucional y legal. Cruje la República.

Es difícil instituir una Constitución Política, pero mucho más difícil es conservarla ante los avatares y vaivenes de los tiempos. Es en estas ocasiones cuando la fortaleza institucional se pone a prueba. Si la transformación constitucional transcurre por los cauces de la Carta Política, se evita el rompimiento del orden jurídico; de lo contario, se imponen las fuerzas de facto y el futuro institucional se torna incierto.

Cruciales momentos vive la República de Colombia. Múltiples y confusos intereses atentan contra la unidad política en tiempos de posibles acuerdos de paz. Cuando más se requeriría de una voluntad conjunta unificada y actuante de las fuerzas políticas y sociales del país, el tejemaneje politiquero, la corrupción y las ansias de mantener o de recobrar el poder atentan contra el bien supremo de la paz. Es en estos momentos cuando el liderazgo político se pone a prueba y una población muestra si está madura para regular civilizadamente la sustitución pacífica del poder.

  • Rodolfo Arango | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 11
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

11
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 11/20/2012 - 03:43
!Vamos a jugar a la libertad!...vea les explico: nos agarramos de la mano, nos miramos a la cara, y acto seguido caminamos no al barranco, sino a la escuelita de doña Rita, para hacerle un reclamo airoso como respetuoso. ¿Por qué nos nos enseñó a ser libres de cutarro y culto? por qué no nos enseñó a manejar la autonomía que pedía el coronel Aureliano Buendía? vea que ahora semos una sociedad vuelta chicuca, sea cagada derramada por los campos y praderas -dejando a un lado las manciones de recreo a la orilla de la quebrada- y que lo que nos espera a nosotros los pobres es pasar la vida en la guandoca y vender lo poquito que se tiene para la visita sin dominó de nuestras madres, que si está buena, vea usted que también ha de llevar de regreso el semen de los más altos e importantes detenios
Opinión por:

AltoMagdalena

Jue, 11/15/2012 - 19:17
Lo que pone realmente a crujir la repùblica es un Presidente que renuncia a cumplir la Constituciòn y las leyes por buscar mezquinos intereses personales...y màs grave todavìa es que renuncie el Estado a mantener un mìnimo de justicia que le dè sentido. Las vìctimas no se pueden barrer debajo de la alfombra, las reformas a la constituciòn o a las leyes no pueden ser hechas para consagrar la impunidad. Y la firma de un arreglo de cualquier laya con las Farc no garantiza la Paz.
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Jue, 11/15/2012 - 18:43
¿Para qué, realmente, el Establecimiento, cuyo mascarón de proa es el actual Ejecutivo, se metió en estos diálogos-negociaciones de paz?
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Jue, 11/15/2012 - 18:50
“Hay un momento en que Aureliano siente que solo está luchando por el valor abstracto del poder. Trata otra vez de terminar la guerra, pero "no imaginaba que era más fácil empezar una guerra que terminarla". Enredado en el tejido de su desazón, "necesitó casi un año de rigor sanguinario para forzar al Gobierno a proponer condiciones de paz favorables a los rebeldes, y otro año para persuadir a sus partidarios de la conveniencia de aceptarlas".
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Jue, 11/15/2012 - 18:49
El Aureliano que vemos en adelante es un hombre que pelea para liberarse de sus propios fantasmas, que se resiste a pelear "por ideales abstractos, POR IDEALES ABSTRACTOS, POR CONSIGNAS QUE LOS POLÍTICOS PODÍAN VOLTEAR AL DERECHO O AL REVÉS SEGÚN LAS CIRCUNSTANCIAS". El coronel intuye que podrá seguir combatiendo sin ser derrotado pero sabe también que, a medida que se envilece con la violencia, ya no podrá derrotar al enemigo.” (O. Collazos, ET hoy)
Opinión por:

Isidoro Bacharach

Jue, 11/15/2012 - 18:45
Todas estas cernidas cavilaciones del filósofo Arango tendrían asidero en preocupaciones honestas si supiéramos cuáles son, sin ambages, LAS VERDADERAS INTENCIONES de los dómines del Establecimiento, cuáles los insondables designios del globalizador espíritu del pragmatismo , tan –pero tan– ajeno a la idea del bienestar de patrias y a la paz de las naciones?
Opinión por:

luispuyana

Jue, 11/15/2012 - 14:27
¿QUÉ ES LA PAZ' Es elevar la producción industrial en la ciudad y el agro, y la manera de hacerlo es defender esa producción con aranceles ó impuestos y pagando salarios dignos y con pensión. Bien sostenía Marx, que toda guerra será revolucionaria si alcanza a desarrollar la economía del país, esencialmente liquidar el latifundio como lo hizo la revolución Francesa o como lo hizo los EEUU cuando se independizó de inglaterra. ES POR ELLO QUE LA GUERRA SIN FIN DE LOS TERRORISTAS QUE EN 5O AÑOS TIENEN, NO HAN DESARROLLADO LA ECONOMIA, por el contrario han seguido acaparando tierras en pocas manos SIN LIQUIDAR EL LATIFUNDIO, DE AHI QUE SU SOCIALISMO SEA REACCIONARIO.
Opinión por:

zambud

Jue, 11/15/2012 - 12:58
El autor se refiere al concepto conveniente del ex Uribe, definido como estado de opinión, una malversada concepción de democracia, en la que una mayoría malinformada y sin instrucción, elige y apoya políticas despóticas y retrogradas, al calor de un momento, tal y como sucedió en el gobierno de Uribe, que al lado del de su otro concepto "seguridad democrática" se convirtió en el más corrupto y malévolo gobernante, que como legado nos dejó sumidos en el monstruoso fenómeno de las BACRIM, una corrupción rampante y una desigualdad social enorme. La paz para Colombia, es una necesidad y un derecho ciudadano, de todos... pero todos todos, sin distingo alguno
Opinión por:

Gonzalvo

Jue, 11/15/2012 - 08:05
La constitución para algunos es de plastilina que se puede modelar de acuerdo a sus intereses políticos y en consecuencia cualquiera que exija que se respete, sera tomado como delas fuerzas de facto , enemigo de la paz.
Opinión por:

doloresthomas

Jue, 11/15/2012 - 05:13
El problema es que sin educación, es difícil que una sociedad entienda siquiera lo que está pasando, al nivel de madurez que el columnista menciona. Un pueblo ignorante es un niño, toda la vida.
Opinión por:

luispuyana

Jue, 11/15/2012 - 03:25
NO ES POR AGUARLE SU COLUMNA DON RODOLFO, pero el cura de civil de la inquisición sólo actúa dentro del marco del uribe, pues la ONU, LA OEA, OBAMA, y hasta desde la misma Europa han admitido en la necesidad de comernos ese sapo si es que el terrorismo deja las armas para hacer política y NO con las armas ni esos paros contra la población civil es que se hace política, más bien se hace antipolítica contra la propia sociedad civil. Y como van las cosas, un terrorismo que en medio de su soberbia NO admite que su terrorismo es el que repudia toda la sociedad, será está sociedad la que se lo reprochará a la farc, que NO tiene otra alternativa viable que de dejar las armas, por lo menos hasta de israel se escuchan voces favorables a esa dejación de echar tiros y poner minas que muertos causa
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio