Por: Carolina Botero Cabrera

Cumbre definiría gobierno de internet

La tensión por posibles cambios en el gobierno de internet fija la atención de la sociedad civil en Dubái, en la reunión de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT, órgano ONU).

La primera consecuencia de esto es una reunión atípica con más información y reportada en tiempo real. Así sabemos que la UIT decidió que será posible hacer inspección profunda de paquetes de datos, en contra de la neutralidad de la red y poniendo en riesgo la libertad de expresión, como mínimo.

Pero el temor principal es que los estados decidan modificar el gobierno de internet cambiando las Regulaciones Internacionales de Telecomunicaciones (tratado de 1988). Como he comentado antes, esto alteraría el actual sistema multisectorial que, a pesar de sus defectos, implica la participación de la sociedad civil en equilibrio con otros sectores.

De Latinoamérica sólo Brasil (Universidad FGV) y Colombia (Fundación Karisma) aceptaron sociedad civil en sus delegaciones (única forma de observar debates de UIT); las más numerosas son Brasil y México, y varias cuentan con presencia de empresas. A pesar de la buena voluntad del Mintic, la inclusión de Karisma fue tardía, no alcanzamos a obtener los recursos para estar allí, pero la seguimos en la distancia.

Latinoamérica parecía unida para la reunión en torno a las propuestas de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (Citel, órgano OEA), pero realmente las adhesiones son diversas. Colombia sólo acogió dos de las 39 propuestas Citel y no conocemos la posición del Mintic sobre el resto. ¿Está en contra de las demás o no tiene posición?

Hay delegaciones de gobiernos, como EE.UU. y Europa, que convocan, incluso por internet, a sus ciudadanos para contarles y exponer sus posiciones. Ministro Molano: cuéntenos qué está pasando y exponga la posición colombiana. El 13 debe votar para adherirse a la declaración final; puede también no hacerlo o hacerlo con reservas, ¿Cuál es su análisis hoy?

 

Aprobado en primer debate el proyecto 001/12 de Cámara (excepciones y limitaciones al derecho de autor) con modificaciones sustanciales, gracias a que el representante Posada abrió el debate para escuchar públicamente a los interesados. Ojeando el nuevo texto llama la atención la parodia, sigue comprometida la libertad de expresión.

***

 

* Catalina Botero

Buscar columnista