Publicidad
Reinaldo Spitaletta 15 Abr 2013 - 11:00 pm

Sombrero de mago

La dama oxidada y el ilustrado

Reinaldo Spitaletta

Me importa un comino si cantaba (y mal) en el Hotel Ritz, o si era ídolo de muchos neoliberales del mundo en decadencia del capitalismo.

Por: Reinaldo Spitaletta
  • 311Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/dama-oxidada-y-el-ilustrado-columna-416303
    http://tinyurl.com/cedh3kw
  • 0

Y, claro, no se trata, como dijo alguien, de caer como gallinazos sobre el cadáver de la ex Dama de Hierro, pero sí, por lo menos, de dejar una pequeña constancia sobre sus desafueros. Y, de otro lado, hacer una breve reminiscencia del otro muerto el mismo día: el economista y escritor español José Luis Sampedro.

Ambos, la dama y el caballero, murieron el pasado 8 de abril. La Thatcher, una dirigente política sin hígado ni corazón, se convirtió en los ochenta, al lado del gringo Ronald Reagan, en portaestandarte del neoliberalismo, aquel mismo sistema que privatizó empresas y servicios públicos y persiguió, casi hasta extinguirlos, a obreros y sus organizaciones sindicales. La inglesita fue ideóloga de la reducción del Estado, y de dejar al sector financiero los rubros de la salud, la educación, la vivienda, asumidos como negocio por corporaciones y otros “chupasangres”.

La señora ultragoda, que más que en hierro quería convertir todo en oro para las transnacionales, influyó, como es fama, sobre el modelo que a partir de los noventa reinaría no sólo en Europa y Estados Unidos, sino, por ejemplo, en las neocolonias americanas, como Colombia. Aquí, nos dio la “bienvenida” al futuro el señor del apagón y de la apertura económica que causó desgracias a muchas industrias nacionales. Y de éste (Gaviria) en adelante, hasta hoy, (Santos) los alumnos neoliberales han vuelto al país en un negocio lucrativo para unos pocos, y un extenso campo de miserias e inequidades para la mayoría de la gente.

“Maggie” (para sus amigos, si es que los tuvo) desmanteló los pilares de la democracia, al entregar a las finanzas, calificada por críticos como la parte más perversa (además de parasitaria) del capitalismo, toda la estructura económica. Entre sus galardones de la infamia están el haber quitado la leche a niños de escuelas públicas inglesas, aniquilar el movimiento minero y dejar morir como cucarachas a los huelguistas irlandeses, entre ellos Bobby Sands. Consideró terrorista a Mandela porque luchaba contra el apartheid y era íntima amiga de Augusto Pinochet. Fue una de las promotoras del pensamiento único, del mundo unipolar y del sancocho desechable llamado “el fin de la historia”.

José Luis Sampedro, en cambio, un economista e intelectual, gran crítico del neoliberalismo, se caracterizó por los cuestionamientos al capitalismo. El autor de La sonrisa etrusca y El amante lesbiano, se proclamó siempre como un socialista defensor de la propiedad pública de los medios de producción. “El capitalismo no es que sea malo, es que está agotado ya”, dijo alguna vez este impulsador del movimiento de los indignados.

Sampedro, además de irrigar de críticas al sistema que enriqueció más a los ricos y empobreció hasta las bajuras más indignas a los pobres, no comía cuento de ciertos ecologistas: “El ecologismo se aprovecha para vender máquinas correctoras, para trasplantar lo antieconómico de los países adelantados a los atrasados… Pero no para hacer ecología de verdad”, advirtió.

Para Sampedro el mundo de hoy era una expresión de la barbarie, la misma que ayudaron a instaurar gobernantes como la Thatcher. Se recuerda que durante la guerra de Las Malvinas (el aventurerismo de la dictadura militar argentina le cayó de perlas a la colonialista primera ministra), la inglesita hizo transportar por la marina británica una bomba atómica que quizá hubiera arrojado sobre Buenos Aires. Nada raro en una señora arribista con mentalidad imperial.

Tal vez el hecho de que hoy Gran Bretaña tenga más desempleados, menos estudiantes universitarios, más endeudamiento, se le deba a la gestora política del engendro neoliberal. Durante sus años de ejercicio del poder, Thatcher mantuvo una visión antiobrera y un gran desprecio hacia los pobres, a los que, precisamente, con sus medidas, tornó en miserables.

A José Luis Sampedro le gustaba escribir con sangre, según una metáfora. A la ex Dama de Hierro, le apetecía derramar sangre trabajadora, según una premisa del capitalismo salvaje. El primero, convocó siempre a indignarse contra los atropellos de un sistema inequitativo; la segunda, contribuyó a enriquecer banqueros. Que el fuego infernal la acaricie.

  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Congresistas apoyan decreto de biotecnológicos
  • La libertad política de Angelino Garzón
  • ¿Debería importarle la inflación?

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

doctor Rieux

Mar, 04/16/2013 - 22:01
¿Qué ocurre si una dama de hierro se baña en el Mar Caribe? ¡Se hunde!
Opinión por:

leftright

Mar, 04/16/2013 - 16:48
el ´´forjadordeopinion de la mamertada habla mierda de estas 2 figuras descollantes en la historia de todos los tiempos,pues fueron artífices juno con el papa de la epo Juan Pablo ll creo que se llamaba y Lech Walesa ,le tumban el imperio comunista al camarada PATALETTA es mas le dieron el empujoncito al cadaver tambaleante del comunismo del siglo pasado que hoy los castrochavistas quieren revivir como dizque del siglo xxi
Opinión por:

rhinoceros

Mar, 04/16/2013 - 16:38
Una frase final muy floja... para un final flojo.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mar, 04/16/2013 - 15:15
A Sampedro le deseamos un buen viaje al nacimiento después de la muerte y Thatcher ní más que decir, de una bruja que muere en un cama del Hotel Ritz por la que hasta un brinds por su muerte sería amargo.
Opinión por:

Ar mareo

Mar, 04/16/2013 - 12:37
Culpar a Thatcher de los efectos neoliberales en Colombia es tan absurdo como culpar a los Espanholes del atrazo en q vivimos. Comprar un presidente o un gabinete de ministros en este pais es bastante barato, asi como lo es comprar un congreso. El presidente lo ha dicho, su prioridad es proteger el interes de esos pocos magnates. En otros paises ya lo hubieran rebocado, aqui lo piensan re elegir. Mientras tanto sigamos hablando de las farc q eso es lo importante
Opinión por:

Hoax

Mar, 04/16/2013 - 11:20
Me gustó.Pero lo que más llama la atención del fenomeno 'Thatcher' es que se ha evitado el tema del género.¿Dónde están aquellos y aquellas (Qué idiotez) que creen que las mujeres van a arreglar este mundo? ¿Acaso muchas no han sido cómplices por acción u omisión?
Opinión por:

-shemp-bmx

Mar, 04/16/2013 - 09:56
Escrito mamerto. Giros "poéticos" que filtrados solo revelan ponzoña. Don Reinaldo, viva y deje vivir.
Opinión por:

Hoax

Mar, 04/16/2013 - 11:22
Como están las cosas en el mundo debería ser : "Live and let die".
Opinión por:

Amonoi

Mar, 04/16/2013 - 09:05
La riqueza abunda en el mundo, la comida sobra y se lanza por toneladas a los fosos, la tecnología nos facilita la vida a todos, ¿por qué entonces millones de personas realizan tareas humillantes, viven y mueren sin esperanza alguna?, ¿por qué nos sentimos inseguros respecto al mañana? La respuesta es una sola, todo ha sido acaparado para el deleite, el desperdicio, los caprichos y las perversiones de unos pocos. Esos pocos necesitan que el mundo gire alrededor de ellos para conservar sus privilegios. Para ellos los demás somos cosas, entes productivos. Ahí, en ese miserable escenario la difunta Thatcher fue funcional a los acaparadores, no le importó quitarles lo poco a sus paisanos pobres para dárselo a los ricos, si gente como ella no se merece el infierno, ¿entonces quién se lo merece?
Opinión por:

leticiamaria

Mar, 04/16/2013 - 08:22
al leer la primera linea linea, me di cuenta enseguida que era un mamerto resentido.... no leí el resto... bah !! pura basura...
Opinión por:

CURRUTACO2000

Mar, 04/16/2013 - 12:47
Basura la que debe tener ud en el cerebro tontoleto, tenia que ser uribista para no gustarle la realidad, ojala que le esten pagando por defender en los foros todos esos explotadores de aqui y de afuera, porque si no le pagan y lo hace por gusto dejeme decirle que ud es un completo imbecil y si ud es pobre es un completo ignorante pero si ud es rico listo siga defendiendo sus intereses, descerebrado.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mar, 04/16/2013 - 07:32
La reciben en los infiernos Reagan y Pinochet. A propósito, Juan Luis "Ley 100" Londoño es el encargado de limpiar los baños del Averno.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mar, 04/16/2013 - 07:12
EN ABIERTO DISTANCIAMIENTO, cordial por supuesto, con la expresión: "Que el fuego infernal la acaricie". Siempre he sido de la idea de que a ningún ser humano hay que maltratar en la vida, y menos cuando ya es ánima bendita. Al Orbe le hace mucho daño que los seres humanos nos sigamos dividiendo en forma por demás inaceptable y perecosa porque ello es poner de moda la metodología de los Fariseos, que tanto daño le ha hecho al universo. Tenemos analistas y escritores en la prensa de mucha categoría, muy conocedores al detalle de muchas cosas como de mucha ciencia, política o económica, pero al mismo tiempo muy expertos en utilizar el adjetivo al modo de metralla sardónica y burlesca contra el que no piensa igual a ellos. La oposición al otro debe ser con Dignidad y Altura.
Opinión por:

morenoelesceptico

Mar, 04/16/2013 - 06:49
No deja de ser ridículo el llanto de los comunistas, especialmente su frente del feminismo, frente a la Dama de oro, porque no se dejó mangonear de sindicalistas vagos y terroristas sin alma. Causa hilaridad oír condenar la barbarie a quienes mataron a 200 millones de personas y dejaron miles de millones de heridos, viudas y huérfanos tratando de imponer su espantoso sistema durante el s. XX. Y toda esa pataleta porque esta inolvidable señora tuvo las agallas de arrebatarles las empresas que los políticos mamertos llevan al máximo de rendimiento para sacar un producto que solo les sirve a ellos solos, los votos de los incautos.
Opinión por:

grillo52

Mar, 04/16/2013 - 06:00
Le faltó decir quién fué uno de sus principales discipulos y ejecutor aquí en Colombia,que miserabilizo el empleo,que le dio al sistema financiero sus "modestas" utilidades de BILLONES mensuales y hay cretinos (masoquistas?) asalariados que continuan añorandolo
Opinión por:

dalilo

Mar, 04/16/2013 - 03:34
Esta dama de hierro ha parido muchos dictadorsuelos y presidentes oxidados que quieren continuar su oscuro legado.
Opinión por:

o.fabian

Mar, 04/16/2013 - 00:58
Que los ricos se hayan vuelto mas ricos durante los años de Maggie [asi] fue cierto. Que destruyó la capacidad manufacturera del RU, cierto. Que no tuviese corazón o higado, ahi el columnista erra. Lo tenia muy grande para su país y tal vez, y solo un poco, para Occidente (Argentina, o Colombia no incluidas). Es bien sabido, revisen el Economista, que Lady Thatcher salvó a su país del socialismo aberrante post Attlee y del decline post-imperial después dela 2da Guerra Mundial. La sociedad pastoril en la que todos danzamos agarrados de las manos y cantando kumbaya no existe. El Liberalismo y las revoluciones burguesas que crearon este mundo requieren de codicia y de libertades individuales. La vida es dura, pero asi es la vida. Ojala nuestro/nuestra Thatcher aparezca pronto.
Opinión por:

razare

Mar, 04/16/2013 - 00:34
Eso que usted describe, señor Spitaletta, de la miserable dama de Hierro (sin corazón, sin hígado y sin sentimientos, seguramente no la quiso ningún varón), es lo mismo que han hecho estos perversos presidentes de Colombia desde la década de 1950. Todos malos, lo que ocurre es que haciendo un balance unos resultan más perversos que otros. Qué diferencia puede haber entre Gaviria, Samper, Pastrana, Uribe y Santos, sólo para mencionar a los últimos cinco?. Ninguna; tal vez quien más ha maltratado a la clase trabajadora ha sido Uribe, cuya vida ha sido, así mismo, una falacia, un engaño. Y no contento con lo que hizo en muchos años (porque no fueron sólo ocho), ha querido continuar con sus canalladas con un pueblo que sólo tuvo la desgracia de verlo nacer, de tenerlo como compatriota.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio