Publicidad
Juan David Zuloaga D. 27 Feb 2013 - 10:00 pm

Atalaya

De cuaresmas y carnavales

Juan David Zuloaga D.

Durante siglos se ha dicho que se hacían carnavales para permitirse ciertos goces paganos antes del tiempo de recogimiento que era la Cuaresma, pero cualquiera que haya ido a un carnaval sabe que la Cuaresma es un tiempo de reposo que se inventó para recuperarse de los carnavales.

Por: Juan David Zuloaga D.
  • 35Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-cuaresmas-y-carnavales-columna-407361
    http://tinyurl.com/l7ql8un
  • 0
insertar

Unos días ha estuve en el Carnaval de Cádiz. Era una tarde casi primaveral y atlántica. Salí del Puerto de Santa María en un hermoso paseo que bordeando la bahía hace el tren hasta Cádiz. Pasa por Puerto Real y San Fernando, y hay un trecho en el que a diestra y siniestra se ve el mar; el Atlántico a izquierda, la Bahía de Cádiz a derecha. En sordo embate arremeten las olas a izquierda, tranquilo aguarda el mar a derecha, un mar azulado con destellos glaucos a uno y otro lado del tren.

Hubiérase dicho un marco insuperable si no fuera porque en la estación de tren nos esperaban, a Esteban y a mí, tres mujeres, andaluzas, hermosas —Sara, Elena, Mariló— que, disfrazadas para la ocasión, nos acompañaron toda la memorable jornada.

De todos los carnavales de que tengo noticia, el de Cádiz me parece el más hermoso, porque el eje no es el baile sino la palabra. Comienza el carnaval con la coronación de las agrupaciones en el Gran Teatro Falla y con el pregón al día siguiente. De altísima calidad literaria, las letras están escritas por poetas de la región, y ejercen la crítica política y la sátira social. Pero también hablan de los temas del arte, que son los de la vida; le cantan al amor o le cantan a la muerte.

Por toda la ciudad se ven las comparsas y las chirigotas, se oyen los coros y los cuartetos. Vestidos de simpatía, deambulan disfrazados y cantando sus coplas y sus coros. Cantan y llevan las palmas, todo en perfecta y flamenca armonía como en una bulería de Chano Lobato. Los ríos de gente callan al paso de cada comparsa y atienden a esos versos populares y sublimes a un tiempo. El carnaval, con su derroche de alegría, es fiel expresión de esas gentes cordiales y generosas del sur.

Ya en la estación se sentía el ambiente festivo de la muy noble, muy leal y muy heroica ciudad de Cádiz, si recuerdan ustedes el lema que leer se puede en el edificio del Ayuntamiento. Iban y venían las gentes, disfrazadas y con una sobria embriaguez para sazonar la tarde festiva y alegre. Pescado fresco y barras de bares había por doquier, además de ventas de toda la parafernalia del carnaval, manzanilla y jerez incluidos. Un moscatel frío y afrutado vino a acompañar los otros licores que teníamos, y los cantes y las palmas llenaban la ciudad. Pasó el día, ágil y ligero; hermoso y memorable. Al final de la noche aún se veían las chirigotas con las voces y las palmas y el tocar de las guitarras, el pizzicar de las bandurrias, el tañer de los laúdes, y aún resonaba el eco de uno de los coros de este año —Ustedes estáis fatá—: gaditano, gaditano, gaditano...

Al volver a la estación de tren para regresar al Puerto de Santa María, con el corazón riente, el espíritu embriagado y el ánimo sosegado, ahora sí preparado para la Cuaresma por venir, una luna tímida besaba el mar. Sé que tanta magia no parece real, pero mi amigo Esteban Flores Gallardo, que estuvo conmigo toda la jornada, no me dejará mentir. Salud.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Maduro pide hacer revisión de relaciones con España
  • Farc colocaron explosivo a pocos metros de una escuela en La Uribe, Meta

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Sab, 03/02/2013 - 17:14
Esta columna la asemejo a un paseo por el lago Chillicote...en una chalupa de pedales...luego caminata por la pasoancho, rumbo a las chapetas y comilona de empanaditas con aji, muy picante con buena cebolla y cilantro, picados muy menuditos....y para terminar. un delicioso champús valluno, sin licor...solo fruta,lulo, naranja,maiz peto...que delicia!!! y todo...en mi valle del cauca...ohooooooo, mi valle del cauca!!!
Opinión por:

Boyancio

Vie, 03/01/2013 - 05:25
Parecido al carnaval de Galonsintapa, puro verso, y endespués: ¡ a mamar ron!
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Jue, 02/28/2013 - 14:11
Ahlojandalufe!!!! La gente q va a comer al "mardona" y quedan inpávidos en ese mundo de carnes juntads con pegante proveniente de algúna fábrica de venenos grintos. Ah lojandalufe con sus palmas y este amigo, seguramente hijo de paisas, o sea de "españoles" trasnochados y fraudulentos, vivió una fiesta mas de las q todos y cada uno de los dias del año, se llevan a cabo en cualquier lugar de España, pero a un lectos le produjo sueño esta nota..., y naa mas!!!
Opinión por:

Paisaespañola

Jue, 02/28/2013 - 02:15
zzzzzzzzz zzzz
Opinión por:

Paisaespañola

Jue, 02/28/2013 - 03:08
Para iv9nd, pues es quien resulta soporífero. Totalmente de acuerdo con Juan David. Es un festival encantador. Yo fuí con un grupo de "erasmus" (éramos siete), tomamos el bus en Granada y desde ahí comenzó la fiesta. Casi todos los otros viajeros eran de la mal llamada "tercera edad". Qué gente más animada, iban cantando, tomando vino, se disfrazaron en el bus mismo... Una delicia (me daba envidia pensando en nuestros viejos: qué pocos espacios sociales y vitales se les permiten). Así que llegamos a Cádiz ya enfiestados, felices y allí recibimos todo el buen humor, la generosidad y la alegría de los gaditanos. Ole, ole y ole... ¡Inolvidable!
Opinión por:

iv9nd

Jue, 02/28/2013 - 00:52
zzzzzzzzz zzzz
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio