Publicidad
Cartas de los lectores 14 Abr 2013 - 11:00 pm

De igualdades y discriminaciones

Cartas de los lectores

Llama la atención ver en la edición del pasado viernes cómo en Alemania se quiere prescindir del género en el lenguaje hablado y Juan Carlos Botero en su columna comenta que se quiere borrar del idioma expresiones como "trabajar como negro".

Por: Cartas de los lectores
  • 3Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-igualdades-y-discriminaciones-columna-416091
    http://tinyurl.com/kzuf2ro
  • 0

La verdadera diferencia no radica en ver grises a “negros”, “blancos”, “amarillos” y así por el estilo a la gente, ni pretender que somos realmente iguales todos. Existen las diferencias, pero eso no implica que uno no respete a los demás.

Lo de trabajar como negro tiene su sentido. En su época, los negros eran esclavos. Cierto. Pero también lo es que eran prácticamente los únicos que trabajaban duro, convirtiéndose en los trabajadores por antonomasia. Creo que no es un insulto, sino casi un cumplido, para un “negro” oír expresiones como esa. ¿Cuál “blanco” trabajaba así?

Y conste que soy casi “blanco”. Mi cuñada, que es negra, me insistió en que le dijera “negra”, porque se sentía orgullosa de su color, no avergonzada.
De paso, quisiera sugerirle al señor Botero que practique la no discriminación cuidando la redacción de sus artículos para no hacer creer a otros que, como él, salta a la vista que no conocen los trasfondos de un libro como la Biblia. Con B mayúscula. Y conste que no soy ignorante.

¿Alguien podría corregir el epígrafe de la foto de portada de ese mismo viernes? El derecho... a no ser tratado con igualdad. ¿Al fin como es?

Alirio Mantilla González.

Involución cultural

Esta mañana (abril 11 de 2013) me encontré con una especie de cantina estrato 6, que exhibe un gigante aviso en el que se lee Licorería 85. Y al rompe recordé que en ese mismo local funcionó, hasta su último suspiro, una de las tiendas de la famosa Librería Mundial, del señor Jorge Enrique Gaitán. Qué ironía: las librerías se cierran y las licorerías se multiplican en proporción geométrica. Ya no se leen libros, sino resúmenes traicionados y pirateados. Es parte de los adelantos de la ciencia y de los retrocesos del ser humano.

Carlos Fradique-Méndez.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 'Somos innovadores por necesidad'
  • A tejer redes de contratistas

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JAIMEBAL

Lun, 04/15/2013 - 08:21
Tratando de discriminaciones, en ET la periodista MAG señala y condena una moderna esclavitud que viene del capitalismo salvaje, en el cual nos hallamos metidos "hasta las cachas". Los jugueticos electrónicos que nos divierten tanto tienen todos la frasesita:"Made in...", Son los salarios de hambre de países del tercer mundo. Aún en nuestro paìs, muchos migrantes, víctimas de la inseguridad o de la pobrecía, se ven obligados a trabajar por cualquier peso, como la única manera de llevar algo al hogar:"Si le sirve, bien y si no, lárguese, que ya habrá otro que si lo coge!".
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Lun, 04/15/2013 - 05:23
LOS ESPÍRITUS racionales esperamos que el Presidente Nicolás Maduro Moros entienda que ser Presidente implica la obligación moral de gobernar para todos los asociados; que esto no es de amiguismo desenfrenado, y llegar a pensar "que los que no me acompañaron van para el ostracismo". El Presidente Maduro debe comprender y entender que su lenguaje debe ser para sembrar la paz y no para armar conflictos con nadie. El Presidente Maduro tiene que ser fiel a su apellido. Tiene que alejarse de discursos que fomenten la guerra entre los Venezolanos, y ser equilibrador, nunca un hombre de guerra, expedientes que a nada bueno conduce. La ECONOMÍA es una magnitud muy delicada para seguirle inyectando arbitrariedad y estatismo sin orden ni concierto. La competencia perfecta hay que reeditarla.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio