Publicidad
Javier Moreno 19 Oct 2012 - 11:00 pm

De mujeres y hombres

Javier Moreno

El trabajo de Melissa Hines se centra en el desarrollo del género a nivel neurológico. En particular, estudia cómo la presencia de hormonas sexuales durante la gestación induce comportamientos postnatales.

Por: Javier Moreno
  • 8Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-mujeres-y-hombres-columna-382157
    http://tinyurl.com/978cby5
  • 0
insertar

Uno de sus hallazgos más conocidos es que la preferencia por juguetes “para niños” y “para niñas” (carros versus muñecas, digamos) es fuertemente determinada por la presencia de hormonas masculinas durante el embarazo y, además, es previa a condicionamientos culturales: macacos jóvenes muestran el mismo tipo de preferencias que los niños.

El miércoles, durante su plenaria en el congreso de la Sociedad para la neurociencia que se llevó a cabo en Nueva Orleans, Hines presentó los últimos avances de sus investigaciones (parcialmente reunidas en su libro Brain Gender). La charla concluyó con una advertencia importante: las diferencias neurológicas observables entre hombres y mujeres no contradicen los estudios que han demostrado fuera de toda duda que ambos sexos cuentan con la misma capacidad para desempeñar cualquier tarea intelectual. Si las mujeres están subrepresentadas en posiciones de poder en ciencias, enfatizó, no es porque sean menos capaces; las razones son de otra naturaleza, como evidencia un estudio de Corinne Moss-Racusin publicado hace un mes en la revista PNAS.

En el estudio, 127 profesores de física, química y biología vinculados a universidades norteamericanas de renombre recibieron la tarea de evaluar la hoja de vida de un aspirante a un trabajo como asistente de laboratorio. Aunque la hoja de vida era siempre la misma, el nombre del aspirante cambiaba de evaluador a evaluador. A veces era John y otras veces Jennifer. Sorprendentemente, o tal vez no tanto, Jennifer fue considerada significativamente menos competente y empleable que John. En promedio, el salario propuesto para Jennifer es más de un diez por ciento menor que el de John. La tendencia es la misma, por cierto, independiente del sexo del evaluador. La discriminación a las mujeres en ciencias, concluyó Hines tras describir los resultados de Moss-Racusin, goza de excelente salud. Confrontar y erradicar para siempre este sesgo vergonzoso debería ser uno de los objetivos prioritarios de la comunidad académica.

http://finiterank.com/notas

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 10/20/2012 - 20:37
La discriminación más fuerte es la cultural. Un 10% en diferencia salarial, no es nada comparado con lo que ocurre en otros ámbitos. De hecho, como sucede con esta columna habitualmente mala, no se nos dice si ese 10% de diferencia está cubierto por el margen de error. Además, debo decirle que a la mayoría de científicos les interesa más bien poco los cargos administrativos, puesto que quitan valioso tiempo para realizar las investigaciones.
Opinión por:

Xavierten

Sab, 10/20/2012 - 08:35
Habló de hormonas, diferencias neurológicas y discriminación laboral por sexo. Los tres temas son igual de interesantes. Habría sido mejor que se hubiera enfocado en uno (el último, que parece ser el que más le interesa al columnista) y esbozar la razón para que ese sesgo exista en ambos sexos, así esta sería una columna de opinión.
Opinión por:

Calvin y Hobbes

Vie, 10/19/2012 - 23:49
En algún momento, Psicologos evolutivos como Pinker habian sostenido que existían diferencias en los roles que podían desempeñar las mujeres y los hombres y que esa era una de las razones por las cuales en el mundo de las ciencias el numero de mujeres y hombres era diferentes. Sin embargo después de leer el articulo publicado publicado en PNAS Vol 109 Nº 41 parece que es mas una cuestión de prejuicios por parte de los mismos científicos. Las gráficas del articulo hablan por si solas.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio