Piedad Bonnett 29 Ene 2012 - 1:00 am

De lo que se extingue

Piedad Bonnett

"Todos los días del mundo/ algo hermoso termina", escribe el poeta checo Jaroslav Seifert.

Por: Piedad Bonnett
  • 64Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-se-extingue-columna-323462
    http://www.elespectador.com/opinion/de-se-extingue-columna-323462
  • 0
insertar

Piedad Bonnett

En efecto, cada tanto muere un arrecife de coral, se agota un bosque, o una estrella da paso a un agujero negro. Cada hora desaparecen tres especies de flora y fauna y cada dos semanas se extingue una lengua para siempre. En este mismo momento miles de relaciones que fueron excelentes se rompen, cientos de viajes extraordinarios terminan.

El proceso de extinción de costumbres, dichos, nombres y objetos es continuo. Muchas cosas que conocimos en nuestra infancia o en nuestra adolescencia han desaparecido o van desapareciendo, algunas veces para nuestra fortuna: ya las señoras no usan enaguas, ni los hombres pañuelo o zapatones para la lluvia. Desaparecieron el esténcil, el radio transistor y los pisacorbatas. Y numerosas palabras del habla cotidiana también van cayendo en desuso y finalmente mueren. Si usted dice taburete, opina que ese vendedor es una posma o pide que le traigan la comida en el azafate, es que tiene más de cincuenta años. Y no le pida a sus empleados que se sienten en corro porque lo van a mirar con extrañeza.

Pues bien: me parece que esa misma suerte le espera al punto y coma. Sí, al efectivo punto y coma, que nos salva de la escritura telegráfica que implican las frases muy cortas o de la confusión que muchas veces resulta de usar sólo comas en una oración. A ese signo que tan bien se porta antes de un pero, de un más, del sin embargo, del por consiguiente; el que nos sirve para ligar de una manera sutil —ni tanto ni tan poco— una idea con otra; el que enriquece los ritmos de las oraciones.

Comencé a notar su desaparición mientras leía los textos de mis alumnos, la mayoría de los cuales jamás ha reparado en su existencia. Pero como escribir bien no es hoy por hoy algo corriente en los estudiantes, me fui a indagar en periódicos y revistas. Comprobé, con cierta alarma, que una gran mayoría de cronistas o columnistas jamás acude a su ayuda y que en los espacios dedicados a las noticias no se le ve por ninguna parte. Bueno, el periodismo casi siempre va de prisa. Entonces fui a mi biblioteca y abrí algunos libros al azar. Empecé por los novelistas: allí está en Piglia, en Borges —por supuesto— y en el gramático Fernando Vallejo. Como no lo encontré por ninguna parte en Vila-Matas ni en Saramago ni en el joven Zambra, me dije que quizá en estos creadores de ficción su omisión sería una cuestión de estilo. Entonces corrí a consultar a los ensayistas: al fin y al cabo es en trabajos argumentativos donde el punto y coma resulta más útil. Mi primer descubrimiento me puso a temblar: en La tentación de lo imposible, de Mario Vargas Llosa, ¡no hay ni un solo punto y coma! Tampoco en ese enamorado de las palabras que es Alex Grijelmo, ni en otros de cuyo nombre no quiero acordarme.

Mi breve pesquisa me hace pensar que estamos ante un signo, si no amenazado de muerte inmediata, sí debilitado y condenado a la extinción. Algunos dirán que más se perdió en la guerra. Yo me duelo. En un mundo que tiende a la rotundidad y la simplicidad del blanco y negro, ese pequeño alfil de la lengua castellana, de uso tan subjetivo, siempre ha cumplido el humilde pero importante papel de poner el matiz, marcar los grises.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Gobierno de EE.UU. reconocerá matrimonios gay en otros seis estados
  • Brillante actuación de James Rodríguez en su primer clásico
  • Elton John y John Kerry firman un acuerdo para luchar contra el sida

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

mavibare

Dom, 09/02/2012 - 00:31
La escritura es una actividad de gran complejiadad; la puntuación es sumamente dificil, es algo que no obedece al ritmo o musicalidad del texto; sino que es un asunto de lógica, he allí su dificultad.
Opinión por:

schachmatt

Lun, 01/30/2012 - 07:30
Curioso. Al parecer la desaparición del punto y coma se debe, como diría un economista, a la escasez de demanda. Para la muestra basta ver las estadísticas de este artículo: 31 comas, 26 puntos, cuatro guiones, dos comillas y...un punto y coma.
Opinión por:

darojas53

Dom, 02/26/2012 - 21:26
Buena estadística; muestra que el punto y coma marca los grises.
Opinión por:

Salomon Brunetti

Dom, 01/29/2012 - 20:31
Muy buena, poeta; hay que reaprender el punto y coma. Y será un placer grande seguir leyéndola en estas páginas. Felicitaciones.
Opinión por:

usacabeza

Dom, 01/29/2012 - 10:31
Yo me duelo no solo del punto y coma, sino también de la jofaina.
Opinión por:

Trancos

Dom, 01/29/2012 - 07:49
Profesora Piedad, no tuve la fortuna de ser su alumno, que sin duda, mucha "jugo" le habría sacado sus enseñanazas; yo si lo uso y mucho, auncuando creo que no con el carácter preciso que Ud., le da. Su texto enanltece lo cotidano, lo que extrañaremos cuando se vaya o desaparezca. Gracias.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio