Publicidad
Klaus Ziegler 7 Nov 2012 - 11:00 pm

De Sepúlveda a Savater

Klaus Ziegler

Hace más de cinco siglos, Juan Ginés de Sepúlveda defendió las atrocidades de los conquistadores españoles en el Nuevo Mundo poniendo en tela de juicio la condición humana de sus habitantes.

Por: Klaus Ziegler
  • 65Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-sepulveda-savater-columna-385704
    http://tinyurl.com/b6xqapv
  • 0
insertar

Ahora Fernando Savater intenta defender las corridas de toros con argumentos que llenarían de orgullo a su predecesor. La premisa es casi idéntica: los animales, como los “aborígenes salvajes”, no poseen ningún estatus moral. Dice Savater: “Quien se complace en el sufrimiento de los animales no viola una obligación moral con ellos, que no existe, sino que renuncia a su propio perfeccionamiento moral y se predispone a ejercer malevolencia contra sus semejantes, con quien sí que tiene deberes éticos”.

¿Pretende acaso convencernos de que existe un axioma de la filosofía moral del cual se infiere que solo los humanos pueden ser objeto de consideraciones éticas? Invocando una norma igualmente caprichosa podríamos suponer que solo quien posee alma es susceptible de compasión, como pretendía Sepúlveda. Savater se limita a invocar un principio conveniente a su causa como si se tratara de una verdad incuestionable. Su argumento no demuestra nada, excepto, tal vez, que al apoyar la crueldad contra los toros el autor ha renunciado a su propia “perfección moral”.

En una de sus más célebres apologías de la barbarie taurina, “Tauroética”, Savater recurre al mismo artificio para negarle derechos a otros seres vivos, cuando afirma: "El titular de un derecho debe de (sic) ser consciente de ello, algo imposible en los animales”. El autor tendrá que explicarnos si los niños pequeños o las personas con graves discapacidades cognitivas también carecen de derechos, pues igualmente ignoran que los tienen. Y semejante majadería se presenta bajo la apariencia de un argumento docto.

Savater razona como lo haría un escolástico medieval embebido en la tradición judeocristiana, en la cual los animales son considerados meros instrumentos para la satisfacción de las necesidades humanas. Pero no todas las sociedades han caído en la trampa del antropocentrismo. En el budismo y el jainismo, para dar un ejemplo, la compasión hacia todo ser vivo es el principio fundamental de la ética. Hay que ser un bárbaro (la expresión es suya) para pensar que los animales no pueden ser objeto de compasión, cuando de hecho la mayoría de las legislaciones del mundo reconocen sus derechos. De ahí que prohíban las corridas. En el Reino Unido, por ejemplo, se castiga con cárcel toda forma de tortura a vertebrados y cefalópodos (pulpos, calamares y sepias). Incluso en su querido país taurino, la legislación sanciona a quienes “maltrataren con ensañamiento e injustificadamente a animales domésticos causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan grave menoscabo físico…”.

No tenemos restricciones éticas hacia una piedra o hacia una bacteria. No hay nada inmoral en arrancar la maleza del jardín, pero desmembrar vivo a un perro es un acto atroz. Somos capaces de aplastar un mosquito, aunque incapaces de despanzurrar un gatito de una patada. El estatus que le conferimos a otros seres vivos dependerá de la complejidad de sus sistemas nerviosos, pues sabemos de manera intuitiva que ello corresponde a la capacidad para sentir dolor o sufrimiento.

Si un filósofo contemporáneo pretende decir algo inteligente sobre el estatus moral de otras criaturas no puede ignorar los estudios de etólogos y neurólogos sobre la manera como los animales perciben el dolor o experimentan las emociones. Hay muy buenas razones para pensar que sistemas nerviosos parecidos conduzcan a experiencias subjetivas similares. Aparte de diferencias en la corteza cerebral, compartimos con los demás mamíferos sistemas límbicos casi idénticos, de ahí que reaccionemos ante el dolor en forma semejante. En palabras del eminente neurólogo Walter Russell Brain: ''Personalmente no puedo ver la razón para concederle emociones a mis congéneres y negársela a los animales...”.

Pero a Savater la opinión de los científicos lo tiene sin cuidado. Su talante no solo es arrogante, sino también deshonesto. En una entrevista reciente con Alfredo Molano, cuando le preguntaron si las corridas son una forma de tortura, respondió: “Los taurinos no disfrutan con la tortura, si así lo hicieran iríamos a un matadero a deleitarnos”. La respuesta es un sofisma de distracción, pues se está preguntando si durante la corrida se martiriza al animal, y no si los espectadores se complacen en la crueldad. Al menos otros taurófilos, como Vargas Llosa, reconocen que “nadie que no sea un obtuso o un fanático puede negar que la fiesta de los toros, un espectáculo que alcanza a veces momentos de una indescriptible belleza e intensidad, y que tiene tras él una robusta tradición que se refleja en todas las manifestaciones de la cultura hispánica, está impregnado de violencia y de crueldad”.

Además de sofista, Savater se muestra incapaz de razonar con buena lógica: a las críticas de los antitaurinos responde objetando que además de las corridas existen muchas otras formas de crueldad contra los animales, y ofrece una larga lista de ejemplos. Uno esperaría que un filósofo de profesión estuviese advertido de una falacia tan evidente, que hasta nombre propio tiene: “tu quoque”. Quien razone con un mínimo de rigor entiende que aunque el mundo esté plagado de salvajadas, ello no es justificación para otra crueldad más.

Los neurólogos han destacado el papel de las neuronas espejo en los mecanismos involucrados en la empatía, que se activan en nuestro cerebro cuando vemos a otro ser sufriendo y nos ponemos en su lugar. Esta capacidad, sin embargo, puede embotase, como le ocurre al taurófilo, capaz de presenciar el horrendo espectáculo de un toro que se ahoga en su propia sangre, mientras acaricia su mascota. Son esos mecanismos de empatía los que despertaron la indignación de miles de personas cuando un futbolista pateó salvajemente una lechuza que cayó por accidente sobre el terreno de juego. Y en España, más de medio millón de personas exigieron penas ejemplares, después de que un degenerado mutiló con una sierra eléctrica a varios perros y los dejó desangrar hasta la muerte.

Savater no parece percatarse de que el mundo ha cambiado. Las juventudes no están dispuestas a tolerar la barbarie a la cual se acostumbraron aquellos de su generación. Por fortuna, las corridas están en vía de desaparecer. En Chile se vetaron en 1823, bajo el mismo decreto que abolió la esclavitud. En Argentina están prohibidas desde 1899, y en Uruguay desde 1912. En 2010, Nicaragua aprobó una ley que no prohíbe la corrida, pero sí infligirle daño al toro. Y en mayo de 2011, los ecuatorianos decidieron acabarlas a través de un referendo. Es cuestión de tiempo para que el círculo de la compasión siga extendiéndose hasta que llegue a su lógica conclusión, es decir, hasta que abarque a todas las criaturas capaces de sufrir, como expresó alguna vez Darwin.

Prácticas atroces como la esclavitud perduraron hasta épocas recientes, y no fueron pocos los filósofos que en su momento las favorecieron (Aristóteles y Tomás de Aquino, entre otros). Podemos estar seguros de que en pocos años, Savater y otros apologistas del sanguinario espectáculo de los toros serán vistos con la misma indignación que hoy despertaría un esclavista, y con la misma repugnancia que produce el discurso de un racista o de un homófobo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 61
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Maduro pide hacer revisión de relaciones con España
  • Farc colocaron explosivo a pocos metros de una escuela en La Uribe, Meta

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
61
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

andamu

Vie, 12/21/2012 - 11:36
Savater, Vargas Llosa y el mismísimo Alfredo Molano pertenecen a la vetusta y rancia estirpe de hispanistas que apoyan la barbarie vistiéndola de cultura y estética. Felicito a los legisladores y al pueblo de Chile por haber abolido las corridas a la par con la esclavitud, hacia 1823. Nuestros regeneradores, sesudos hispanistas católicos, jamás se atrevieron a tocar estas prácticas tan poco cristianas. Felicito al columnista, porque en estos temas una sociedad que se repute moderna debe mostrarse radical y beligerante.
Opinión por:

jakemate

Jue, 11/15/2012 - 18:52
Mi abuela nos repetía: "nunca te fíes de un bisojo, que te engaña o te da enojo" ¿Y qué decir cuando el estrábico está desdoblado en filósofo, tratadista de ética y taurófilo? Como filósofo, liviano e intrascendente, como hombre ético, de la misma ética de José Luis López Aranguren, que escribía su monumental tratado mientras fungía como agente franquista de espionaje contra sus propios colegas de cátedra universitaria, y como taurófilo, carnicero y sanguinario. Deberían aplicarle el mismo tratamiento de toro que le aplican a un personaje de uno de los cuentos de Rulfo, con banderillas y todo, a ver si el toro no siente.
Opinión por:

jatodriza

Vie, 11/09/2012 - 20:40
Felicitaciones por su columna señor Ziegler. Quisera agregar dos citas, una de Arthur Shopenhauer: "cuando el hombre aprenda a respetar incluso al ser mas pequeño de la naturaleza, sea animal o vegetal, nadie tendra que enseñarle a amar a sus semejantes. La compasion por los animales esta intimamente ligada a la bondad de caracter y se puede asegurar que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona". Y la segunda de Mahatma Gandhi : "Un pais, una civilizacion se pueden juzgar por la forma en que trata a sus animales".
Opinión por:

manamuisca

Jue, 11/08/2012 - 23:09
DE TAURINÓFOBOS O LA MISERIA DE LA FILOSOFÍA tanto el columnista como la mayoria de sus acólitos comentarios parecen desconocer las nociones de derecho y de moral, si bien es cierto que debe haber una regulación que tienda a la protección animal esto es sólo por que a largo plazo mantiene un equilibrio ambiental físico de supervivencia cultural del ser humano, es decir el derecho medio ambiental no lo es para tódo ser vivo sino para el ser humano, de lo contrario estaríamos inhabilitados hasta para matar una cucaracha, un ratón o un bicho , o quiza´s tendriamos que medir los peligros para responsabilizar al vencedor dentro de la contienda para compensar daños y perjuicios emergentes, y que tal que gane el animal no humano quien respondería. El ejemplo de la niña desconoce a Kolhberg
Opinión por:

strangeitude

Jue, 11/08/2012 - 21:49
Excelente respuesta a los comentarios imbeciles e ignorantes de Savater y Molano. Lastima que El Espectador no le haya dando el mismo despliegue.
Opinión por:

Xavierten

Jue, 11/08/2012 - 21:23
Excelente columna. De hecho, resume los puntos de vista de todos los foristas que opinaron sobre la entrevista a Savater.
Opinión por:

elmonpa

Jue, 11/08/2012 - 18:18
Felicitaciones por su columna doctor ZIEGLER ,esto demuestra que usted es un hombre compresivo y compasivo no solo con el ser humano sino con los animales cosa que no sucede con SAVATER y ALFREDO MOLANO este ultimo un intelectual colombiano que ha sufrido en carne propia la crueldad del regimen.
Opinión por:

EGD

Jue, 11/08/2012 - 16:50
" Quien se complace con el sufrimento de los animales no viola una obligación con ellos". Es posible amigo Sabater, pero lo aberrante del asunto no es solamente "con el sufrimiento de los animales", la aberración es que haya seres humanos civilizados que disfruten viendo sufrir a los demás, aunque los que sufren sean animales.
Opinión por:

JuanPabloGaitan

Jue, 11/08/2012 - 16:26
Es muy reconfortante encontrar una columna tan buena y una discusion inteligente y sin insultos en un periodico colombiano.
Opinión por:

nifnar

Jue, 11/08/2012 - 15:58
que buen articulo, quise escribir algo a la entrevista de savater, pero desafortunadamente no pude ingresar ese día, pero con esto esta dicho todo, tanto cientifica como moralmente, que viva la vida
Opinión por:

fvillar

Jue, 11/08/2012 - 15:57
Realmente disfruté la lectura de esta columna. Leí argumentos sustentados y sensatos. Me gustaría leer la respuesta de Savater porque el argumento de las emociones puede caer ante los experimentos demostrados por la ciencia. Leo a Savater desde pequeño y le admiro mucho. Me confieso amante de la tauromaquia, tauromaquiófilo, pero también confieso que creo que el toro sufre durante su muerte si no es certera (rara vez lo es), le duele la suerte de varas y las banderillas. Ver descabellar a toreros inexpertos se convierte en sufrimiento empático de todos los presentes. En febrero dije que esta sería mi última temporada pero no pensé que fuera por el abolicionismo... me gusta la discusiòn serena y respuetosa.. eso genera paz... sigamos conversando sobre estos temas... gracias!
Opinión por:

andamu

Vie, 12/21/2012 - 11:37
Otro hispanista.
Opinión por:

DeepField

Jue, 11/08/2012 - 14:37
Da la impresión de que el argumento de los taurófilos ha cambiado de "no es tortura sino arte" a "es tortura, ¿y qué?". Sigue siendo antipático, pero suena menos hipócrita.
Opinión por:

FÉNIX1612

Jue, 11/08/2012 - 14:33
Que decepción de texto, creí que iba a hacer un análisis más profundo de los razonamientos de Savater, pero encuentro que busca desvirtuarlos partiendo de sofismas que Savater jamás planteó, si no que usted los deduce, y les atribuye su forma de razonamiento descalificándola. Cae en el mismo artilugio que se le puede atribuir a Savater, pararse en una supuesta actitud moralizante superior. Cuando Savater dejó claro que el derecho a disentir sobre el espectáculo taurino y no considerarlo correcto, debe quedar garantizado.
Opinión por:

FÉNIX1612

Jue, 11/08/2012 - 19:30
Para nada, la columna lleva las posiciones de Savater a otras esferas creando sofismas para rebatir lo que para el autor son sofismas de Savater, y finalmente no lo logra, solo plantea su propia posición "moralizante" por sobre la de savater.
Opinión por:

solesporventanilla

Jue, 11/08/2012 - 16:23
En fin, artilugios los suyos, ya que la columa se centra en una posición calara, asumida por Savater.
Opinión por:

ovejanegra

Jue, 11/08/2012 - 13:23
El Sr. Molano, taurófilo incorregible y cristiano vergonzante, a juzgar por la entrevista, nos trae la opinión de otro taurófilo incorregible, el Sr. Savater, un charlatán que posa de filósofo, para que nos diga a quienes pensamos que las corridas de toros están mandadas a recoger, que estamos todos/as equivocados/as y que lo que diga Savater es "palabra de Dios", te alabamos Señor! Viejo criterio de autoridad! Al menos a Picasso, otro taurófilo incorregible (compatriota de Savater), uno que pintaba cuadros con el mismo frenesí con el que maltrataba a sus amigas, amigos y amantes, se le excusa el hecho de que plasmó simbólicamente en sus cuadros sobre tauromaquia, todas las violencias de origen humano, incluyendo las personales. Pero Savater, a partir de la misma experiencia, qué produce?
Opinión por:

agualongo

Jue, 11/08/2012 - 12:17
Klaus:muy bien. Savater al ser entrevistado por el taurófilo Molano, se dedicó a envilecer el oficio de la filosofía. El buen Fernando se volvió a la edad de 'oro' de la Democracia Esclavista Griega, cuna de la 'civilización' occidental. Savater rindió culto a las bestialidades de quienes siguieron construyendo 'cultura' en Roma, Hispania, Galia, Britania y Germania. Filosofía, Derecho, Ciencia y Religión se fundieron en una sola impresión: la suma de intereses de los poderosos. Si no, que lo niegue el Papa Alejandro VI. Y todo esto hoy lo vivimos y lo sufrimos. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

alejdark

Jue, 11/08/2012 - 12:12
Excelente escrito señor Ziegler. Muchas gracias. La naturaleza y sus animales le agradecen.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Jue, 11/08/2012 - 11:42
A Savater ya le dimos una muenda intelectual y ejemplar la semana pasada. Solo espero que el Sr. Molano tome nota de que los taurofilos se estan quedando solos y ojala la "fiesta brava" se acabe pronto.
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Jue, 11/08/2012 - 11:21
Por enésima vez cito a Vallejo..."No me importa si el animal es capaz de razonar, solo sé que es capaz de sufrir y, por eso, lo considero mi prójimo".
Opinión por:

usacabeza

Jue, 11/08/2012 - 09:52
No necesito que me lo diga nadie, a las doce del día es mediodía y a las doce de la noche es medianoche; la corrida de toros es una salvajada. (Pongan los elementos sobre la mesa: unas banderillas, un estoque, un toro bravo, un caballo fuerte, un torero pisando duro, una multitud enardecida, unas cadenas para arrastrar el toro, una camilla para retirar al torero, y alguien pretende adornar la mesa con una flor y anestesiarnos con música y manzanilla).
Opinión por:

contestona

Jue, 11/08/2012 - 09:43
Mi nieta de 3 años estaba dibujando unos cuadritos pequeños en un papel..al ser interrogada que hacía contestó que estaba haciendo una carta para las hormigas que se estaban entrando a la casa...en las que les decía: querida hormiga...no entres por favor a la casa porque tendría que matarte y no lo quiero hacer.... Parce ser que mi mi nieta tiene mas conocimiento y sensibilidad que el sr Savater
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 11:53
Genial. Los niños por tener una curiosidad científica innata, que después los adultos mutilan, son a menudo más sabios porque en su ingenuidad libre de prejuicios se hacen las preguntas más complejas que no se pueden responderse fácilmente. Por poner un ejemplo, Einstein se preguntaba cuando niño, cómo funcionaba una brújula (¿qué cosa misteriosa hace que siempre apunte al norte?). Los niños tienen más que enseñarnos que los propios adultos.
Opinión por:

Requeñeque

Jue, 11/08/2012 - 11:05
Que ternura...
Opinión por:

adolfo valencia

Jue, 11/08/2012 - 09:27
Que bien escribe Klaus Ziegler!
Opinión por:

ovejanegra

Jue, 11/08/2012 - 21:47
Escribe bien porque lee, investiga, piensa, analiza y aplica todo el potencial racional, científico y sensorial desarrollado por una parte ccualificada de la humanidad, para situar en perspectiva las prácticas humanas mismas, su fundamentación teórica y sus consecuencias. El Sr. Ziegler muchas veces se sobra con sus columnas y por algo es considerado dentro de los foros comoel mejor columnista de El Espectador. El tema de la tauromaquia y sus implicaciones etico-culturales ya había sido tratado por él, con excelentes argumentos, pero ahora volvió con una polémica muy acertada. Además bastante oportuna la comparación de la actitud de Savater con la de G. De Sepúlveda!!!
Opinión por:

diaverde

Jue, 11/08/2012 - 09:26
>> Brillante.
Opinión por:

sganarelle

Jue, 11/08/2012 - 08:14
El tal Savater. Toma de aquí, toma de allá, y como filósofo que dice ser no dice nada que valga la pena. Es Hegeliano, al mismo tiempo que es Schopenhauriano. Traduce a Voltaire, y escribe sobre él una novela con estilo Rousseoneano. Escribe libros sobre Nietzsche, y viene a predicar axiomas morales. Habla de cómo Aristóteles entendería la Internet. No entiende, como apunta KZ, que lo que él llama alma es en realidad un sistema nervioso. Vive, en suma, desvarándose con libros y opiniones en los que no hay una línea de pensamiento... Pero es filósofo, según él y los mismos tres gatos que le creen sus tonterías.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 08:14
Solo una cosa: la comparación de Savater con Aquino y Aristoteles está fuera de lugar. Ellos defendían una práctica que era parte fundamental del sistema económico y la sociedad en que nacieron y que en su tiempo no era criticada. Juzgar a Aquino o Aristoteles por apoyar la esclavitud es un anacronismo. El toreo por su parte es una práctica de una pequeña élite, que no es fundamental para nuestro sistema económico ni político; creo que esclavitud y toreo no son cosas equiparables, sin decir que la última sea defendible. Yo no creo que Savater y Molano sean malvados, solo que están muy apegados a una visión del mundo que a esa edad, y por más que se haya leído, no va a cambiar. Nadie quiere abandonar lo que le gusta y busca todos los argumentos para defenderlo, así se contradiga.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 08:49
Si, yo se que Aristoteles respondió a objeciones como esas, que eran minoritarias (posiblemente los "cínicos" o algún sofista, pero hasta donde se no están identificados sus contradictores); lo relevante es que como decía, la esclavitud era vital para el sostenimiento económico y político de la sociedad en que vivía, y su posición era ampliamente aceptada. Por otro lado, era una ética de guerra, pues la mayoría de esclavos eran extranjeros capturados en batalla. Aquí no ocurre nada parecido, pues el toreo no cumple ninguna función social relevante y en este caso la posición minoritaria es la de Savater.
Opinión por:

perotanelgrande

Jue, 11/08/2012 - 08:38
Aristóteles dedica una parte de sus escritos sobre política precisamente a rebatir las posturas antiesclavistas de la época, defendidas por otros filósofos que supieron reconocer, aun en aquella época, la inmoralidad que ello implicaba. De modo que sí había una defensa algo deliberada de una práctica que se percibía inmoral, y en ese sentido la comparación que hace Klaus Ziegler no es anacrónica. La mayor diferencia entre Savater y Aristóteles no esa Edisson, sino que Savater es un escritor que funge de filósofo, y finge serlo. Aristóteles…, pues bueno, nada para decir de su grandeza, excepto por sus muy conocidos errores.
Opinión por:

jose chamiza

Jue, 11/08/2012 - 08:12
Ziegler: ¿ las cucarachas y las moscas no sufren, no se angustian cuando son perseguidas y heridas..?. Por lo que yo sé los insectos no tienen sistemas limbicos parecidos a nosotros.
Opinión por:

Condoricosas

Jue, 11/08/2012 - 09:06
Se han hecho estudios que demuestran que los invertebrados levantan las patas para evitar entrar en contacto con superficies calientes, pero todavía no se sabe con certeza si se trata de una reacción al dolor o de un simple reflejo nociceptivo. Por el momento, hay consenso científico en torno a la capacidad de los mamíferos, las aves y los cefalópodos para sentir el dolor. No obstante, podemos dejar de torturar a los animales ahora, sin tener que esperar a que los científicos los sometan a terribles experimentos, o seremos como los españoles que mataban indios porque los teólogos no se habían puesto todavía de acuerdo sobre si tenían alma o no.
Opinión por:

alexander naranjo

Jue, 11/08/2012 - 07:42
Excelente, señor Klaus. Y lo peor es que Savater le gusta y cobra por posar de humanista. Creo sencillamente que el verdadero humanismo, por eso se llama humanismo, incluye aunque no parezca el respeto a todos los animales. Se le salió a Savater todo lo bárbaro de la cultura española. No se nos olvide que en dialecto napolitano para describir algo bárbaro, inhumano, salvaje, se dice ESPAÑOLI. TAL CUAL.
Opinión por:

doloresthomas

Jue, 11/08/2012 - 06:34
Touché! Como siempre, mil gracias por la inteligencia. Excelente respuesta a una triste declaración.
Opinión por:

AAlz

Jue, 11/08/2012 - 05:25
Las corridas de toros representan el síntoma de una enfermedad, para la gran mayoría es oculta, que está latente: el enorme desprecio y la indiferencia que los humanos tienen sobre los animales. Es por ello que el debate sobre la crueldad en la tauromaquia está incompleto sin hablar de consumo de alimentos de origen animal.
Opinión por:

Condoricosas

Jue, 11/08/2012 - 08:33
Estoy de acuerdo con que todos los que nos oponemos a las corridas debemos cuestionarnos también el consumo de carne. Cientos, si no miles, de reses mueren en el ruedo cada año, lo cual es escandaloso, pero ínfimo en comparación con los miles de millones de animales que son torturados y ejecutados para la producción de carne. Ser vegetariano es un acto de compasión, pero también es una postura política y de boicot contra aquellos que se lucran con el sufrimiento. http://4jinetes.blogspot.fr/2011/05/subtitulado-en-espanol-farm-to-fridge.html
Opinión por:

OZcvrvm

Jue, 11/08/2012 - 03:07
no estoy de acuerdo con la violencia gratuita. lo de los toros es sin lugar a dudas una salvajada. sin embargo prohibir las corridas por decreto es un gesto de tirania igual identico que eliminar por decreto los mataderos de todo tipo para la elaboracion de la carne. es cierto: los toros mueren victimas de un ritual brutal, pero han sido concebidos para dicha funcion desde su misma inseminacion. son una especie privilegiada, consentida, creada aposta para dicho fin. la brutalidad con la que se prepara la carne de todo tipo supera el horror de las peores peliculas. pero todo taliban que se alza para imponer su opinion a las malas (incluso con leyes ad-hoc) merece mi profundo desprecio. sobretodo si para imponerla usan una mano con el puño cerrado mientras se llenan la jeta de carne fresca
Opinión por:

Ar mareo

Jue, 11/08/2012 - 01:32
El prohibir las corridas es un paso adelante no para humanizar el toro, sino para demostrar q tan humana es la sociedad.
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 00:39
La filosofía cada vez pierde más terreno, por eso Hawking en su libro del Gran Diseño dice "La filosofía ha muerto".
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 15:38
Por otro lado el punto de Eco, muy válido, es que lo que se entiende por "realidad" es una premisa filosófica que luego se usa para hacer ciencia. Por eso mismo no puede morir la filosofía, porque la ciencia necesita definiciones filosóficas de la realidad.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 15:37
Lo de la humildad o el ego lo digo en el siguiente sentido: los científicos naturales se quejan de que la filosofía o las ciencias sociales son ensimismadas, no dialogan con ellos, pero cuando se trata de que los científicos naturales dialoguen con la filosofía y las humanidades, empiezan con afirmaciones como: "la filosofía ha muerto". Así no se puede.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 15:31
leinadsajor, su visión de la ciencia es muy optimista: claro que se hacen elecciones, los científicos deciden cual será la población del experimento, a qué datos le darán más relevancia, impondrán condiciones controladas que no tienen lugar en el mundo natural...Galileo nunca aceptó las orbitas de Kepler porque no cuadraban con su visión renacentista del círculo como figura perfecta...pero por otro lado lo que yo decía es que una cosa es descubrir que los animales tienen sistema nervioso y otra afirmar que por eso hay que respetarlos, ese último punto es una elección ética. Por otra parte, ud. supone que los filósofos solo "tienen cosas en su cabeza" como si se las imaginaran y ya, y que los científicos solo tienen hipótesis falsables y ya. Una imagen muy simplista para mi gusto.
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 14:37
Acabo de leer la columna que ud me aconsejo leer, y lo que concluyo es que Eco no pasó del primer capítulo. Yo leí el libro entero, que no es muy largo. En el libro se justifican todas las afirmaciones que Eco crítica, como si ellas no estuvieran afianzadas en la realidad. El punto del libro es que hoy en día, las cosas que no tengan un soporte científico (basado en un razonamiento lógico-inductivo), nadie debe creerlas como ciertas. Lo demás (lo no cientifico), es cuestión de gustos (la gente puede creer en lo que quiera)... Por último quería referirme a eso del EGO de los científicos al que ud alude... primero quiero decir que eso que llaman humildad está sobrevalorado, segundo que es más humilde un científico que acepta los hechos, a un filósofo que cree que la verdad está en su cabeza.
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 14:23
Lo siento Edisson, pero en la ciencia es falso que hayan "elecciones". Cuando uno está haciendo ciencia, no se apega a sus hipótesis como se los filósofos o políticos se apegan a sus ideologías (más claro ejemplo que el de Savater no se me ocurre, para el caso de los filósofos). Mire por ejemplo en esta entrevista: http://www.youtube.com/watch?v=pEIj9zcLzp0, en la que Roger Penrose le dice al periodista que ha cambiado de posición, y el periodista sorprendido le dice que esa posición Penrose la ha sostenido por más de 20 años. Otro caso lo constituyen los modelos orbitales de Keppler para el movimiento de los planetas. Lo bello de la ciencia es precisamente que no depende de nuestros anhelos individuales elegir que es lo correcto, sino de un arbitro mucho más sabio: el experimento.
Opinión por:

otrobernal

Jue, 11/08/2012 - 14:02
A mi no me cuadra mucho el enfoque de Peter Singer en esta cuestión. No sé, tal vez para los setentas estuviera bien; lo que me molesta es que hoy siga siendo el típico referente (Ziegler, por ejemplo, siempre parece irse por ese lado). Me deprime pensar que no hayan surgido enfoques alternativos en cuatro décadas. En un wikipediazo rápido encontré que hay quienes han propuesto abordar el tema desde las ideas de Amartya Sen, aunque suena raro podría constituir un marco más atractivo.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 11/08/2012 - 13:58
Yo entiendo su punto leinadsajor, pero no coincido. Creo que sin duda deben darse diálogos entre ciencia y filosofía, pero la ciencia no puede reemplazar la reflexión filosófica. Umberto Eco en una columna titulada "Filosofía, no viaje a las estrellas", y publicada en este mismo diario, argumenta de forma contundente contra la afirmación de Hawking, pues este físico también parte de postulados filosóficos. Sin duda los filósofos deben acercarse a la ciencia natural (y lo han hecho en muchos casos), pero los científicos deben bajarle un poco al ego. El mismo argumento de Ziegler, de la complejidad de los sistemas nerviosos como criterio para no hacer daño, es filosófico y no científico: describir un sistema no implica que deba respetárselo, eso es una elección ética.
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 12:07
*ha perdido!!! qué error tan terrible.
Opinión por:

leinadsajor

Jue, 11/08/2012 - 12:06
Gracias de nuevo por sus comentarios. Pero a lo que me refiero es a que la filosofía a perdido terreno porque la ciencia se lo ha ganado. Si leen la columna de KZ se darán cuenta que él apela a estudios neurocientíficos para justificar sus argumentos. Hoy en día es completamente cierto que uno puede tener principios éticos y morales basados en la razón y la ciencia, más que sólo en la especulación. Creo que la filosofía ha perdido terreno porque los filósofos se despegaron de la ciencia, cuando en épocas pasadas Filosofía y ciencia estaban unidas. La pereza de algunos y la complejidad de la ciencia han sido los detonantes para que la Filosofía desoiga lo que la ciencia tiene por decirle sobre la ética, la política y la sociedad.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio