Publicidad
Julio César Londoño 12 Jul 2013 - 11:00 pm

De Voltaire a Llinás

Julio César Londoño

Desconfiado pero curioso, el cerebro humano tiende a la experimentación. Su sed de absoluto, su afán por encontrar la teoría total, lo lleva de manera inevitable al laboratorio.

Por: Julio César Londoño
  • 66Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/de-voltaire-llinas-columna-433400
    http://tinyurl.com/q979hpj
  • 0

Esta obsesión afecta por igual a artistas y a hombres de ciencia.

Entre los experimentadores no científicos, se destaca Voltaire, que vivió siempre interesado en la ciencia, concretamente en el flogisto, una potencia, se pensaba, presente en el interior de las sustancias inflamables. Para atraparlo, Voltaire quemó tronquitos pintados de amarillo o blanco, gruesos o delgados, largos o cortos, en cajas cerradas o abiertas (¡estuvo cerca del secreto!). Los pesó antes y después de la combustión, y pesó también las cenizas, pero no pudo llegar a un resultado claro y concluyente. A veces los troncos blancos ardían mejor, a veces eran los amarillos... a veces los largos... las “leyes” que encontraba tenían vidas muy cortas. Al final escribió esta resignada proposición: “La única ley segura es que no siempre se cumplen las leyes”. (E. M. Foster, El laboratorio de Voltaire).

Wilhelm Reich, el padre de la antipsiquiatría, vivió convencido de que la masturbación, por mano propia o ajena, amorosa o mercenaria, tenía virtudes terapéuticas extraordinarias. Su bondad se evidenció cuando propuso la construcción de moteles gratuitos para estudiantes. Descubrió que la libido, los instintos y la creatividad eran apenas manifestaciones particulares de una fuerza general, la energía orgónica. En 1946 construyó un condensador, la “caja orgónica”, una especie de cabina hiperbárica “capaz de potenciar esta energía y curarlo todo, desde el cáncer hasta la impotencia”. Las autoridades de Pennsylvania lo acusaron de fraude y lo encarcelaron. Una turba puritana quemó la casa del sabio, con caja y todo, y la humanidad tuvo que esperar siglo y medio para recuperarse, parcialmente, con el viagra, de semejante pérdida (Gay Talese, La mujer de tu prójimo).

Cuando se retiró, desengañado de Hollywood, a vivir en su isla de Tetiaroa, Marlon Brando pasó muchos meses tirado en la playa. Parecía una divinidad polinesia, una ballena sagrada encallada en las arenas de la decepción. En realidad estaba diseñando unos curiosos experimentos mentales-eléctricos-orientales. Biofeedback, los llamó siguiendo el nombre sugerido por un amigo suyo, un ingeniero electrónico que le construyó un aparato que registraba la variación de la profundidad de su pensamiento (ondas alfa, theta, beta o delta) mediante unos cables que iban de las yemas de sus dedos a un osciloscopio. Brando aseguraba que podía controlar su mente a voluntad, y llegó a retar a los médicos a que le practicaran una cirugía sin anestesia. (M. Brando, Las canciones que mi madre me enseñó).

Rodolfo Llinás ha inventado 74 dispositivos para atrapar a una entidad arisca, la conciencia (prima del éter, el flogisto y la Justicia). Entre otros, ha ideado medidores de alta precisión para registrar los cambios de voltaje y de corriente eléctrica que suscita, en un punto dado del sistema neuronal, un estímulo equis. Como son cambios muy tenues (el cerebro consume unos 12 vatios por hora, la mitad del consumo de un bombillo doméstico) tienen que ser aparatos muy sensibles. El más conocido es el magneto-encefalógrafo, un prodigio nanotecnológico —96 microelectrodos en un milímetro cúbico— capaz de medir la actividad nerviosa del cerebro de un pájaro dormido. (J. C. Londoño, Nuestros ídolos).

Amo a los médicos. Hace quinientos años trepanaron miles de cráneos en busca de “la piedra de la locura”. Luego inventaron el inconsciente y otros fantasmas. ¡Ahora quieren fotografiarlos!

  • Julio César Londoño | Elespectador.com

  • 0
  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Defensor apoya adopción de parejas del mismo sexo
  • No puedo confiarme: Nairo Quintana
  • Bus del SITP chocó contra un hotel en el occidente de Bogotá

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Jotaria

Sab, 07/13/2013 - 11:42
Al salvajismo y la bestialismo del citado antisiquiatra, lo hubiese salvado inventar la cura contra la resaca mediante el simple expediente del vómito. Confiemos que los experimentos del Dr. Llinás resulten mejor que los del descreído Voltaire.
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Sab, 07/13/2013 - 11:10
No me equivoco cuando digo que después de Ziegler... Julio Cesar.
Opinión por:

laurika

Sab, 07/13/2013 - 11:02
Salud maestro, aunque ud. puede estar yendo como el cangrejo:deparatras, porque la fìsica y por ende la neurologìa cada vez tienden a ser menos fìsicas,y por ende, la mente tiende a ser menos mente, una incertidumbre tal que toca con el lìmite de nuestra conciencia.Ahì està el buzòn de jiguins.OK.
Opinión por:

alekos

Sab, 07/13/2013 - 10:24
Muy buena columna: describió muy bien la hibris de Llinás!!!
Opinión por:

Relator

Sab, 07/13/2013 - 10:06
Este palmiranillo debe fabricar un cuento S.F. que estuvo paseando en la superficie de Marte.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 07/13/2013 - 09:39
Llinás está a años luz de Uribe respecto a inteligencia y humanidad.- Uribe es un insecto al pie de Llinás.- Sin embargo, el paraco llegó a ser considerado el mejor Colombiano en los últimos 200 años.-
Opinión por:

Relator

Sab, 07/13/2013 - 10:07
Naciste con mentalidad de bestia africana.
Opinión por:

dalilo

Sab, 07/13/2013 - 06:37
El cerebro del enano del paraiso fiscal no tiene conciencia, por lo tanto consume menos energia.
Opinión por:

Relator

Sab, 07/13/2013 - 10:04
Dalila, la enana sos vos, loca maldinga.
Opinión por:

Relator

Sab, 07/13/2013 - 04:52
Chulio Chésar es pajarillero googlerino de mala greña palmirana.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 07/13/2013 - 01:46
[II de II] 7 y 8. Fue «en 1940», no «En 1946», que Reich creó el «acumulador de energía orgónica», mejor que la «caja orgónica». 9. Reich fue arrestado, procesado y condenado en Lewisburg, que es una ciudad de Pensilvania, y allí murió encarcelado antes de apelar su sentencia: nadie más ni nadie menos que el terrible senador Joseph McCarthy fue su enemigo instigador. 10. No hubo «que esperar siglo y medio», sino medio siglo (en años redondos). Y marros más.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 07/13/2013 - 01:48
Ah, ¿ya dejó de acosar sexualmente a las lindas chicas palmiranas? Pregunto, aunque algún forista considere impertinente la pregunta.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 07/13/2013 - 01:45
[I de II] 1. Faltó «coma» después de «desconfiado», es decir, antes de la conjunción adversativa «pero». 2. Lo que dijo en el primer párrafo se predica del hombre o humano como ser integral, más que del «cerebro humano». 3. Sobró la coma después de «científicos». 3. Debió escribir «Las “leyes”», con mayúscula. 4 y 5. De Wilhelm Reich, más que “padre de la antipsiquiatría” ?mejor “antisiquiatría”, pues la “p” de “psiquiatría” es antigualla?, debió mencionar que, junto a Alfred Kinsey, es padre de la sexualidad, pues fue al tópico sexológico de Reich al que se refirió en la columna; ambos, Kinsey (1894-1956) y Reich (1897-1957) fueron totalmente contemporáneos. 6. Mejor «Pensilvania» que «Pennsylvania».
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio