Publicidad
Diego Aristizábal 18 Nov 2012 - 11:00 pm

Dejar de escribir

Diego Aristizábal

Anthony Burgess decía que si tuviera suficiente dinero, dejaría de escribir mañana mismo.

Por: Diego Aristizábal
  • 63Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/dejar-de-escribir-columna-387726
    http://tinyurl.com/bmz2h52
  • 0
insertar

Georges Simenon afirmó que la literatura no es una profesión sino una vocación de infelicidad. Borges, el lector eterno, no podía vivir sin escribir porque si no escribía sentía una especie de remordimiento. Primo Levi se hizo escritor porque tenía un deseo intenso de comprender el mundo. Faulkner, después de desempeñarse en diferentes oficios, decidió escribir porque las rutinas de Sherwood Anderson, su maestro, lo encantaron: caminar por las tardes y hablar con la gente, beberse una o dos botellas de whisky por las noches y encerrarse a escribir cada mañana.

Todos los escritores tienen una razón para escribir; tal vez por eso en las entrevistas no faltan las preguntas que indagan sobre cómo sucede este acto. Sin embargo, a pesar de que hay escritores que sienten que la escritura es su vida, de que no podrían hacer otra cosa, de repente deciden no escribir más.
Enrique Vila-Matas, amparado en la figura de Bartleby, el oficinista de Melville que dice siempre: “Preferiría no hacerlo”, escribió un libro interesante sobre aquellos que dejaron de escribir o simplemente les resultó imposible asir la historia que persiguieron toda su vida hasta que la escritura terminó por volverse un asunto eternamente pendiente. La lista es larga, “Bartleby y compañía” recorre algunos de estos casos en los cuales no están, por supuesto, los dos más recientes.

En las últimas semanas Philip Roth e Imre Kertész anunciaron que ya no volverán a escribir más. El primero justificó su decisión afirmando que ya no siente el mismo fanatismo que sentía antes por escribir y esto se confirmó a través de una nota que publicó The New York Times el fin de semana en la cual cita un post-it que tiene Roth pegado en su computador: "La lucha con la escritura ha terminado”. La frase no puede ser más diciente. Por su parte Kertész, sobreviviente de Auschwitz y Buchenwald, le dijo a un portal informativo húngaro que tomó su decisión en vista de que su obra, que está relacionada con el Holocausto, ha concluido para él.

Aunque algunos piensan que detrás de ambas declaraciones puede haber una estrategia comercial, lo único que yo veo en estas declaraciones es coherencia con la escritura. Se escribe porque hay una necesidad incontrolable de decir algo; por eso cuando se dice todo lo que se tiene que decir lo mejor es callar. No como muchos escritores de pacotilla que balbucean sin necesidad, que publican y publican libros inútiles que ya no satisfacen un deseo interior sino un contrato editorial.

Escribir es un acto hermoso y honesto. Al principio, a nadie más que al escritor le importa. Pocos saben de su lucha con la escritura, nadie depende de una obra que no existe. Un escritor está hecho de soledades que luego se vuelven la compañía de otros. Por eso cuando un gran escritor decide no volver a escribir a los lectores no nos queda más remedio que refugiarnos, agradecidos, en las maravillosas páginas que fueron. Roth y Kertész, con lo que escribieron, ya justificaron su existencia. 

desdeelcuarto@gmail.com /@d_aristizabal

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Empezó el Clásico RCN de los escarabajos
  • Cerca del 80% de los hurtos en Antioquia se efectúan con armas de juguete

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

carimagua

Lun, 11/19/2012 - 14:35
MEJOR CALLO: como ya lo he dicho todo y no tengo más para agregar, callo. No quiero escribir sandeces anodinas para extender mi fama allende las fronteras. La gente que me conoce sabe que soy un completo aparecido; y yo mismo sé que dentro de mi existe mi doble, un fantasma que busca su numen para dejar un mensaje fecundo a la humanidad. Como no lo encontré prefiero ser honesto y entrar en huelga hasta el final de mis siglos...
Opinión por:

Amonoi

Lun, 11/19/2012 - 10:51
No coincido con la apreciación de que todo autor tiene una razón para escribir. ¿Por qué ha de tenerla? La racionalidad siempre nos hace cuestionarnos acerca de los actos de los demás, la influencia de las máquinas en la vida diaria nos llevan a ver todo de manera mecánica, y entonces detrás de cada efecto sospechamos una causa. Hay otras corrientes diferentes a la causalidad y quizá todos estemos inmersas en ellas. Nuestra racionalidad es limitada pero queremos hacerla infinita, pues con ella nos diferenciamos del "bruto", del animal. Quizá el aleteo de un hada en la quinta dimensión es la que inspira a un autor a escribir sus relatos, o quizá sea el bramido de un demonio en su propio interior es que le hace lanzar el fuego de la palabra. Todo esta entrelazado, no somos seres aislados.
Opinión por:

Alfredo O

Lun, 11/19/2012 - 08:24
¿En Colombia existe el cartel de las publicaciones universitarias fraudulentas? ¿Existe la modalidad de carrusel mafioso de las publicaciones docentes? ¿ Por qué directivos y docentes universitarios, de la noche a la mañana, figuran como "autores" de consecutivas y numerosas obras, artículos, ensayos, etc? ¿Existe alguna relación entre mediocridad, deshonestidad, ambición de puntaje en el escalafón docente y publicaciones universitarias fraudulentas? En el portal www.plagiosos.org se denuncia, con pruebas irrefutables, el posible plagio múltiple en los libros "Agroecología" (Práger y otros, 2002) y "Agricultura y ambiente" (Práger y Escobar, 2003) publicados por la Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira. Visite www.plagiosos.org y los Face del Grupo Plagiosos y Son Plagiosos
Opinión por:

Alfredo O

Lun, 11/19/2012 - 07:58
Escribir es un acto de entrega, devoción, que alimenta la mística. Otros lo hacen por mástica, ambición y voracidad, voracidad individual, tanta, que con facilidad, mucha, incurren en deshonestidad y delito. Es el caso de las publicaciones universitarias fraudulentas. "Docentes" que, ante la carencia de mística, y ante el deslumbrante, para ellos, puntaje en el escalafón que otorga cada publicación, optan por contratar a "autores fantasmas" para que escriban, y ellos, los docentes, hacen el trámite y ponen su buen nombre, su firma, bajo documentos que desconocen. Así nacen varias publicaciones con las que se "educan" nuevos profesionales. Los "autores fantasmas" también les hacen trampa: plagian. Estos "docentes", "autores" mediocres, además se hacen plagiarios. Visite: www.plagiosos.org
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Lun, 11/19/2012 - 04:44
Tal cual. Soy cocinera y siento igual que Burgess; si no cocino, siento remordimiento. Al final del día somos artistas.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/19/2012 - 04:39
No le puedo decir que el tema no es de mi apropiado recibo...es: ¡supremamente de mi gusto!sumercé, hace un recorrido agradable por la vida de escritores notables; pero le digo una cosa: me huele a algo raro, como si usted viviera en un mundo diferente al de nosotros sus mortales nacionales...¿será que ese ordenamiento investigativo lo leíste en alguna revista de por allá a lo bien lejos?...vamos a ver qué dicen los que saben de estas cosas y que no se han endespertado todavía, ojo pués.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio