Publicidad
Mauricio Botero Caicedo 22 Dic 2012 - 11:00 pm

Dependientes e inseguros

Mauricio Botero Caicedo

No puedo ocultar que me sigue sorprendiendo el ¿por qué parte importante del país sigue sin asimilar el radical cambio demográfico y económico de Colombia en los últimos 50 años?

Por: Mauricio Botero Caicedo
  • 23Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/dependientes-e-inseguros-columna-393829
    http://tinyurl.com/cbkmnjo
  • 0
insertar

De ser un país eminentemente rural, en donde el 80% de los colombianos vivía en el campo (y solo el 20% en las urbes), la proporción se invirtió y Colombia, con el 80% de la población en las ciudades, pasó a ser una nación urbana. En su estructura económica el cambio ha sido aun más radical: hace 50 años el expresidente Misael Pastrana afirmaba que “Colombia era café o no era”. Hoy la totalidad del sector agropecuario no representa más del 8% del PIB. Siguiendo las tendencias demográficas, entre 2020 y 2030 el 90% de los colombianos serán citadinos. Bajo el prisma de un país predominantemente urbano, el planteamiento de las Farc de que el destino de Colombia depende de solucionar el problema de la tierra es de una simpleza sin precedentes. Mientras no nos demos cuenta de que los grandes retos del país en cuanto a generación de empleo y de riqueza, de salud, de educación y de bienestar están es en las ciudades y no en el campo, jamás vamos a salir de la perversa espiral que tiene atrapado al país en la pobreza.

Las Farc y sus ideólogos, a grito herido, reclaman “soberanía alimentaria” y “seguridad alimentaria”. Pero ¿qué exactamente quiere decir “soberanía alimentaria” y “seguridad alimentaria”? Se entiende como “soberanía alimentaria” la facultad de cada pueblo para definir sus propias políticas agrarias y alimentarias de acuerdo con objetivos de desarrollo sostenible y seguridad alimentaria. A su vez, “seguridad alimentaria” se refiere es a la disponibilidad de alimentos. Los fanáticos del modelo de “soberanía alimentaria” rechazan que el suministro de alimentos (seguridad alimentaria) dependa de la importación de alimentos de otros países; e igualmente desestiman que los productos alimentarios del país tengan un destino diferente del de alimentar la población nacional. En pocas palabras, para las Farc la “soberanía alimentaria” y la “seguridad alimentaria” no son otra cosa que una “autarquía alimentaria” donde se desconocen las ventajas competitivas y comparativas que tienen las naciones en la producción de alimentos.

Para entender las implicaciones de imponer el modelo agrícola fariano, es indispensable situarnos en la Colombia de 2020: de los 55 millones de habitantes, sólo cinco millones vivirán en el campo. Y si hoy importamos nueve millones de toneladas de granos a un costo de 7 mil millones de dólares, para 2020 estaremos importando entre 18 y 22 millones de toneladas de grano a un costo entre los 14 mil y 18 mil millones de dólares. (Esta proyección se basa en extrapolar el crecimiento del poder adquisitivo de la clase media, siendo muy probable que para 2020 el ingreso per cápita, en vez de los 8.000 dólares de hoy, sea 14 mil dólares). El adecuar una hectárea para la siembra de granos, incluyendo la infraestructura como las vías y los drenajes; las cadenas de silos y de graneros; y los terminales de carga, implica una inversión de 8 a 10 mil dólares por hectárea. Entonces si asumimos que se trata de adecuar 4 a 5 millones de hectáreas, la descomunal cifra que requiere invertir el Gobierno está entre los 40 y 50 mil millones de dólares, la totalidad de recaudos fiscales anuales del Estado.

Como no es ni realista que las ‘reservas campesinas’ que proponen los ideólogos de la guerrilla logren a costos competitivos producir ni una mínima porción del trigo, del maíz o de la soya que vamos a requerir, necesariamente, en vez de ‘soberanos’, seremos cada día más dependientes; y en vez de tener ‘seguridad’, cada vez tendremos más inseguridad. Lo que el Gobierno vigorosamente debe perseguir son las 4 o 5 millones de hectáreas arrebatadas por los grupos ilegales. De eso hablaremos en el próximo artículo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cómo hacer (o no hacer) el Metro
  • Uribe desmintió convenio en su gobierno para “congraciarse” con las Farc
  • Robo de vehículos y celulares, delitos que más afectan a las personas

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio