Publicidad
Yesid Reyes Alvarado 31 Ene 2013 - 11:00 pm

Derecho penal y medios de comunicación

Yesid Reyes Alvarado

El especial interés que algunos medios de comunicación han prestado a la investigación penal que se adelanta por la muerte del estudiante Colmenares ha revivido el debate sobre el papel que debe jugar la prensa en estos casos.

Por: Yesid Reyes Alvarado
  • 17Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/derecho-penal-y-medios-de-comunicacion-columna-402250
    http://tinyurl.com/aje6mt7
  • 0

Para algunos esta situación es producto del sistema adversarial, que habría permitido la entrada de cualquier persona a los juicios; lo cierto es que en el Código de Procedimiento Penal anterior ya estaba previsto que toda la etapa de juzgamiento posterior a la acusación de la Fiscalía debía hacerse ante un juez y en audiencias abiertas al público; en los años cuarenta, Jorge Eliécer Gaitán alcanzó una considerable fama como abogado penalista, en buena parte gracias a que sus exitosas intervenciones eran transmitidas por la radio.

Para otros el problema radica en la libertad que los medios tienen para ocuparse de temas que están siendo objeto de análisis jurídico y proponen restringir su acceso a esa información. Lo primero que sobre este punto debe decirse es que la publicidad de los juicios penales es garantía de transparencia y, por consiguiente, constituye un valioso elemento para mantener la confianza en el aparato judicial. Sin embargo, es indiscutible que si no hay sigilo en las actividades de investigación, los delincuentes estarían al tanto de ellas y tendrían más posibilidades de evadir la acción de la justicia. Por eso en el procedimiento anterior existía la denominada reserva del sumario, para permitir que, hasta el momento en que una persona fuera llevada a juicio, solo las partes pudieran tener conocimiento de las pesquisas que adelantaba la Fiscalía.

En el actual sistema, caracterizado por una confrontación de los sujetos procesales ante un juez imparcial, la recolección de evidencias es una labor desarrollada de manera independiente por cada una de ellas, de manera tal que mientras el fiscal busca elementos para respaldar su postura, la defensa hace otro tanto para soportar la suya. Como cada uno de ellos es dueño de su material probatorio y no tiene obligación de compartirlo antes del juicio, la reserva sumarial perdió su razón de ser. Actualmente, fiscales y defensores pueden decidir autónomamente si revelan sus estrategias de defensa y sus pruebas, o si las mantienen en secreto hasta la etapa de juzgamiento. Si optan por no desvelar esos detalles, las probabilidades de anticipar mediáticamente un juicio de responsabilidad se verán notablemente reducidas, porque ellos son la principal fuente de información de la prensa.

Lo que ocurre es que, a veces, parte de la táctica procesal puede ser la divulgación anticipada, completa o fragmentada de testimonios o documentos recopilados, en cuyo caso la prensa es utilizada como instrumento. Como en esos casos el control de la información está en manos de los sujetos procesales, la única limitación válida que podría imponerse a los medios, por razones de seguridad de testigos, abogados, fiscales y jueces, es no transmitir imágenes de las audiencias. Otra cosa es que el periodista siempre deba tener el criterio necesario para abstenerse de divulgar información que pueda entorpecer la labor de la justicia.

  • Yesid Reyes Alvarado | Elespectador.com

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Jóvenes de EE.UU. crean aplicación para registrar y evaluar trato policial
  • Falsa alarma de bomba causó conmoción en centro histórico de Cartagena

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio