Publicidad
Jaime Arocha 19 Ago 2013 - 10:00 pm

Desaprender la violencia

Jaime Arocha

Alexandra Samper recogió el testimonio de Guillermo Cortés sobre su secuestro por parte de las Farc. Apareció en el número 143 de El Malpensante, resaltando además la creación, adquisición y refuerzo de hábitos físicos y mentales para el combate y la clandestinidad.

Por: Jaime Arocha
  • 50Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/desaprender-violencia-columna-440964
    http://tinyurl.com/mrqh4jl
  • 0

En inglés se usa la palabra drill —‘troquelar’— para dar cuenta de aquella pedagogía militar que es objeto del documental que Carlos Duarte y Carlos Cárdenas titularon Fusiles de madera. Narra la formación que ideó el Eln para que sus reclutas ascendieran del tallado y uso de armas de palo a la adquisición del primer fusil y del nombre que de ahí en adelante los identificaba como guerrilleros. Gracias a la sacralización diaria de Manuel Pérez, Camilo Torres y demás fundadores, los guerreros en formación racionalizaban la degradación mental y emocional del adversario; se apropiaban de la semántica que legitima el secuestro como retención, de la automaticidad de la respuesta armada o del acatamiento incuestionado de órdenes provenientes de la cadena de mando.

La lógica equivalente de las Farc naturalizó el que un hipertenso de 74 años, con insuficiencia renal, hubiera sido tratado como una mercancía cuyo valor agregado era susceptible de mejora fotografiando heridas y laceraciones, luego de resaltarlas con la sangre de un gallo. Del mismo modo normalizó las ejecuciones de quienes podían lastrar el desplazamiento de la columna: un par de ancianos asesinados dentro de una cueva y un joven guerrillero, quien penosamente se movía con una pierna gangrenada, al final, reptando sobre el tronco que formaba un puente improvisado.

Asimismo, el testimonio de La Chiva Cortés da cuenta de las raíces del trenecito camuflado que Mauricio Rubio reveló en un número anterior de esa revista (Nº 140). Lo corriente llega a consistir en penetrar a las guerrilleras sin enredarse con goces eróticos, ternuras, ni compromisos futuros. Para Cortés, la dureza del páramo contribuye a la rudeza de los guerreros con sus cartografías precisas, elaboradas trasegando por abismos, cañadas y picos elevados.

El posconflicto requiere desmantelar esos troqueles, pero los anteriores procesos de paz más bien esquivaron la pedagogía necesaria. En ausencia de estrategias educativas y psicoterapéuticas, exmilitantes como María Eugenia Vásquez han tenido que asumir la metamorfosis individualmente. Dentro de su autorreflexión y reconstrucción personal, ella constató que, entre mejor aprendidos, los mensajes se hacían menos cuestionables y por lo tanto más inaccesibles para su contradicción y desmonte. De ahí que “para vivir” hubiera sido la justificación de su libro autobiográfico —Bitácora de una militancia—. Lo escribió como medio de enfrentar la agonía que le causaba el desaprender conductas de las cuales se había apropiado para llegar a ser guerrillera del M-19. Ellas comprometían esas decisiones autónomas e individuales gracias a las cuales una antigua combatiente podría vivir en un medio no belicista, sin resolver el conflicto descalificando o silenciando al adversario. Ojalá el testimonio de La Chiva Cortés dé para pensar en transformaciones indispensables pero que poco figuran en los diálogos de La Habana.

  • Jaime Arocha | Elespectador.com

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

vhwrytfd

Mar, 08/20/2013 - 15:14
Otro que sueña con posconflictos humedos, la única manera de exterminar a los criminales de la far es a bala, lo ha de ver.
Opinión por:

luispuyana

Mar, 08/20/2013 - 06:50
DE GUATEMALA A GUATEPEOR. Si quienes están en la Habana deciden entregar las armas, recibir los 10 mil o 20 desmovilizados será otro problema pues el gobierno con su 'nuevo' modelo agrario de despojar tierras para los extranjeros NO es el camino, y peor si los millones de campesinos no logran desmontar esos 14 TLC, pues de la tierra sólo viven las lombrices, como a bien acertaron hace 20 años los dirigentes de la Unidad Cafetera, PUES EL SANTOS Y SUS URIBES CON ESOS LETALES TRATADOS VIENEN POR LA TELA, EL TELAR Y QUIEN TEJE, vienen arrasando toda la economía nacional. Luego de persistir en ese modelo neoliberal pasaran los desmovilizados de la fard de guatemala a guatepeor. Y QUIEN SI ESTÁ PREPARADOS A RECIBIRLOS ES LA SOCIEDAD CIVIL, LOS MILLONES DE FAMILIAS DEL AGRO. LUCHAN CONTRA TLC
Opinión por:

luispuyana

Mar, 08/20/2013 - 06:01
La descomposición moral de los terroristas obedece a la descomposición de sus ideales que de luchar por un pedazo de tierra se mutaron al ideal de secuestrar ciudadanos, desde los propios campesinos a los ciudadanos de la ciudad, a quienes sino secuestraban los vacunaban, usando métodos de la delincuencia común hasta convertirse en lumpen, una basura social, llegando a los más miserables métodos terroristas enumerados que llegaron a la sima, la vergüenza humana de esos métodos criminales de las minas quiebravidas. AÚN ASÍ, HAY QUE SEGUIR INSISTIENDO EN QUE DEJEN LAS ARMAS, ESA COMBINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE LUCHA, DEMOSTRÁDA POR LA MAYORÍA DE COLOMBIANOS, EN UN REPUDIO TOTAL A ESOS MÉTODOS TERRORISTAS, ES LA SANCIÓN SOCIAL LO ÚNICO QUE PODRÁ HACERLOS CAMBIAR.
Opinión por:

morenoelesceptico

Mar, 08/20/2013 - 04:20
Qué miedo produce el "postconflicto" con mas de 50 mil terroristas impunes. Por Medellín estuvo Héctor Rosada, analista político, como el pirómano de Machuca, que fue uno de los que firmó la rendición de Guatemala a la dinastía Castro, en 1.996, y soltó esta noticia: "En Guatemala la violencia no ha dejado de crecer luego de la firma del acuerdo de paz". Y eso que allá no hay tantos terroristas impunes como aquí.
Opinión por:

Contradictor

Mar, 08/20/2013 - 12:39
Este anciano hijo de puta, el único pais que le gusta es donde no haya izquierda ni libre pensadores.- Este malparidito necesita una Colombia con solo tres millones de habitantes que son los que piensan igual a él.-
Opinión por:

morenoelesceptico

Mar, 08/20/2013 - 09:13
Entonces no puede ser mas negro el panorama para nuestros pobres: los terroristas de la Izquierda los mantienen muertos de hambre para obligarlos a desfilar en las marchas y paros patrióticos, y los intelectuales justifican las masacres porque hay "desigualdad social".
Opinión por:

dalilo

Mar, 08/20/2013 - 05:48
Lo que pasa mi dragoneante Moreno, es que las condiciones de pobreza y abuso por parte de la elite no han cambiado. Los pobres en Guatemala siguen siendo pobres y mas pobres y los ricos se enriquecen mas. Entonces, la firma de un acuerdo de paz tiene que estar amarrado a un compromiso social, lo cual casi nunca se cumple porque los ricos no quieren compartir ni la mierda que expelen sus perros!!!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio