Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Desarrollo local, eco y agroturismo

Entre el 23 y el 28 de noviembre próximo se reunirá en Cartagena la Organización Mundial de Turismo. De manera paralela, el Ministerio del Ambiente, la Unidad de Parques Nacionales, el Viceministerio de Turismo, el Sena, la Universidad Externado de Colombia y Cotelco están convocando a una agenda académica para tratar temas relacionados con turismo y desarrollo sostenible en Colombia.

El encuentro será un buen momento para apoyar el desarrollo de la Red Colombiana de Turismo Sostenible y en especial a la Corporación Colombiana de Agro y Ecoturismo (Agroecotur). Esta corporación fue creada para prestar servicios turísticos desde pequeñas fincas y reservas naturales privadas. No se pretende turismo de cinco estrellas; se busca valorizar cultural y económicamente el espacio rural, con un intercambio que dé a conocer las actividades y productos locales, las costumbres y cultura campesina. Se habla de cinco espigas o cinco maíces, donde lo que hace valiosa una experiencia no es el lujo de las instalaciones, sino la calidad del intercambio cultural, de conocimiento y productos locales.

Se propone un turismo de precios accesibles, que no tenga que girar los excedentes al exterior, hecho por colombianos y para colombianos, donde los dueños y prestadores del servicio sean grupos familiares. La idea central es que el eco y agroturismo sirva de soporte para el desarrollo rural y sea una posibilidad de esparcimiento y enriquecimiento cultural para el visitante nacional o extranjero.

Al inicio, en 2002, la iniciativa se llamó Agrotur y surgió asociada a pequeñas fincas que hacían reconversión de ganadería extensiva de pasturas degradadas a sistemas silvopastoriles, con árboles en los potreros, que sirven para alimentar el ganado, dar sombra, proteger y dar nutrientes al suelo  y embellecer el paisaje. Se partió de la experiencia de Italia y España, donde hay más de 12.000 fincas en cada país asociadas a redes de agroturismo. Después de conversar con los pequeños productores ganaderos se inicio la capacitación con aquellos que mostraron interés. Al poco tiempo, se hizo evidente que para que la iniciativa tuviese éxito, se requería una oferta de hospedaje mucho mayor de la que generaban los finqueros que establecían sistemas silvopastoriles. Se identificó a Resnatur, la Red Colombiana de Reservas Naturales de la sociedad civil, que con una parte de sus más de 400 socios estaba iniciando propuestas de ecoturismo.  Se sumaron esfuerzos y se creó Agroecotur, que incluye la oferta de reservas naturales con vocación turística y fincas ganaderas con procesos de reconversión productiva y sostenibilidad ambiental y social. La dimensión de Agroecotur aún es reducida: ya funciona como operador turístico, pero sus afiliados apenas superan los 30 hostales.

Se pretende la sostenibilidad social, económica y ambiental de reservas naturales y fincas, generando ingresos complementarios para las familias propietarias y administradoras de las fincas y recursos financieros para un mejor manejo y reconversión de las reservas y fincas, que contribuyan al desarrollo de destinos turísticos y el bienestar de las comunidades locales, buscando cumplir la función social y ambiental inherente a la propiedad.

Para adelantar esta iniciativa, los oferentes locales y sus organizaciones son proveedores de servicios de destino y operan los productos turísticos. Esto exige formación de recurso humano y llenar requisitos y formalidades legales. Exige habilidades empresariales y compromiso, seleccionando de una forma natural a las personas más emprendedoras y grupos con mayor liderazgo en la comunidad. El servicio es a pequeña escala, la capacidad de alojamiento es máximo de 15 personas por hostal, variando según las características del plan, de las unidades turísticas y de los sitios a visitar. Se pretende que el propietario o el administrador de la finca o reserva esté presente. Esto aumenta la calidad, posibilita el intercambio cultural, imprime mayor identidad y asegura la prestación de un servicio más personalizado.

Ya hay plan de circuito en Amazonia, Orinoquia y zona Caribe. Observación de aves, visita a los caminos del café y plan de ganadería sostenible en zona andina y excursiones a varias reservas naturales. Es un intento de nueva ruralidad, diversificación productiva y uso multifuncional de la tierra. www.agroecotur.org es su sitio; una propuesta novedosa que podemos disfrutar y debemos apoyar.

* Economista con especialidad en manejo de recursos naturales en el Banco Mundial. Sus puntos de vista no representan ni pueden atribuirse a esa entidad.

Buscar columnista