Publicidad
Diego Aristizábal 25 Nov 2012 - 11:00 pm

La deuda con la investigación

Diego Aristizábal

Hace poco salieron los resultados de los proyectos que financiará Colciencias (convocatoria 569 de 2012).

Por: Diego Aristizábal
  • 32Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/deuda-investigacion-columna-389024
    http://tinyurl.com/c2zsuv4
  • 0
insertar

De las 1.977 propuestas recibidas, 1.434 cumplieron con los requisitos. Éstas fueron evaluadas y la lista de elegibles se depuró a 597. De ese número, según el presupuesto disponible para el año 2012, Colciencias financiará apenas 124.

De estos 124 proyectos la mayor cantidad de recursos se destinarán a los que tienen que ver con ciencia, tecnología e innovación en salud (44) y ciencias básicas (21). Las áreas que menos financiación tienen son la educación (un proyecto) y las áreas sociales y humanas (3).

Es muy triste que la inversión de este país en dichas áreas sea tan pobre porque si hay algo que necesita Colombia y su conflicto armado es profundizar en la forma como se enseña hoy, en las distintas maneras de potencializar la educación para que disminuya el conflicto y se evidencie que es a través de la educación que las regiones modifican su accionar violento y experimentan nuevas formas de vida.

Lo anterior está más que ligado a lo social y a lo humano como una forma de hacer todo lo posible para entendernos. Lo social es el mundo de la vida, de las relaciones, de aquello que nos hace seres humanos en la sociedad. No podemos entender nuestro conflicto sólo desde las matemáticas, la física o la biología, ni podemos aspirar a tener resultados exactos sobre éste; pero la educación y las ciencias sociales nos permiten interpretarlo, conocer sus diferentes aristas y posibilidades y ser menos obtusos en la comprensión del mismo. Si hay algo que aporta el interpretativismo a la investigación es el aprendizaje de que la realidad no siempre es exacta, nos muestra la complejidad del mundo, permite múltiples y diversas interpretaciones justo para enseñarnos que éste no está hecho a nuestra medida y que debemos convivir con la diversidad de pensamientos e ideas porque es eso lo que nos hace seres humanos.

Es clarísimo que al país le hace falta invertir muchísimo más en investigación y que el Gobierno todavía carece de metas ambiciosas. Todavía hablamos de investigación como la gran promotora del progreso pero la timidez presupuestal y la coherencia en el discurso dejan mucho que desear. Un país que no invierte lo suficiente en investigación, no tiene posibilidad alguna de desarrollo. Hoy tenemos universidades en donde se enseña pero no se avanza, en donde estamos estancados en repetir y repetir lo que otros han dicho, pero en donde no hay aportes nuevos al conocimiento. Sería muy bueno mirar cuántos artículos de universidades colombianas aparecen en los journal internacionales y no en publicaciones propias y en revistas que sacan las universidades para puntuar en acreditaciones, pero que no lee nadie, ni son referentes de consulta internacional en el área del conocimiento.

Quizá lo primero que se deba hacer es entender en serio para qué sirve investigar, qué significa esto y qué representa. Incluso no está de más, en ese deseo de preparar doctores, preguntarnos para qué los tendrían las universidades. Yo conozco varios que siguen cumpliendo funciones similares a cualquier docente sin doctorado; tal vez por eso pienso que este país no tiene claro qué es eso de la “investigación” y por eso estas convocatorias parecen un juego.

[email protected] /@d_aristizabal

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 22
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio