Publicidad
Jaime Arocha 22 Jul 2013 - 11:57 pm

Diablos y glifosato

Jaime Arocha

De nuevo objeto cómo la televisión estereotipa a la gente de ascendencia africana e indígena.

Por: Jaime Arocha
  • 151Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/diablos-y-glifosato-columna-435363
    http://tinyurl.com/lojzf2d
  • 0
insertar

Para la Crónica RCN del 8 de julio, Eccehomo Cetina escogió el título de “El rastro del diablo”. Buscaba explorar la supuesta posesión colectiva de 25 mujeres “en la profunda selva chocoana, cuyos nativos dicen habita el diablo” (sic). Las jóvenes son de Pie de Pató, la cabecera municipal del Alto Baudó, hacia donde el presentador navegó pontificando sobre el horror y el misterio que rodean a la gente negra: “Mientras avanzábamos por el río, una sensación de estar entrando en una tierra metafísica de temores atávicos, de pensamiento telúrico comienza a rozar cada cosa en el ambiente”.

A la búsqueda de diablos y espíritus malignos para dilucidar las convulsiones que sufrían cuatro mujeres, la gente respondía con testimonios sobre los traumas emocionales que causan la guerra y el hambre. Por unos cinco minutos las cámaras enfocaron a Bramancio Pacheco, un reconocido jaibaná o sacerdote de la gente embera. Lo convocaron para que exorcizara del cuerpo de las jóvenes a Yarú, el diablo. De manera irrespetuosa, en el programa al señor Pacheco lo ningunean mediante el apelativo de brujo, luego de haberlo buscado en Nauca, donde entrevistaron a otros indígenas sobre las posesiones diabólicas. Los emberas sí hablaron de dos niñas que se habían suicidado en los últimos meses, pero hicieron énfasis en una escasez de alimentos que les era desconocida porque ahora la comunidad no tenía qué pescar y tan sólo disponía de plátano y ají para alimentarse.

De Nauca, los cronistas de RCN pasaron a Puerto Martínez. Persistían en demostrar supersticiones posibles únicamente en una Edad Media que desacreditaban refiriéndose a la relación entre las posesiones y malignos espíritus selváticos. Sin embargo, en esa aldea ribereña un campesino negro volvió sobre el contexto social al afirmar que “cuando pasa la avioneta fumigando, la brisa se lleva todo”. De ahí la muerte de los peces del río. Jaiber Mosquea, personero de Pie de Pató, y otros entrevistados ampliaban sus descripciones del ambiente traumático que al menos durante los últimos ocho años enfrenta la gente de la región por las acciones violentas de Fuerza Pública, guerrilleros y paramilitares, el destierro territorial y la consecuente penuria alimenticia. Otro campesino ofrecía más información sobre la crisis: “Estamos asustados porque para la población baudoseña estas fumigaciones es un desplazamiento que el Gobierno está haciendo a toda la población y prácticamente acá donde estamos, estamos embotellados y no sabemos qué hacer. Esto nos tiene padeciendo a todas las comunidades”.

En el Baudó, más que diablos pululan sistemas de producción sustentable amenazados por el glifosato y porque no son objeto de la asistencia técnica que en otras regiones de Chocó sí reciben aquellos palmicultores que de acuerdo con la Corte Constitucional se han beneficiado del destierro de afrocolombianos e indígenas. Cetina quiso probar la hechicería, pero terminó enumerando las materias primas de una futura protesta social. Con seguridad se la achacarán al senador Jorge Robledo en vez de ponerle fin a la insensibilidad gubernamental.

  • Jaime Arocha | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Arjen Robben espera regresar contra el Borussia Dortmund

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
14
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Fernando Equix

Mar, 07/23/2013 - 22:03
CON SOLO MIRAR A ESTE VIEJO HIJUEPUTA ME ASUSTO: TIENE CARA DE GUERRILLERO.
Opinión por:

tamariz

Mar, 07/23/2013 - 17:53
El diablo son la corrupción y las multinacionales. El "periodista" quiso mostrarnos un montón de negros ignorantes y peores indios. Al Dante le faltó un infierno para guardar a los periodistas de rcn y caracol.
Opinión por:

Hoax

Mar, 07/23/2013 - 12:05
Diablos & Monsantos.
Opinión por:

opinador82

Mar, 07/23/2013 - 11:06
RadioCondenaNación(RCN) como sabe que la mayoría de la población no tiene televisión por cable y deben ver Paracol o a ellos, pues, la cobertura de señal Colombia es pauperrima; planifican su parrilla de programación lo más enajenante que pueden y ambas cadenas televisivas exponen las concepciones del bolsillo de sus dueños, en un mundo donde dos perversiones de la comunicación están de moda: mediante espionaje, abolir todo indicio de privacidad y revolver los vehículos y los contenidos, para idiotizar más a la gente.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Mar, 07/23/2013 - 10:14
El unico que olio el zufre donde debe estar (en la ONU) fue un presidente de un pais del tercer mundo, no recuerdo su nombre.
Opinión por:

Contradictor

Mar, 07/23/2013 - 10:03
El glifosato produce alucinaciones y esto revuelto con hambre para qué más diablo?
Opinión por:

rhinoceros

Mar, 07/23/2013 - 09:33
Pobres diablos.
Opinión por:

rabil

Mar, 07/23/2013 - 08:00
La mata que mata, es la palma aceitera. Lástima por Cettina, pensamos que era un hombre centrado, un periodista independiente, lejos del perfume y de los cocteles. Si de algo sirve profesor Arocha, somos muchos los colombianos identificados con el drama del Chocó y sus gentes espirituales y bellas. Si existe algo profundo, debe ser el respeto, el afecto y la solidaridad con una comunidad orillada y mancillada. Víctimas ellos sí de todas las formas de lucha por parte de todos los actores del conflicto: terratenientes, paramilitares, militares, guerrilleros y políticos corruptos.
Opinión por:

estepao

Mar, 07/23/2013 - 06:52
La protesta social es la acumulación de necesidades desde la apertura económica en el gobierno de gaviria, sumándole el gobierno del inepto de pastrana. Lo que sucede es que dicha protesta es aprovechada por los malandros (llámese guerrilleros, delincuentes) y para el gobierno lo más fácil es satanizarla. En el resto de países no tienen los gobiernos problemas de guerrilla por eso no puede hacer lo que sucede en Colombia.
Opinión por:

morenoelesceptico

Mar, 07/23/2013 - 05:38
Encontrar los verdaderos diablos chocoanos no tiene ningún misterio ni requiere internarse en ninguna selva sino mirar en el Congreso de nuestra república. Son Diego Luis Córdoba y Ramón Lozano Garcés y su numerosa descendencia, incluída la caperucita negra del turbante, que han expoliado sin ninguna misericordia el riquísimo departamento que fundaron ellos mismos por allá en el año de 1.947.
Opinión por:

Contradictor

Mar, 07/23/2013 - 10:02
El verdadero diablo en Colombia son los que lo conforman como malparidos como usted viejo degenerado.-
Opinión por:

Boyancio

Mar, 07/23/2013 - 05:24
Por la miserableza de los medios que no paga bien, acuden a pelaos con escasa formación mental en el tarro neuronal...no se puede esperar que esos, porque llevan la cámara de filmación, pueda indagar como lo hace un profesional de raca mandaca.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 07/23/2013 - 05:22
Para sacar a la gente del monte se necesita, una fumigada grande con glifosato, y una rociada chiquita con balitas de plomo. Así las cosas, se pondrá la tierra barata y en la ciudades se tendra mano de obra a lo ibidem, nena, a lo ibidem y con descuentos por grupo.
Opinión por:

ofcamachoh

Mar, 07/23/2013 - 03:40
El periodista de RCN ve mucho cuentos de los hermanos Grimm y no ve la realidad del pais y los abusos del estado con la tremenda desigualdad que sigue generando desplazamientos forzados de parte del mayor agente desplazador de los ultimos tiempos: El estado y los grupos de poder. SOlo hay tres diablos alli: Gobierno, mafias narcoterroristas terratenientes y su vakiosa herramienta, el glifosato de Monsanto
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio