Publicidad
Juan David Ochoa 1 Feb 2013 - 11:00 pm

Dialéctica

Juan David Ochoa

Dice Hegel, en su interpretación dialéctica del tiempo, que los sucesos históricos retroalimentan su progreso en el espacio a través de la violencia y la perturbación para alcanzar un equilibrio siempre utópico, porque otra urgencia, en el diverso antagonismo de los hombres, pedirá otra destrucción para reconstruir sus nuevos paradigmas.

Por: Juan David Ochoa
insertar

Lo sigue diciendo y confirmando entre los siglos posteriores al hito revolucionario francés, ejemplo usado por Hegel en su teoría, Y lo sigue diciendo y confirmando, aunque las múltiples fronteras y los hemisferios se alejen del centro europeo y de sus pautas, y aunque la fuerza de la diplomacia intente siempre apaciguar las erupciones de la furia.

En Colombia, parece revelarse, una vez más, la teoría. Un medio siglo parece claudicar con su esperpento mediático de ráfagas, masacres, y ataúdes, con su lógica antigua y reiterada de monstruos defensivos y reaccionarios, que en el intento de extinguir la causa principal con el exacto método de la barbarie, acumularon las balas, las masacres, y los ataúdes. El medio siglo del delirio parece entrar justo en el trance de los grandes cansancios de la historia, el trance en que los mismos intereses de la guerra se rinden también, dejando en las montañas del fango sus bastiones defendidos, así las treguas conocidas del pasado insistan en sus espejismos y el conflicto prolongado de la inequidad siga insistiendo en las violencias del hambre.

Mientras los diálogos esperanzados en el término ambiguo de la paz transcurren en secreto, el instruido sistema de la corrupción empieza a reventarse, estalla desde adentro, desde el núcleo mismo de las cúpulas nunca señaladas o visibles. Uno a uno empiezan a caer, como las fichas podridas de un antiguo ajedrez insostenible. Los generales de nóminas dobles entre la mafia y el estado, los principales escuderos del gobierno anterior, insondable en sus sorpresas macabras. Los ministros turbios, el vaporoso Ex comisionado de paz, que sigue temblando ante una nueva circular de la interpol, el charlatán oculto entre la sombra virtual, el esquizoide que delira aún con los fervores del poder, juzgado por todos, señalado por todos, tiembla también en el cerco de la historia, ahora que su esquema de fidelidad quiere rebajas de prisión desde las cárceles del norte.

El trance en el cansancio de la infamia y la venganza parece real. Parece entrar en proceso que cumplieron en el mismo siglo otros conflictos del mundo. Pero los círculos dialecticos de Hegel no sugieren el fin ni la clausura total de las perturbaciones. El microtráfico, invisible ante las cámaras, inmune a los operativos mediáticos, Los nuevos ejércitos formados entre mercenarios apolíticos, y esa marcha de guerrillas dirigidas hacia el desamparo en las ciudades, en la hipotética resolución del dialogo, confirmará, una vez más, que en Colombia la oscuridad es más profunda que los grandes pesimismos, y que otro siglo vendrá para erigir sólo el primer escalón de la decencia.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 19
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El calvario de 11 años del coronel Carlos García
  • "Lo cortés no me quita lo valiente": Claudia López
  • Nacional Oct 25 - 9:00 pm

    "No aguantamos más"

    "No aguantamos más"

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
19
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

D. Pots

Mie, 02/06/2013 - 17:56
Esta es una de las mejores columnas que he leído en este periódico últimamente, excelente lenguaje, gran argumentación y juego con la histria. Felicitaciones
Opinión por:

leftright

Mie, 02/06/2013 - 10:23
este habla mierda de rebuscada y enredada retorica ,viuda del estato quo indolente del estado por 50 anios 1966 al 2002,anio que un valiente que salio de la nada solo con firmas,con un mandato posterior de 8 millones de buenos colombianos refrendado en otro mandato con un plebiscito de 9 millones,y sin el acompaniamiento y oposicion de una justicia y congreso cooptada por el crimen ,ES EL UNICO PRESIDENTE QUE HA ENFRENTADO Y TUMBADO EL REGIMEN CRIMINAL DE LOS BANDIDOS,antes del 2002 eramos un simple y cagado narco estado fallido,los camaradas de este filosofo de pacotilla lo dijeron fue el doble mandato del valiente verdugo ,que nos rompio el espinazo.
Opinión por:

leftright

Mie, 02/06/2013 - 10:38
El gran FRAYTRABUCO lo decia en sus escritos ,los unicos que no pueden tomar partido en su actividad diaria son los periodistas,los curas,pastores o lideres religiosos,los periodistas,maestros y profesores entre ellos los filosofos;ellos solo pueden tomar partido en el secreto de un voto en unas elecciones haciendo uso de su derecho,pero no influir en las masas que manejan o manipulan
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 17:55
“Puesto que el hombre en su totalidad es sólo el fenómeno de su voluntad, nada puede resultar más absurdo que, partiendo de la reflexión, querer ser algo distinto de lo que se es”. Cualquier calzónsingentes diría que el viejo Hegel o el viejo Arthur, por el hecho de ser alemanes y de otro siglo, nada tienen que decir por estos lares. Pero más allá de las discusiones sobre que si Ilustración europea, que si mejor Ilustración hispanoamericana, estos señores idealistas a lo mejor si tienen algo que decirnos acerca de este despiporre nacional.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 18:17
Personalmente, más que dar mi voto por el viejo Arthur si me pone a pensar su concepto de la "VOLUNTAD": eso acerca de que voluntad no es eso que nos enseñaron (“póngale voluntad m’hijo al estudio y verá!”). Sino esa cosa tan brava que está más allá de nuestra facultad psíquica de querer (hacer). No, la voluntad según Arthur, se refiere a un ser o esencia (Wesen). Asunto metafísico que sólo podemos medio intuir en el mundo de los fenómenos.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 18:14
En su libro “Mi gente”, Alberto Lleras C. soltó una perla que parece una exageración: una de las causas (no la única, quizás no la principal) por las que los campesinos se enrolaron en las guerrillas –las chusmas- o en los ejércitos chulavitas o en las tropas oficiales del conservatismo, fue el físico tedio, el hastío de una vida campesina en la que no pasaba nada distinto, nada nuevo, nada emocionante; “muchos de ellos estaban aburridos de mirar solo el rostro de sus mujeres... la idea de irse a peliar les sonó”.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 18:10
Seguramente estos ‘pioneros’ de esta madura “oscuridad que hoy es más profunda” nada sabrían de Schopenhauer y sus propuestas: “Vean, colombianitos pendencieros, fíjense bien que si es posible mediante la introspección acceder al conocimiento esencial del yo; llegar a pelar la cebolla hasta desvelar cuáles o cuál es el principio de razón suficiente o de causalidad de esta generalizada corrupción que hace que ustedes se enciendan tan facilito.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 18:06
Quizás hubíeramos medio entendido que la voluntad (el pathos colombiano) no se reduce apenas a nuestra vidita anímica sino que aún equivale a un deseo siempre insatisfecho, fatalidad, por cierto, no exclusivamente colombiana: “toda vida es esencialmente sufrimiento…”. Y a pesar de que a duras penas tengamos un tris de tranquilidad o podamos hacerle trampas a la fatalidad, invariablemente volvemos –como los campesinos que Lleras nos retrata- a caer en la vaina jarta del aburrimiento. La receta de Arthur es asaz custa arriba para un pueblo que le va regulímbis en las pruebas académicas internacionales. Pero digámoslas:
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 18:01
Atendiendo a que, de entrada, la existencia humana es un constante pendular entre el dolor y el tedio, hay que echar mano de la inteligencia (virtud situada en las antípodas del ethos urbano de la fauna que el columnista nos presenta) para poder arrimarnos –cosa brava- a una negación consciente de la Voluntad de vivir. Ojo que Schopenhauer propone es una “huida del mundo”, npero no la opción del suicidio, ya que el suicida no renuncia a la vida en sí misma, sino a la que le ha tocado vivir en condiciones desfavorables.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 17:58
Ya lo dice el columnista, el texto pertenece al más puro de los idealismos; asímismo la receta que el filósofo nos extiende son tres alternativas a seguir para la susodicha aniquilación de la Voluntad: • La contemplación de la obra de arte como acto desinteresado (la salvación a través de la estética). • La práctica de la compasión (la salvación de Colombia por medio de la ética). • La autonegación del yo (especie de nirvan): ajeno al venerado importaculismo (salvación por medio de actitudes de vida ascética).
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 02/02/2013 - 17:58
Como colofón, Schopenhauer, que no se quedó con los dictámenes de los reduros del santo oficio romano&vaticano (fue el primer gran filósofo occidental que puso en contacto los pensamientos de su época con los de Oriente) dejó en claro –tácitamente- que es mejor ser abiertamente ateo que católico.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 02/02/2013 - 16:18
La cultura del engaño, sumercé, todo poderoso, perdonanos nuestras avaricias en carne propia namá, y castiga a todos los que no piensan lo mismo que Monseñor Ordóñez, dadnos el pan de cada día con algo de sustancia, y que nos quede algo para pagar los minutos y poder llamar a ver si nos llegó la triste mesada. Dadnos señor paciencia y en el culo resistencia, y que no se le olvide a Juan Manuel, que haber apoyado al santurrón con carramplones seglares, le va salir tan caro como los insultos que le envía su antiguo y admirado amo. Yiyo: 3,14.16 el salmo de las niñas de la vida sabrosa y la jactancia absoluta.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 02/03/2013 - 03:07
Por nada, sumercé, uno hace hasta donde le da la sustancia de adobo, sea lo que nos enseñaron en la elemental, porque de ahí pa´lante, nada de universidá, pura cantina y tienda, namá.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Sab, 02/02/2013 - 16:48
"¿A cómo está por allá la libra de tomate? por acá está a mil barras la libra. Si se te ofrece, te puedo mandar unas libras con mi sobrino llamarse el Ñeñe, que viaja en un intermunicipal de chofer sustituto." ......... donBoyancé, sus escritos me suenan (me soplan) como el vientecito de la china con la que las vecinas de mi amá mantenían prendido el fogón de leña donde fritaban las empanadas. Cuando estaban muy acaloradas de tanta fritanga se voltiaban pa'l lado de ellas la china y se refrescaban ellas mismas y a su propia majá... thank you, monsieur le boyancé por su esprit de finesse, una sonrisita en el foro de cuando en vez, ¡qué airecito tan bacano! gracias.
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Sab, 02/02/2013 - 13:55
Oscuro, bien oscuro el futuro y la retórica hegeliana nos permite dificultosamente echar una mirada a las perspectivas del futuro...., en una forma u otra. Pero mas q otra cosa, es algo así como desesperación y desesperanza lo q qda de sabor en la boca luego de tu artículo. Llevo un poco mas de 70 marzos vividos y desde muy pequeño he estado pensando en Colombia, sus gentes y si algún dia este país habría posibilidad de q la corrupción, la cultura del "papayazo" dejara de ser el norte de esta cultura en el fondo católica, fundamentalista y falangista. Ojala llegara un mago de la la palabra q pudiera poner la dialectica en su lugar, por dificil q sea entenderla, o mas bien justamente por ésto! Cuando bien niño me parecía ridiculo la ritología religiosa y la corrupción y su ética falsa!!!!!!
Opinión por:

MagoIX

Sab, 02/02/2013 - 12:18
Pues no se que opinar...Hay tantos opios en la sociedad colombiana que le enseñan a unos pocos sus DERECHOS y a la gran MAYORÍA SUS DEBERES...
Opinión por:

Boyancio

Sab, 02/02/2013 - 16:22
MagoIX, no te preocupes ni te mortifiques por no saber que opinar en este medio de lbertades desconocidas para el resto de la maja que ni lee, ni na. ¿A cómo está por allá la libra de tomate? por acá está a mil barras la libra. Si se te ofrece, te puedo mandar unas libras con mi sobrino llamarse el Ñeñe, que viaja en un intermunicipal de chofer sustituto.
Opinión por:

jorge_ruiz_47

Sab, 02/02/2013 - 07:34
Estimado Columnista Juan David; Interesante y poderosa metáfora de la cludicación del tiempo, aplicada a esta parte del planeta, como Usted, creo lo expresa, separada de los centros del poder..- (pero no siempre inexplotada). El trance del gran descanso de la historia por el que atraviesa esta región de Suramérica, obedece al fenomenal punto de inflexión que está sucediendo y que, como lo dice ILYA PRIGOGINI, "demostrará que el no-equilibrio es generador de tiempo, de irreversibilidad y construcción" . Esperamos construcciones sociales superiores, aunque solo por ahora las imaginemos.
Opinión por:

chococruz

Sab, 02/02/2013 - 06:43
Aquí en Colombia la doble moral que no es otra cosa que la hipocrecia nos tiene atados en el tiempo y en la trama invisible de los acontecimientos. Nuestra dirigencia dice esforzarse para sacar al pueblo del atraso y la ignorancia cosa que todo el mundo sabe que es falsa, nuestras autoridades dicen esforzarse por aplicar las leyes e impartir justicia cuando la cruda realidad es otra cosa y nosotros el pueblo vivimos solicitando derechos y exigiendo cambios pero cuando debemos materializar nuestros deberes ciudadanos votando y eligiendo gente honesta no lo hacemos y en nuestra laxa moral y con nuestra ética uribista terminamos justificando nuestra triste realidad resignandonos a que pase lo que nos pasa.Esto solo terminara el día que prime lo general sobre lo individual, algo casi imposible
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio