Publicidad
Santiago Montenegro 11 Nov 2012 - 11:00 pm

Días de radio

Santiago Montenegro

CON LA NOTICIA DE LA MUERTE del humorista Hebert Castro, el 27 de septiembre, a sus 87 años, en Montevideo, Uruguay, reaparecen, no sólo los personajes —como el Pobre Peraloca o Don Prudencio— que, noche tras noche, a las ocho de la noche por Caracol, contaban chistes e historias inverosímiles, sino todo un mundo que, cuatro décadas después, es irreconocible. Porque, fuera de las clases y los juegos del colegio, el mundo de los niños y de los adolescentes estaba poblado por elementos muy distintos a los de los jóvenes de hoy.

Por: Santiago Montenegro

CON LA NOTICIA DE LA MUERTE del humorista Hebert Castro, el 27 de septiembre, a sus 87 años, en Montevideo, Uruguay, reaparecen, no sólo los personajes —como el Pobre Peraloca o Don Prudencio— que, noche tras noche, a las ocho de la noche por Caracol, contaban chistes e historias inverosímiles, sino todo un mundo que, cuatro décadas después, es irreconocible. Porque, fuera de las clases y los juegos del colegio, el mundo de los niños y de los adolescentes estaba poblado por elementos muy distintos a los de los jóvenes de hoy.

Para comenzar, la televisión sólo llegó a Pasto, mi ciudad, cuando yo era ya adolescente. Era un mundo dominado por la radio, con sus novelas, con el Reporter Esso, con la Cabalgata Deportiva Gillette y con innumerables programas de humor como Los Chaparrines, La Escuela de Doña Rita, entre otros, pero donde mi favorito era el de Hebert Castro.

Los domingos en la tarde escuchábamos por la radio los partidos de fútbol y, todo el año, esperábamos con impaciencia el comienzo de la Vuelta a Colombia; las voces de Carlos Arturo Rueda C. o de Julio Arrastía narraban las hazañas de tantos héroes sobre sus “caballitos de acero”, pero también nos hizo descubrir y conocer la geografía, las ciudades, las formas de hablar de ciclistas y entrenadores y, a través de ellos, la variedad de la gente y de las regiones. Por medio de la radio muchos nos aficionamos a los toros y al béisbol, con sus bases por bolas, sus dobles y triples y los homeruns memorables, con bases llenas, de Abel Leal.

Pero, la radio, aunque captaba la atención, era un medio que no copaba y, menos, esclavizaba las mentes de los niños y adolescentes. A la radio le costaba pelear el tiempo y la atención de la gente, y en particular de los niños, con actividades, relatos y tradiciones que se negaban a desaparecer. Tenía que disputar con el tiempo de lectura de El Tesoro de la Juventud o con el rosario diario y sus misterios gozosos o dolorosos y las letanías que, en latín, pronunciaban los adultos y que, en coro, los niños respondíamos, por supuesto sin entender, “ora pro nobis” a las Mater et Magistras o Stellas Matutinas. Pero luchaba también con relatos fantásticos que nos contaban los mayores, como las historias de rebeldías contra los gobernantes coloniales, como las de los hermanos Clavijo, de Túquerres, y, por supuesto, las de los pastusos contra Bolívar, lideradas por el indio Agustín Agualongo.

Y en una ciudad que se oscurecía muy temprano y tenía un pésimo servicio de energía, el mundo de los niños estaba también poblado de miedos y terrores, de fantasmas y de muertos que regresaban a recorrer sus pasos sobre los pisos entablados de las casas, que respiraban junto a la cama a medianoche o que nos miraban desde la profundidad de los espejos. Y, por supuesto, siempre estaba el peor terror de todos, el diablo mismo, listo a asestar su golpe definitivo sobre las almas puras de los niños.

Ese era el mundo del que hizo parte Hebert Castro y que, quizá, contribuyó a desplazar. Nunca he creído que todo tiempo pasado fue mejor. Pero sí fue muy distinto y, a los ojos de hoy, lo miro con asombro y también con nostalgia.

  • 26
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • One Direction 'impide' a Harry Styles debutar en el cine
  • En Caldas emplean marihuana medicinal para mermar agresividad en animales
  • Incautan materiales para fabricar dos mil minas antipersonales

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
26
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ragd

Lun, 11/12/2012 - 22:06
buena nota y buen tributo rinde el sr Montenegro a su colega, el muy seriamente divertido Hebert Castro. Lo malo son los chistes de montenegro, ese que nos hace llorar de la ira
Opinión por:

Perogrullo

Lun, 11/12/2012 - 21:18
En lo sucesivo tendré en cuenta que con muchos contradictores ideológicos hay también cosas que compartir; en este caso, la nostalgia de una generación que vivió “días de radio”. Para el recuerdo del coloso del humorismo, van estos enlaces: http://www.youtube.com/watch?v=g7_i4Vpm61Y&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=0uU1Sq6MaHc&feature=related
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mar, 11/13/2012 - 03:09
Perogrullo, supongo que, como Hebert Castro, pudiste salvarte de la rapacidad de los fondos a los que Santi vende su conciencia.
Opinión por:

Perogrullo

Lun, 11/12/2012 - 21:49
De acuerdo Eduardo. No obstante, creo que es posible diferenciar escenarios y saber de qué se habla en casa caso.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 11/12/2012 - 21:20
Mientras Santi juega con la nostalgia, al mismo tiempo busca la forma de reventar las pensiones de los que crecimos escuchando a Hebert Castro, etc.
Opinión por:

cursor

Lun, 11/12/2012 - 19:26
"La ley contra el hampa" y "Toñito el gruñon"..., mmmm, la radio era otra cosa en aquellos tiempos, en que la televisión aún no tenía tanto auge.!.
Opinión por:

suesse

Lun, 11/12/2012 - 13:38
Seria interesante pensar en qué pensaría un personaje de la radio de hasta hace no mucho, frente a los programas antisociales, involucionistas y que deberían, francamente, esos sí, ser prohibidos o fiscalizados por el ojo del Absolvedor.- Inquisidor Ordóñez y sus féminas, como esos que escuchan y son usados como muros de vergüenzas por las juventudes y adolescencias actuales, producidos por "medios" como La Mega, especialmente, los nocturnos, o las ramplonerías y difusores de la peor educación y antivalores posibles como esos que en las mañanas, torturan, desde un Julito, hasta esos cuentachistes vulgares de las emisoras de música "tropical". Porqué ahí si no hay censuras, ni controles, ni límites, ni interés público que valgan? Quien vigila la radio terrible que hoy, la masa oye?
Opinión por:

Majito Diago

Lun, 11/12/2012 - 22:35
De acuerdo con usted. Hace poco lo comenté y lo hago otra vez; Quién vigila la radio de hoy, quién le pone límites.? Por ejemplo, yo ya no oigo emisoras de música, porque uno no puede escuchar la música ni mucho menos disfrutarla, porque a algún "gurú" se le ocurrió que hay que atravesar cada 15 ó 20 segundos la identificación de la emisora o su eslogan con lo cual se tiran todos las canciones y termina uno es mortificado de tanta grosería e insulto con los oyentes y con los compositores de dicha música, así les paguen a los ladrones de Sayco. Lastima que la gente no proteste, como si lo hacen con la TV.
Opinión por:

YUSEFO

Lun, 11/12/2012 - 11:16
HEBERTH CASTRO R.I.P.!!!!!!!!!!
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 11/12/2012 - 10:50
Mientras Santi juega con la nostalgia, al mismo tiempo busca la forma de reventar las pensiones de los que crecimos escuchando a Hebert Castro, etc. Encuesta, ¿cuál de los muñequitos de Castro se le puede aplicar a este tipo?
Opinión por:

Joenace

Lun, 11/12/2012 - 10:05
Muy bueno su recuento frente a tanto personajito de hoy en día que se maquilla con las ayudas mediáticas.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Lun, 11/12/2012 - 09:43
Me dio la nostalgia y quiero saludar a todos los comentaristas de hoy por que siento que nos une el haber crecido con los mismos patrones culturales de la radio y ser de la misma generacion.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Lun, 11/12/2012 - 09:31
Por primera vez estoy de acuerdo con mi paisano, el gusto por Hebert Castro. Parece que el triunfo de Obama dejo callados a muchos godos, pues, les dijimos, les advertimos, les aconsajamos, les recordamos... pero ellos no hicieron caso, se pasaron el consejo por la faja, prestaron oidos sordos y se van a quedar quietos en el tiempo.
Opinión por:

Janlarte

Lun, 11/12/2012 - 09:30
Apreciado Armando: Me identifico totalmente con aquellas épocas doradas, te hizo falta la audiencia radial que esperábamos todos los dias para oir a los Tolimenses.
Opinión por:

otario

Lun, 11/12/2012 - 08:40
Inefable, HEBERT CASTRO "El coloso del humorismo" .. Jugaba con sus personajes y hacía gala de humor entretenido, sano, fulgurante....
Opinión por:

Fabio Olaya

Lun, 11/12/2012 - 08:12
Le falto el show the 'Solucion a su problema' por Todelar a las 2 pm.
Opinión por:

juanbetar

Lun, 11/12/2012 - 08:04
OJO. EL BLOQUEO INFORMATIVO Y LA DESINFORMACION QUE DE MODO CONCERTADO EJERCEN LOS MEDIOS DE COMUNICACION NACIONALES Y BOGOTANOS CONTRA LA ADMINISTRACION DE PETRO, ES UN ACTO DESCARADO QUE ATENTA CONTRA EL DERECHO DE LOS CIUDADANOS A SER BIEN INFORMADOS. ES INDUDABLE QUE ESTOS MEDIOS COLOMBIANOS, EN MANOS DE PODERES ECONOMICOS Y CON SESGO POLITICO, NO CUMPLEN ESA FUCION BASICA. DE ALLI LA NECESIDAD DE BUSCAR OTRAS FUENTES DE INFORMACIÓN. FÍJENSE QUE ESTOS MEDIOS NO PUBLICARON NADA DE LA GRAN JORNADA CULTURAL Y MUSICAL QUE SE VIVIO AYER EN LA PLAZA SANTA MARIA, DONDE MUCHA GENTE DISFRUTO DE ESTUPENDOS RECITALES. ESTOS MEDIOS COLOMBIANOS PIENSAN QUE PUBLICAR ESA NOTICIA, ES ACEPTAR Y RECONOCER EL ÉXITO QUE LA ADMINISTRACION PETRO ESTA TENIENDO
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 11/12/2012 - 07:40
A muchos Peralocas colombianos, se les dijo, se les advirtió, se les recomendó, que si escuchaban cantos de sirena y se metían en un fondo privado de pensiones diseñado por José Piñera, exministro pinocheto, iban a salir tumbados... Pero no quisieron hacer caso.
Opinión por:

Rafael contreras madrid

Lun, 11/12/2012 - 07:15
...Se le dijo... se le advirtio...Ever castro nos condujo a traves de la radio a ese mundo magico, a esa imaginacion de personajes como cada oyente se lo imaginaba. Claro que la radio de antaños tuvo en sus personajes de radionovelas una aficion muy cumplida en su horario. La castigadora, kaliman...viva la radio, viva la AM de antaño
Opinión por:

luispuyana

Lun, 11/12/2012 - 06:59
EN ECONOMÍA, EL PASADO SIEMPRE HA DOMINADO EL PRESENTE, ARRUINANDO EL FUTURO, y el humor es el principal hecho que ha servido para burlarse de ese pasado, el humor es la chispa de la rebelión, por el que también asesinaron a nuestro GARZÓN, el único que predijo que el ubérrimo sería dictador. Hoy por hoy, son los presidentes que se han convertido en los mejores humoristas del humor negro, como ese de que iran a llorar los ricos, pero de felicidad, pues les quitan más impuestos a las multinacionales y les clavan más tributos al pueblo. O el último chista del editorial eltiempo, de decir, que la 'soberanía' es la entrega de tierras a los banqueros y al capital financiero. ES UN HUMOR TAN NEGRO, QUE DE LO MÁS NEGRO SE VUELVE CRIMINAL.TODO LO QUE DICEN HAY QUE ENTENDERLO ES AL REVÉS.
Opinión por:

galileogalilei

Lun, 11/12/2012 - 06:16
......También estaban SANDOKAN y FU MAN CHU que eran más divertidos e imaginativos que tanta TV-NARCO-BOBELA.....
Opinión por:

Boyancio

Lun, 11/12/2012 - 03:47
Depués de muchos años en penta y en deci, sea de a puchos pasados, es que me entero que no era " Ora por Nobis" como decíamos en pequeños, sumercé de los sures papianos y zanaorios, para que vea que uno aprende después de viejo...ahora me sale con que es: "Ora pro nobis"...¡Nos ponían a decir unas vainas! en ese tiempo del ayer, de engaños, de entretenciones temerosas de cultos hipócritas, falsos, repletos de codicia en sangre derramada sin fundamento...lo bueno: la cabalgata deportiva...¡que le corten eso! ¡que le corten eso!.
Opinión por:

Germinación

Lun, 11/12/2012 - 03:09
Primera vez que no me irrita un escrito de este pelafustán uribista. Me preocupa, me preocupa: Dios quiera que no me vaya a pasar igual cuando regrese a lo de siempre: cánticos de sirena a la crápula de sus amos del capitalismo mafioso, o cuando siga conspirando para echarle mano a los ahorros y pensiones de los colombianos.
Opinión por:

Perogrullo

Lun, 11/12/2012 - 21:41
“Pobre Peraloca; lo recogimos como quien recoge a los ciudadanos de un país pequeñito y oprimido después que los gringos mandan a su ejército dizque a liberarlo; lo llevamos a su casa y se lo entregamos a su esposa…” (Hebert Castro)
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 11/12/2012 - 07:35
Lo que no nos cuenta es que, a diferencia de los otros humoristas, Castro tenía un humor político negro e irreverente con los poderosos. Todavía recuerdo su "Pobre Peraloca; quedó peor que Somoza después del explosivo homenaje que le hicieron". ¿Qué diría de los correveidiles del capital que así se vistan de seda sapos se quedan?
Opinión por:

aloncor

Lun, 11/12/2012 - 00:15
Muy bien Santiago. Hay que agregar también Los Tolimenses, Montercisto y las narraciones de las series mundiales de beisbol por Bop Canell el de "no se vayan que esto se pone bueno" y hasta dos programas de explicita intención pronorteamericana, pero entrtenidos al fin y al cabo, cuyo personaje central en cada uno, lo encarnaba la voz de Ricardo Montalván: El Capitán Silver y Ojo de Águila.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio