Publicidad
Francisco Gutiérrez Sanín 14 Mar 2013 - 11:00 pm

Dicotomías dudosas

Francisco Gutiérrez Sanín

Con alguna frecuencia, oigo en boca de los defensores de algunos procesos de cambio fundamentales para Colombia —la restitución de tierras, el proceso de paz— dicotomías que les sirven para organizar el discurso y sobre las que se apoyan continuamente.

Por: Francisco Gutiérrez Sanín
  • 10Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/dicotomias-dudosas-columna-410401
    http://tinyurl.com/b46vkr4
  • 0

Pero me parece que, aunque fáciles e intuitivas, ellas terminan haciendo más mal que bien.

Un buen ejemplo es la que contrasta a la razón con el corazón. Este último palpita con el cambio, la primera se alía con el statu quo. Esas gentes frías que sólo piensan en números, se asevera, no tienen los sentimientos necesarios para entender las demandas de la paz y la restitución. Yo veo la cosa de manera un poco distinta. Tanto para apoyar como para oponerse a reformas sociales significativas se necesita una combinación específica de ideas y sentimientos. Con gran frecuencia las posiciones antirreformistas ni casan con los fríos hechos, ni parten de una brizna de evidencia creíble, ni proponen opciones alternativas que tengan la más mínima posibilidad de sacar al país adelante. A la vez, ¡de cuánta autocompasión sensiblera son capaces! De hecho, cuando uno oye a estas gentes podría creer que viven en un continuo trance sentimental. La dureza aquí no consiste en la incapacidad de conmoverse, sino en la incapacidad de hacerlo frente a algo distinto al dolor propio. Las “retóricas de la reacción”, como las bautizó memorablemente Albert Hirschman, tendrían muy poco aliento si no cultivaran (e inventaran) miedos, animadversiones y odios autorreferidos.

Ahora consideremos el problema en la dirección contraria. Es posible que una de las enfermedades profesionales de los que se ganan la vida manipulando ideas sea subestimar sistemáticamente su importancia. Sin embargo, sin ideas que ensancharan el horizonte de imaginación política y social no hubiéramos tenido paz en Sudáfrica o El Salvador, ni crecimiento desaforado en el sudeste asiático, ni la oleada de transformaciones democráticas que se han producido en América Latina en la última década larga. En ninguno de estos casos el proceso que en efecto tuvo lugar se consideraba posible. El mantra de rigor era “no va a pasar porque no puede pasar”. Sin embargo, pasó. Ejemplo: hoy en día —cuando una derrota electoral de la izquierda latinoamericana es noticia de primera plana— es difícil imaginar las décadas de predominio absoluto de un discurso que explicaba pacientemente cómo era imposible que ella jamás llegara al poder. A propósito, esta insensibilidad frente a los factores “blandos” de la acción social y el acercamiento excesivamente “estructuralista” a los problemas es uno de los principales factores que hacen de la mayoría de los especialistas en política unas nulidades a la hora de predecir, según Philip Tetlock (un canadiense que dedicó 20 años de su vida al estudio un poco esotérico pero apasionante de las limitaciones de la opinión experta). La cosa no termina aquí. Pues todo cambio social significativo necesariamente involucra a cientos de tecnócratas e intelectuales, y para que esas gentes puedan ser funcionales al proceso tienen que poder entenderlo, pensarlo y, sí, sentirlo.

Todo esto sugiere que los cambios sociales exitosos pasan por la capacidad de convicción de gentes inteligentes, escépticas pero dispuestas a considerar la evidencia. Hablarles implica el desarrollo de narrativas complejas, ricas y constructivas de sociedad que capturen su imaginación. Para ello se necesita más, mucho más que el pueril intento de convencer al convencido, o la simple apelación emocional. Me temo mucho, por ello, que la dicotomía de reaccionarios fríos pero inteligentes y reformistas generosos pero tontos termine convirtiéndose en una típica profecía autocumplida.

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 15:30
"Las posiciones antirreformistas ni casan con los fríos hechos, ni parten de una brizna de evidencia creíble, ni proponen opciones alternativas que tengan la más mínima posibilidad de sacar al país adelante." Que seamos la única nación americana cuyas élites nunca acabaron con la subversión armada obliga a una lectura diferente. Que entre otras cosas no es nueva, ni novedosa. Uno de esos observadores y corresponsales extranjeros -hoy por hoy, un colombianista funcional- Miguel Á. Bastenier afirma que la cincuentenaria guerrilla colombiana es el perfecto comodín -la excusa por antonomasia- para justificar casi todo, en especial, la miserable gestión (económica, social) del Estado. El viejo truco de la demagogia ditactorial, del caudillista andino disfrazado de demócrata (esa endógema plaga
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 16:39
granadina de burócratas patéticos por la que Simón Bolívar sintió eterno desprecio aunque no dejó de abrazarla con la más genuina de las desconifianzas) es manterner siempre al día y en buen estado de salud, al "ENEMIGO PÚBLICO #1"... dentro o fuera de las fronteras nacionales. Hoy, esta talento político neo-neogranadino nos propone la doble ración: dos enemigos, uno adentro: aunque harto resiliente, destructible pero imprescindible estratégicamente. Y otro afuera, justo aquí, no más, al ladito... eventual y contingente, al cual echar mano a discreción -más rentable políticamente en cuanto invencible militarmente.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 16:22
Este tolerado arlequín -el impostado enemigo necesario- supone algo más que la prótesis siamés, cuya existencia indefinida, la intelligentsia biparditsa sostiene a tropa y mocha. Servicial Intelligentsia mutante que desde el frentenacionalismo hasta el amancebado multipartidismo de la unión nacional sigue medrando, incluso tras la fachada de una oposición de charada. ¿Cómo van a renunciar al querido enemigo que los justifica?
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 16:18
La aviesa astucia del intelectual superfluo, del intelectual orgánico, debe su éxito –el éxito de la inmejorable rigidez del statu quo- al menú de opciones (actualizado de acuerdo con los desequilibrios sociales de cada generación) dispensador de las diferentes recetas de satanización de toda forma expresión de descontento popular cuya única posibilidad civilizada es la protesta ciudadana:
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 16:06
...infiltración de agentes extranjeros (el comunismo en el bogotazo) desestabilizadora de fuerzas oscuras en contra del orden institucional (teología de la liberación ===>> Camilo Torres), legítima y democráticamente constituido (Frente Nacional) : protesta=inspiración adoctrinada e ideológicamente pervertida (marxismo/leninismo) = atentado contra las sanas costumbres republicanas (FFMM suplantadoras por vías de hecho de la constitucional índole discrecional del Ejecutivo) = levantamiento = ilegalidad = subversión = ilegalidad (los paros ciudadanos sólo se explican por agentes subversivos).
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Vie, 03/15/2013 - 16:03
Hay algo en lo que tenés toda la razón, Pachito: “La dureza aquí no consiste en la incapacidad de conmoverse, sino en la incapacidad de hacerlo frente a algo distinto al dolor propio”... y ¿qué "más propio", qué menos irrefutable y digno de consideración que el ‘dolor propio’ del hermano siamés al que se le amenaza con cortarle el congénito vinculo biológico que transmite la misma sangre y el mismo sistema nervioso que lo ató de por vida a su alterego de carne y hueso?
Opinión por:

JDNA

Vie, 03/15/2013 - 11:15
No Dr Gutiérrez Sanin, el tema no es de "corazones" rotos, el tema es de desarrollo social-cultural-político y finalmente económico. El gran problema es que la godarria nunca ha entendido que para desarrollar a una sociedad se necesita invertir en desarrollar talento humano, no entienden esos sujetos que un país para progresar requiere de una base firme de "Asistencialismo" para que amplios sectores de la población logren educarse, crecer sanos y desarrollar su potencial. Deberían estudiar la historia de Corea (del sur, claro está) que tanto les gusta poner como ejemplo; deben revisar su evolución social luego de la devastadora guerra, deben saber que requirieron años de esfuerzo para desarrollar potencial humano suficiente para catapultar el gran desarrollo tecnológico que hoy viven.
Opinión por:

chococruz

Vie, 03/15/2013 - 06:28
al verdadero poder mundial que son las multinacionales bancarias, petroleras, mineras, etc., que van por el mundo violando a cuanto país se les atraviese en el verdadero objetivo de dominio. El cambio social solo ocurrira cuanto estas bestias inhumanas dejen de pensar en cifras y más bien vean a su alrededor lo que esos rendimientos monetarios o económicos le estan haciendo al hombre y a su entorno.
Opinión por:

luigi rodini

Vie, 03/15/2013 - 06:43
correcto, mas las decisiones finales las toman los gobiernos. , de alli la necesidad q. los politicos busquen 'realmente' lo mejor x su propio pais
Opinión por:

chococruz

Vie, 03/15/2013 - 06:22
Los grandes cambios sociales provienen directamente de los ricachones que ostentan el poder, con contadas exepciones de famosas revoluciones como la francesa que dio como consecuencia el nacimiento de la República o otras revoluciones como la rusa y la china con el experimento del comunismo para verlas hoy a Rusia en manos de oportunistas corruptos que eran parte de la clase dirigente comunista actuando como mafias y en China abusando de un sistema hibrido donde el comunismo funciona para darle de comer y de vestir a esa masa inmensa de desposeidos ofreciendole al capitalismo la mano de obra mas barata del mundo mientras los hijos de los antiguos dirigentes comunistas y los circulos cercanos de amigos y familiares han ido creando una nueva clase de millonarios que sirven de intermediarios
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio