Por: Cartas de los lectores

Dignidad judicial

Los jueces son los guardianes de las leyes. Realizan el ideal de la justicia. Deben evitar la arbitrariedad y abstenerse de aplicar leyes manifiestamente injustas. Son instrumentos de paz.

Cuando la ley tiene falencias, deben suplirlas sin desbordarse. El buen juez debe conocer los principios fundamentales del sistema jurídico y haber vivido la realidad de la sociedad en la que le corresponde actuar. El sabio teórico no será buen juez. Quien tiene antecedentes de mal ciudadano, así no haya sido condenado, no puede ser buen juez y no debe ser juez. Quien pretenda que con una ley o una sentencia hará nevar en Colombia, no puede ser buen juez. Con mayor razón cuando se trata de jueces que integran las altas cortes y de manera puntual la Corte Constitucional, juez de jueces. Cuando un juez da una orden ilegal, física o jurídicamente imposible, el destinatario de la orden no está obligado a cumplirla. Quien no tiene autoridad moral para ser juez no debe aspirar a esa dignidad y si ya es juez y cae en ilegalidades, debe renunciar.

Carlos Fradique-Méndez. 

Bogotá.

Sobre Rojas Ríos

Son pocas las personas ilustradas que habiendo sido objetivo perverso de una bien orquestada prescripción judicial, hubiesen tenido el coraje de hacer públicas sus desgracias. Ha sido ésta, precisamente, la variable que acaba de hacer realidad la viuda Isabel Cristina Marín, y sus hijos, al poner contra las cuerdas, de una parte, al nuevo magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos, y de la otra, al Estado colombiano.

Al primero, porque sus súplicas para que le devolviera el dinero apropiado terminaron siendo en vano. Al segundo, porque debió resultarle muy perturbador descubrir que el expediente contra Rojas Ríos hiciera el insólito recorrido por 14 despachos judiciales (incluido el de la Fiscalía), sin resultados serios y acertados.

¿Los órganos judiciales se harán los de la vista gorda con las denuncias de la viuda Marín y sus hijos? ¿Hasta cuándo guardará astuto silencio el presidente Santos? ¿La descreída Comisión de Investigación de la Cámara de Representante seguirá ensillando antes de traer las bestias?

Es en esta dirección que el diario capitalino El Espectador (“¿Magistrado en problemas?”, 04/30/13), decidió asumir una postura clara y contundente. En especial, las líneas dedicadas a los consejeros de Estado, que ternaron al nuevo magistrado, y a los senadores de las bancadas oficialistas del Congreso, que lo eligieron.

Ramón Francisco García.  Ocaña.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores