Publicidad
Arlene B. Tickner 18 Oct 2016 - 10:00 pm

Don de gentes

Arlene B. Tickner

Pese a que en Colombia el usufructo clientelista del servicio diplomático es un vicio habitual sin distingo ideológico-partidista y que el pago indiscriminado de favores políticos y personales lleva a que no pocos incompetentes nos “representen” en el exterior, rara vez un nombramiento había generado tanto ruido como el de Carlos Calero como cónsul en San Francisco.

Por: Arlene B. Tickner
insertar

La indignación expresada en los medios y las redes sociales se debe a que el presentador de noticias y de entretenimiento no reúne la experiencia, la especialidad ni el conocimiento requeridos para ejercer un cargo consular, con lo cual la única explicación “razonable” de esta designación es su trabajo previo en las campañas del presidente Santos.

Como en cualquier otra profesión, sería lógico esperar que quienes actúan de interlocutores colombianos con el mundo tengan una preparación que trascienda la corta inducción ofrecida por la Cancillería a los “provisionales”, que ocupan el 80 % de los puestos de embajador y cónsul. Sin embargo, la absurda justificación ofrecida por el Ministerio de Relaciones Exteriores, sobre el nombramiento de Calero desmiente esta premisa: “La experiencia nos ha demostrado que en los cargos consulares, que requieren funcionarios con don de gentes, que se entreguen a las personas a través de un acercamiento permanente, los comunicadores cumplen una excelente labor…”.

Es decir, ¿las habilidades que exige la defensa de los derechos y los intereses de los connacionales en el exterior, así como el manejo de la migración, el turismo y los negocios internacionales que entran al país, son secundarias a la capacidad de “desenvolverse bien”?

Para los jóvenes que sueñan con ser funcionarios profesionales al servicio de Colombia, poca ilusión debe ofrecer el ingreso a una carrera diplomática y consular con alto grado de competitividad y exigencia, y a cuya cúspide se llega tan solo después de décadas de trabajo, mientras que basta ser “amigo” de la Casa de Nariño para ganar un ascenso inmediato. Aunque puede ser un extremo, el sector de la diplomacia es emblemático de un sistema social torcido donde el amiguismo y el favoritismo priman sobre la idoneidad y la vocación como criterios de reconocimiento y premiación.

Como educadora y madre no solo me duelen los cientos de aplicaciones laborales ignoradas que envían a diario los jóvenes que me rodean, sino también su convicción resignada de que, sin palanca, es probable que nunca logren nada en este país.

Tristemente, casos como el de Carlos Calero sólo confirman esa sospecha. Si bien el combate a la “doctoritis”, que tan oportunamente ha librado el alcalde de Cali, constituye un paso simbólico significativo en el desmonte del elitismo y el “ninguneo” que caracterizan a la sociedad colombiana, hasta que las nuevas generaciones no puedan disfrutar de su legítimo derecho de ser “alguien” con base en sus méritos y no ensu “don de gentes”, la reconstrucción del tejido social que exige una Colombia en vías de paz será esquiva.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

9
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

guillosan

Mie, 10/19/2016 - 18:53
Espurio el resultado del plebiscito con que ganó el No. Con trampas, embustes y temores, ganó, dejando en fragilidad al Gobierno que tiene que intentar crear consensos. Que son casi imposibles. El Centro Democrático que representa la criminal tenencia y el despojo de tierras, y harán lo imposible para mantener el statu quo. ======================================================================================= Más peligroso, ese basilisco dormido medieval que despertó con las peligrosas sectas cristianas y evangélicas, que pretende redactar con su fundamentalismo, fanatismo e irracionalidad religiosa el Acuerdo de Paz y poner a las FARC a cantar aleluyas y bautizarlos con el agua de sus creencias. Santos logró el mejor acuerdo posible pero cometió el error de someterlo a plebiscito. ====================================================================================== Santos en esta coyuntura actual adversa para él, se da el lujo arrogante, cerril e indolente de bofetear al pueblo llano nombrando a dedo a gente de la farándula, sin experiencia, fuera de la maratónica y llena de obstáculos, Carrera Diplomática y Consular, en cargos consulares, como el tal advenedizo Calero, alias “Ricostilla”. Tras cotudo con paperas. Ni el premio Nobel de Paz le genera el teflón con que cuenta Uribe. ======================================================================================= Ah, por cierto, el Decreto 1617 del 11 de octubre de 2016 que hace el nombramiento provisional en la planta interna del Ministerio de Relaciones Exteriores, dice nómbrese provisionalmente al doctor CARLOS ALBERTO CALERO SALCEDO, incurriendo en el delito penal de falsedad en documento público, dado que este no ha presentado que haya cursado posgrado en la modalidad de doctorado, ni se sabe que haya presentado constancia que tiene tal título. Contubernio de falsedad de la misma Cancillería. Un abrebocas para ser demandado, en este país de litigios, querellas y abogados.
Opinión por:

guillosan

Mie, 10/19/2016 - 18:03
Ah, por cierto el Decreto 1617 del 11 de octubre de 2016 que hace el nombramiento provisional en la planta interna del Ministerio de Relaciones Exteriores, dice nómbrese provisionalmente al doctor CARLOS ALBERTO CALERO SALCEDO, incurriendo en el delito penal de falsedad en documento público, dado que este no ha presentado que haya cursado posgrado en la modalidad de doctorado, ni se sabe que haya presentado constancia que tiene tal título. La misma Cancillería propicia el delito. Un abrebocas para ser demandado.
Opinión por:

indiosajon

Mie, 10/19/2016 - 17:34
NUESTRA CANCILLER ES VERGONZOSA, PERO SEGUIRA EN SU CARGO TORCIENDO LA BOQUITA PUES NUESTROS FUNCIONARIOS SON SINVERGUENZAS
Opinión por:

mouse

Mie, 10/19/2016 - 16:54
Por actuaciones como esta, muchos pensamos que con firmar un Acuerdo entre Gobierno y uno de los generadores de violencia, no se va a imponer "la paz" por decreto, eso es ridículo. La corrupción (y si el señor Calero no cumple con los requisitos para ser cónsul, el nombrarlo por amiguismo, constituye corrupción), la injusticia, la desigualdad, la discriminación, esos son los factores que desencadenan inconformismo, frustración, resentimiento y violencia. La paz, comienza en el interior de cada uno de nosotros, la paz no se impone por la ambición de un oligarca.
Opinión por:

Esparta

Mie, 10/19/2016 - 09:52
De acuerdo. El servicio diplomático es de mala calidad. Solo se consigue el nombramiento por amistad con la frustración de jóvenes aspirantes calificados; es el vicio nacional. Una anotación semántica: las solicitudes de trabajo no son "aplicaciones", palabra inglesa que aún no ha sido aceptada por la Academia con ese significado, pues Aplicar es poner algo en contacto con otra cosa, atribuir una condición a algo o alguien, adjudicar, etc. Cuando se aspira a un nombramiento, cargo o cupo en alguna institución es mejor usar Postular -postulación-, Solicitar -solicitud-, Enviar hoja de vida, etc. Algún día el significado de la palabra "aplicación" con igual sentido que en inglés, será admitida.
Opinión por:

sandrapalacios

Mie, 10/19/2016 - 09:48
Arlene: Y eso que quizas usted no haya captado suficientemente lo que en el código de la "colombianidad" se entiende por "don de gentes" y ser "dipolomático". NO hay una definición universal. Pero puede ser sumiso, obediente, ladino y bastante adulador y lagarto. La "politesse" tan normal en el intercambio entre ciudadanos franceses o estadounidenses (en promedio) en asuntos de la vida cotidiana, aquí va acompañada de ladinería y zalamería. Condiciones del "don de gentes" o de "ser diplomático" en la apolillada Cancillería colombiana. Esa es la antesala del "amiguismo", la "rosa" y el "pago de favores".
Opinión por:

Anticlientelistascorruptos

Mie, 10/19/2016 - 09:09
¡Excelente Arlene! Tenemos una vergüenza de Canciller en esta señora Holguín que no le da pena una justificación tan ligera, como es ella, la encarnación del clientelismo diplomático colombiano.
Opinión por:

morenoelesceptico

Mie, 10/19/2016 - 06:32
Sobre todo el don de gentes y la competencia de nuestra ministra salomónica. Sería muy raro que los jóvenes colombianos tuvieran un sueño distinto a convertirse en terroristas encargados de reventar cualquier asomo de tejido social. No se puede dejar de pensar en lo que le haría el pintoso Calero a esta señora, o a cualquiera de sus amigas. En cualquier caso, este cónsul produce menos vergüenza en San Francisco, que la que les tocó pasar a tantos colombianos en Barcelona con María Jimena Duzán.
Opinión por:

dariogom

Mie, 10/19/2016 - 05:43
Sra. Tickner, nadie lo hubiera podido expresar mejor, el sentimiento que se tiene frente a ese clientelismo rampante de la clase política, quienes usan sus posiciones para pagar y devolver favores. Típica banana republic....
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio