Publicidad
Uriel Ortiz Soto 28 Nov 2012 - 1:55 pm

Comunidad y Desarrollo

¿Dónde empieza el matoneo?

Uriel Ortiz Soto

Para dar respuesta a tan importante pregunta, debemos acudir a profesionales expertos en cada caso particular.

Por: Uriel Ortiz Soto
  • 70Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/donde-empieza-el-matoneo-columna-389578
    http://tinyurl.com/mwby8wm
  • 0
insertar

Sin embargo, nos es equivocado decir que empieza desde los hogares debido a las desavenencias entre sus progenitores, especialmente, donde los postulados de Principios y Valores, son cosa del pasado. Son hogares que finalmente terminan en separación, dejando a sus hijos menores de edad en el más completo abandono y desolación.

Cuando un niño padece el calvario de la desintegración de su hogar, por lo general se vuelve huraño, retraído, y mal estudiante. Finalmente, termina por ser violento, cogiendo malos vicios inducidos por sus compañeros que han vivido el mismo drama. Es cuando empiezan a formarse las galladas y las cuadrillas del matoneo, que definidas en forma concreta, no son más que el reflejo de la crisis social, pilar fundamental para construir las sociedades del presente y del futuro.
No podemos esperar buenos frutos de un hogar destruido,- así sea de unión libre-, pero donde debe primar el sentido de responsabilidad implementándose en la buena formación de los hijos. No olvidemos, que los hogares son el fiel reflejo de lo que han de ser las generaciones futuras, y los descendientes son la simiente donde se cuece el futuro de los pueblos, y la alcurnia social, así sea en la extrema pobreza.

El llamado matoneo, en escuelas, colegios, universidades, y diferentes sectores urbanos y rurales, se está convirtiendo en problema de incalculables proporciones, que tiene en jaque a directivos de establecimientos educativos, padres de familia, y autoridades en general.

Son cientos los adolescentes que han tenido que emigrar de los centros de formación,- llegando muchas veces a cambiar de barrio, y de residencia-, puesto que, sus vidas corren peligro cuando el jefe de la pandilla los escoge o señala para hacerles la vida imposible so pretexto de que no les caen bien al grupo al cual pertenecen. Son varios los suicidios por esta causa, y lo más grave, ante la indiferencia de sus progenitores, que se dan cuenta, cuando es demasiado tarde, porque las víctimas han tomado determinaciones fatales.

Desde la óptica de Comunidad, y Desarrollo, después de algunas investigaciones, nos permitimos señalar varias medidas para frenar el matoneo, y que si los directivos de planteles educativos en coordinación con las asociaciones de padres de familia, logran poner en práctica, pueden dar resultados positivos, siempre y cuando, se ejerza con vigilancia permanente y práctica, sin herir susceptibilidades, que pueden dar al traste con el proyecto pedagógico:

1º- Trabajo de Inducción y Conocimiento: esta etapa debe hacerse días previos al inicio de clases, con la presentación de los estudiantes entre sí, acompañados de padres de familia o acudiente, para que reciban charlas de buenas prácticas, maneras de comportamiento, y las consecuencias que pueden tener en el futuro el uso de la violencia contra sus compañeros.

2º- Charlas sobre Relaciones Humanas y Comprensión de Alumnos con Discapacidades Físicas o Mentales: deben ser dictadas por psicólogos o expertos en cada tema particular, exponiendo a la vista de todos los estudiantes, el caso de cada alumno con discapacidad, y la forma en que se debe manejarse el problema, para la sana convivencia en comunidad.

3º- Identificar el origen de la problemática de los alumnos, y nombrarles, un compañero tutor o padrino, que se encargará de vigilar su comportamiento, y relaciones en comunidad; sería especie de monitor de buena voluntad, entre: directivos, padres de familia y comunidad estudiantil, y alumno con discapacidad.

4º- Celebrar una vez al mes ciclos de convivencia, entre comunidad estudiantil, y alumnos discapacitados, con asistencia de padres de familia, acudientes, y autoridades competentes. En este campo se deben identificar plenamente las dificultades que hayan podido presentarse durante el mes con alumnos con problemas de discapacidad física o mental, identificando sus posibles causas, señalando los responsables con el fin de tomar los correctivos necesarios.

5º- Establecer Reglas Claras para Sancionar a los Alumnos que Practican el Matoneo: esto se logra definiendo los estratos sociales a los cuales pertenecen los matriculados en las instituciones educativas. Muchas veces los choques entre estratos sociales son un detonante, especialmente, cuando ocurren situaciones económicas emergentes, con cambios de estratos sociales sorpresivos- del nivel bajo a nivel alto-.

6º- Los Alumnos que incurran en prácticas de matoneo, con efectos de lecciones personales, ultrajes físicos o verbales; deserción escolar e inducción al suicidio; se les debe someter a un proceso disciplinario en coordinación con los padres de familias, y un psicólogo que identifique las causas que los indujeron a tales prácticas. Sin descartar las acciones penales a que haya lugar.

[email protected]

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio