Publicidad
Julio Carrizosa Umaña 2 Mayo 2013 - 11:00 pm

Donde vivir

Julio Carrizosa Umaña

Cuando los jóvenes reflexionan acerca de su futuro, ¿qué podemos contarles los viejos que vimos construir en sesenta años ciudades para más de 30 millones de habitantes? La historia de ese proceso gigantesco y acelerado, de esa verdadera epopeya urbana, no se ha escrito todavía; pero es evidente que no fue planeada. Lauchlin Currie, asesor de varios gobiernos en el siglo pasado, propuso que se acelerara la inmigración a las ciudades para aumentar la productividad del país, pero su consejo nunca se convirtió en política pública.

Por: Julio Carrizosa Umaña

Lo que pasó fue la respuesta masiva a las tragedias de la violencia y el narcotráfico en un contexto de crecimiento rápido de la población. La eficacia del proceso nos prueba la enorme energía y capacidad de quienes ante amenazas de muerte o de pobreza fueron capaces de solucionar su problema familiar abandonando el campo, asentándose en entornos desconocidos, en muchos casos construyendo sus propias viviendas, en otras participando directamente en la dotación de servicios públicos o en el ordenamiento de urbanizaciones improvisadas. Enfrentándose siempre a humillaciones y falsas cortesías. Hoy la situación es diferente: los jóvenes urbanos tienen otras oportunidades, algunos pueden decidir dónde y cómo vivir, inclusive escogen, en muchos casos, irse para otro país.

La mayoría probablemente trata de quedarse en las ciudades que construyeron sus padres y abuelos. Algunos están respaldados en esos sitios por intereses económicos y políticos tan importantes que sería irracional buscar fortuna en otra parte. A otros les da miedo cambiar de situación aunque estén rodeados de pobreza y de riesgos. No son muchos los que piensan que puede existir otra población colombiana en donde tengan mejor suerte.

En el campo las decisiones están forzadas por la situación; en el período intercensal el 41% de los municipios de Cundinamarca disminuyó su población. Porcentajes semejantes hay en casi toda la Región Andina, inclusive en el Eje Cafetero, en donde la crisis impulsa migraciones inusitadas; en el Caribe se dice hoy que las fuerzas unidas contra la Ley de Víctimas están forzando nuevos desplazamientos, y es posible que las inundaciones de 2011 estén influyendo en algunos campesinos, fatigados por la unión de los desastres.

Nada de esto es nuevo. En 1948 se inició este proceso de migración del campo a la ciudad que está entrelazado con la violencia, la corrupción, el narcotráfico y la pobreza rural. Más de los que pensamos salen del campo forzados por el deterioro secular de los ecosistemas que hace imposible obtener ingresos suficientes del agro, como lo demostró Germán Márquez hace años.

¿Por qué se quedan? ¿A dónde van? Se dice que una llamada, una imagen, una exageración, un regalo, un trino es lo que los guía; es un mercado de ilusiones construido desde lo informal, tal como se ve en las telenovelas. Sus abuelos, padres y maestros les podrían contar parte de lo que les espera.

*Julio Carrizosa Umaña

  • Julio Carrizosa Umaña | Elespectador.com

  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Defensor apoya adopción de parejas del mismo sexo
  • No puedo confiarme: Nairo Quintana
  • Bus del SITP chocó contra un hotel en el occidente de Bogotá

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Mar, 05/07/2013 - 22:14
Currie como buen keynesiano sólo pensaba en el crecimiento y el empleo como motores de conversión del ahorro en inversión y consumo, que mejor que la ciudad como ampliación del mercado, el modelo falló por que la inmigración fue superior al área de construcción de vida digna, por otra parte las empresas industriales dentro de modelos proteccionistas terminaron siendo monopolios y subsidiarias de multinacionales que no generaron ni el ahorro interno ni el empleo, sólo consiguieron simular una cultura consumista y contaminante, donde el deterioro acelerado generó la especulación, la idea de ciudades dentro de las ciudades confrontó la renta terrateniente y trasportadora a la postre vencedora y reconvertida en ollas de micro tráfico y crimen empeorado con el asistencialismo populista.
Opinión por:

AQUILEO PARRA

Mar, 05/07/2013 - 07:18
El Plan Currie fue un gran disparate para frenar los planes industriales que en el mundo apenas si dan abasto para absorber la inmigración campesina sin aceleraciones currisianas. Pero no se desespere dr. Julio. Cuando el internet se tome de verdad la educación a distancia -más eficiente que la escucha de recitales en el sistema de dictadura de clases- y se tome otros servicios..., no le quepa la menor duda de que el polucionado ambiente urbano tenderá a descongestionarse. La agricultura como en otros lares, tendrá que ser subsidiada.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 05/07/2013 - 05:21
El abandono, profe, sea estar por fuera de la mira del buen gobierno, obliga a salir del monte en busca de la capital o de lo urbano. Pero mire como cambian las cosas, en antes: la gente salía de las ciudades a internarse en la montaña porque en las urbes no tenían ninguna oportunidad de vivir dignamente. Así se formaron cientos de pueblos en la Franja Caribe.Todamente, por falta de normas incluyentes, no se preocupe más, y que la paz sea con vosotros, pues te veo que estás más allá que de acá, profe. Un abrazo en la distancia.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio