Publicidad
Armando Montenegro 14 Abr 2013 - 1:00 am

Dos mujeres del ayer

Armando Montenegro

El lunes pasado murieron dos destacadas europeas, mayores de 85 años, que tuvieron un impacto considerable sobre millones de personas.

Por: Armando Montenegro
  • 26Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/dos-mujeres-del-ayer-columna-415883
    http://tinyurl.com/k796lxy
  • 0

El contraste entre sus vidas y sus luchas dice mucho de los tiempos cambiantes que hemos vivido en las últimas décadas.

Hija de un agricultor de La Mancha, analfabeta hasta los 22 años, Sarita Montiel obtuvo un gran éxito en el cine de los años cincuenta y sesenta. Fue un símbolo sexual cuando el sexo aún era el tabú en la reprimida época de Franco y en las cerradas sociedades latinoamericanas. Sus escotes atrevidos, los escándalos de su vida privada y las letras de sus canciones (“Dame el humo de tu boca, Anda que así me vuelvo loca, Corre que quiero enloquecer de pasión”) llevaron a muchos al confesionario, cuando allí todavía se describían los malos pensamientos y quizás no mucho más. Sarita tuvo que retirarse con el destape, cuando el arte y el verdadero desnudo llegaron al cine español (como el de Almodóvar y el de Bigas Luna, también muerto en este abril) y los pecados que apenas se sugerían en la pantalla dejaron de estar de moda.

Margaret Thatcher entró a la escena cuando la Montiel, con la llegada de la democracia a su país, comenzó a pasar al segundo plano. La hija aventajada de un tendero hizo todo bien en la escuela, la universidad y la política. Aunque siempre negó que le debiera algo a la liberación femenina, ella sigue siendo el modelo para miles de mujeres en todo el planeta. Con su recia personalidad y la fuerza de sus convicciones dominó el mundo de los hombres. En ese terreno no alcanzó nada con su encanto personal y menos con sus atractivos físicos (sus escotes fueron menos atrevidos que los de la madre Teresa). El único compañero de su vida, hasta donde se sabe, fue Dennis, su esposo.

Sarita llevó a su cama a Hemingway, Miguel Miura, James Dean y decenas de empresarios y personajes del cine (su cercanía con algunos intelectuales nos recuerda a Marilyn Monroe). La Thatcher obtuvo todas sus victorias frente a los hombres con las armas tradicionales de los hombres. Inspiró temor, reverencia y respeto. Ronald Reagan decía de ella que era “el mejor hombre de Inglaterra”.

Si Sarita Montiel llegó al límite sexual tolerable antes de la revolución sexual, la Thatcher, con la imagen de una monja recién salida de la peluquería, lideró la rebeldía conservadora contra lo que consideraba los excesos del laborismo, el sindicalismo y las revueltas de los jóvenes de pelo largo que oían rock y fumaban marihuana.

En su vejez Sarita hizo gala de una ostentosa y triste vulgaridad, mientras que la Thatcher, con la imagen de una dama ultrarrecatada, poco a poco se perdió en los laberintos del alzhéimer, tal como la retrató magistralmente Meryl Streep.

Montiel salió de la escena porque se quedó atrás de un mundo que, para su pesar, se modernizó y liberalizó demasiado rápido. A la Thatcher, en cambio, la retiraron sus excesos conservadores en una sociedad que, si bien aceptó a regañadientes muchas de sus reformas, quería respirar y tener otras opciones. El mayor legado de la Thatcher fue la desteñida figura del laborista Tony Blair, el perrito faldero de Bush, invasor de Irak.

Al cerrar esta columna, siento que prefiero sonreír escuchando Fumando espero, que releer el durísimo ladrillo autobiográfico de la Dama de Hierro. Mejor, definitivamente, Sarita Montiel.

 

  • Armando Montenegro | Elespectador.com

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

martaluribe

Dom, 04/14/2013 - 15:46
Su frase " la Thatcher obtuvo todas sus victorias frente a los hombres con las armas tradicionales de los hombres", nos cuenta que siempre y en toda la historia el arma de las mujeres ha sido llevarlos hombres a la cama? Tenía que ser un hombre el autor de ésta columna.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 04/14/2013 - 15:58
El problema del autor no es de género, es de racionalizaciones del poder y avaricia.
Opinión por:

CARV

Dom, 04/14/2013 - 14:30
La 'matrona' Thatcher, con su ideología y sus políticas reaccionarias y neoliberales (que revivieron el bicentenariamente sepultado 'Liberalismo Manchesteriano'), hizo retroceder a su país (y, por carambola, a más de medio mundo) al feudalismo y al oscurantismo político y económico. La decadencia política y cultural británica se aceleró vertiginosamente con la llegada al Poder de esa 'dama' y de los que la siguieron, con su epítome en la persona de 'Tory' Blair. Hoy, el tal Reino Unido es un mediocre y lánguido apéndice y monaguillo de quien fuera su hija, que también está sintiendo trepidar su estantería.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 04/14/2013 - 13:27
Fuerza ud las situaciones tratando de establecer un dilema entre dos personajes de campos muy diferentes.......No trate de crear un símbolo sexual de Sara , que fue una buena y bella actriz y muy buena cantante y con una vida afectiva normal para su profesión.......No fue cantante española única pues competía con la gran Lola Flores , Impero Argentina , Juanita Reina , etc.......No es verdad que salió de la escena , siempre fue querida por su arte y sencillez.....Diferente el caso de la fascista Thatcher , odiada por muchos hasta después de su muerte , pero a quien no puede ud juzgar de manera simplista por su manera de vestirse
Opinión por:

Ar mareo

Dom, 04/14/2013 - 11:53
Para mi, los cambios q implementaron y ejecutaron uds, imitaciones y malas copias de la Thatcher no son un ladrillo q quiciera poner al lado y remplazarlo por una Buena cancion. son una realidad dura y cruda a la q me enfrento todos los dias en este pais de subempleados y pobres. Mientras ud dedica los ultimos anhos de su Carrera a "hacer mandados" a los de a pie, la realidad q ud ayuda a construir nos golpea todos los dias.
Opinión por:

Ringo Starr

Dom, 04/14/2013 - 11:53
La Tatcher debe estar refocilando con Victor Carroña. en el noveno círculo del infierno de Dante, buena pareja de muertos malos
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 04/14/2013 - 12:07
Acompañados por fascistas como Pinochet y Juan Luis "Ley 100" Londoño.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 04/14/2013 - 10:28
El tango Fumando Espero fue popularizado primero por Libertad Lamarque (hija de un dirigente anarquista, ¡qué horror!) y figura del cine argentino y mexicano. La Montiel, para el goce del columnista, le agregó el escote, pero que recuerde los curas españoles de mi colegio (algunos franquistas) iban con gusto a ver sus películas sin escandalizarse. Thatcher no lideró una "rebelión" contra "los excesos del laborismo y el sindicalismo", sino una andanada implacable del capital como lo hicieron sus "hermanos" Pinochet y Reagan. La Thatcher fue una s.o.b. pero se le abona que no asesinó sindicalistas, como sí sucedió en el Chile de Pinochet, y como ha sucedido y sucede en Colombia para "facilitar" la andanada de los Pinochet Boys colombianos para servirle al capital y reconcentrar el ingreso.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Dom, 04/14/2013 - 09:58
Al fin, es esta estoy de acuerdo con el paisano.
Opinión por:

Lola cortes

Dom, 04/14/2013 - 09:29
Totalmente de acuerdo, prefiero a Sarita.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio