Publicidad
Editorial 28 Ene 2013 - 11:00 pm

EDITORIAL

Ante el nuevo orden cambiario

La economía más grande del mundo devaluó su moneda. Un dólar débil y una tasa de interés cercana a cero le han servido a Estados Unidos para reactivar sus mercados y pagar su deuda externa, la única tasada en la propia moneda.

Por: Elespectador.com
  • 10Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/articulo-400971-el-nuevo-orden-cambiario
    http://tinyurl.com/kjcjxt5
  • 0

Desde 2008 la pérdida de valor del dólar nos ha significado tener que dar menos pesos para comprar un dólar, pero también recibir menos por cada peso. Una tendencia que, de todas formas, se venía marcando desde 2004. Los exportadores están cada vez más golpeados. La relativa solidez de nuestra economía no les ayuda: entre mayor sea la inversión, mayor es la presión sobre el peso. La tasa de cambio se estabilizó alrededor de los $1.750 y lo que inició como una incierta coyuntura, se asentó como el nuevo orden cambiario.

Se ha señalado la importancia de no tomar medidas reactivas que redunden en la ineficacia, como el muchas veces inoperante control de capitales o la reducción temporal de aranceles y barreras que desestabilizan la política comercial para obtener efectos meramente transitorios. Con más acierto se ha advertido sobre la histórica y pronta voluntad de los gobernantes de repartir subsidios para calmar a los muy bien organizados gremios exportadores. La incómoda relación entre lo moralmente correcto y lo políticamente conveniente se ha resuelto, normalmente, priorizando lo segundo, lo que ha significado, en este caso, que los colombianos terminen cubriendo las pérdidas de ciertos sectores de la economía, demorados, por demás, en adaptarse a un giro cambiario que se anuncia desde hace más de seis años.

La dificultad de las ayudas directas, como las ofrecidas por la administración Uribe al banano, las flores y el café, y, de forma más generalizada, los auxilios repartidos por programas como Agro Ingreso Seguro, reside en que no hay claridad con respecto a quién realmente necesita las ayudas y quién amerita ser ayudado. Los que más pueden presionan más y reciben más —quizá sin necesitarlo—, mientras que quienes tienen menos voz no reciben ayuda, o si lo hacen, quizá no les convenga porque su situación financiera se encuentra tan comprometida, que no son capaces de salir a flote y terminan enredados con la justicia luego de no cumplir los términos de los créditos estatales, como sucedió con varios floricultores hace dos años.

Pero más allá de nuestra oscura experiencia, es en principio arbitrario que un gobierno decida hacerse a millonarios recursos públicos para repartirlos a dedo y sanear el balance de empresas puntuales. Si el Gobierno está tan comprometido con los exportadores, como lo afirmó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ¿por qué no se compromete con un ajuste fiscal estructural? ¿Más fácil exigir al Banco de la República que aumente la compra de dólares sin medir su efectividad de largo plazo ni sus efectos colaterales? ¿Por qué no hay un compromiso sustancial con el ahorro público, aprovechando el auge petrolero, que disminuya la necesidad de depósitos externos? ¿Acaso conviene poco ahorrar en tiempos de reelección?

Hay que reconocer, además, que el país se ha quedado corto en aquella apuesta más segura: el incremento de su productividad. Si los gremios presionaran por carreteras e infraestructura, con la misma fuerza que presionan por ayudas y subsidios, el giro cambiario hubiese golpeado con mucha menor fuerza: nuestros productos podrían producirse con menos dinero y la caída en los ingresos no alteraría las ganancias.

Invertir en los fundamentales de la economía tiene menos réditos políticos, pero si queremos no permanecer ahogados en la coyuntura, más nos vale reconocer lo atrasados que nos encontramos con respecto a varios de nuestros vecinos.

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

comentandoj

Mie, 01/30/2013 - 07:25
No esperemos grande realizaciones de parte del ministro de hacienda, pues sus "pergaminos" están ligados con el descalabro del gremio cafetero y con Dragacol, sin contar con la reforma tributaria más retrógrada de los últimos 50 años. Nuestra clase dirigente está preparada para todo lo ilegal, pero para hacer avanzar al país es una completa utopía.
Opinión por:

carisma

Mar, 01/29/2013 - 17:55
Tenemos la guerra más larga del siglo, los narcos más ricos y los pobres más miserables en el Pacífico. Pero lo peor es que nada cambiará en los próximos diez años con los guerrilleros más estúpidos del Mundo.
Opinión por:

Ni Dictadura de Votos Ni Democracia de Botas

Mar, 01/29/2013 - 14:06
El editorial es muy acertado casi en su totalidad, pero quisiera referirme a un punto en específico. Nuestra infrastructura de transportes (carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos de carga sigue estancada en los años sesenta, cuando apenas empezamos a pavimentar nuestras vías. Carreteras como Bogotá Buenaventura, Bogotá Barranquilla o Medellín Cartagena han sido reparadas y rectificadas innumerables veces en los últimos sesenta años, pero continúan con las mismas especificaciones con que se construyeron: angostas, primordialmente de un solo carril, no aptas para el peso del nuevo tráfico, y mortales a más de 40 km/hr. Todo ello a pesar de la absurda cantidad de peajes que han sido establecidos en el mismo período, que incrementa de manera infame el costo de transitarlas.
Opinión por:

comearepas

Mar, 01/29/2013 - 09:19
Si bien es cierto que los exportadores llevan varios años sufriendo con los precios de sus productos, tampoco es como para echarse a llorar. Juzguen ustedes lo siguiente: Una hectárea de Banano costaba en el año 95 tres millones de pesos. Hoy por hoy esa misma hectárea de banano vale cuarenta millones de pesos. No estamos tan mal no?
Opinión por:

yonpi

Mar, 01/29/2013 - 08:36
La ventaja competitiva de Colombia se encuentra meramente en la parte logistica: Estamos mas cerca de los mercados que nuestros competidores. Pero es precisamente ahi donde comienza el problema. Tenemos los fletes terrestres mas costosos, los gastos en puertos mas costosos, la ineficiencia en el manejo de cargas mas grande, costos de combustibles inaceptables, carreteras destruidas, estrechas, ineficientes. Al final hacemos la cuenta y resulta que por los costos del movimiento dentro del pais de las cargas para exportacion pagamos mas que una carga de exportacion digamos en Chile o Peru. Todo lo que nos ahorramos en tiempo y costos maritimos lo perdemos en el trayecto interior.
Opinión por:

luispuyana

Mar, 01/29/2013 - 07:21
DENUNCIAR LAS CAUSAS DEL ATRASO ECONÓMICO es la tarea de los movimientos gremiales y políticos, causas que son engendradas por los gobiernos de los partidos tradicionales, con sus caras nuevas y viejas, pero son una pócima nueva con la vieja receta o programa de favorecer económicamente al capital inversionista de confianza, del que denunciara la Contralora Morelli, tiene invadido los tres poderes públicos, al queno se le puede controlar, puesto entonces no vienen esos capitales a saqearnos el país. EL MISMO CAPITAL BANCARIO QUE DOMINA LOS EEUU Y MANTIENE UN DÓLAR BARATO PARA PODER DESHACERSE DE LAS MONTAÑAS DE ALIMENTOS Y DEMÁS MERCANCÍAS, Y SE LO HAN FACILITADO ESE INGRESO CON LOS TLC.
Opinión por:

chococruz

Mar, 01/29/2013 - 06:53
El nuevo orden cambiario no necesariamente tiene que ser nuestro orden cambiario, pero es como pedirle peras al olmo, seriamos capaces de desprendernos de las filosofias capitalista cuando ni siquiera nos pudimos oponer a la guerra de las drogas declaradas por Estados Unidos y que se libró y aun se libra en nuestros suelos?. Vana ilusión, el asunto es que las politicas neoliberales insertadas en el subconciente de nuestros dirigentes politicos y economicos solo lleva y llega a la logica de que si el producto es mas barato en la China pues traigamolo de alla y bajo esta premisa nos iremos quedando poco a poco sin industrias ni comercio, de pronto es la solución para nosotros los ecologistas y agricultores de recuperar la tierra arrasada.
Opinión por:

sanjuanm

Mar, 01/29/2013 - 06:26
Buenisimo el articulo! Es la primera vez que leo lo que tal vez es la realidad........
Opinión por:

luispuyana

Mar, 01/29/2013 - 03:27
LAS INCOHERENCIAS DEL ESPECTADOR. En la columna de ayer, 'Reafirmando posiciones' fue un lavado de cerebro para el pueblo, pues el atraso económico que a bien acierta RECONOCER HOY QUE EXISTE, PERO NO RECONOCE QUE TODOS LOS QUE HABLÓ AYER SON LOS CAUSANTE DE ESE ATRASO. Y lo más grave es que tampoco reconoce QUE ES LA OPOSICIÓN DEL MOVIMIENTO OBRERO Y EL POLO, EL ÚNICO QUE HA VENIDO LAS CAUSAS DE ESE ATRASO, como lo es la frenada de nuestra economía ante la posición dominante de ese capital que nos saquea el país, ese mismo capital que le quitaron 8 billones de impuestos y se los impusieron a los trabajadores y clase media. AGREGADO A LOS TLC DEL URIBE Y SANTOS QUE ESTÁN ACABANDO DE ARRUINAR NUESTRA ECONOMÍA. Luego no basta con reconocer nuestro atraso económico SINO SE DENUNCIA LAS CAUSAS
Opinión por:

luispuyana

Mar, 01/29/2013 - 03:11
BRILLANTE EDITORIAL, PONE EL DEDO EN LA LLAGA, pero omite decir que la política gubernamental esta destinada en defender el capital inversionista financiero al que la recien reforma tributaria le quitó 8 billones de impuestos y se los clavo a los trabajadores y clase media. Y como si fuera poco lo anterior, el santos y su manguala de la unidad nacional se la ha pasado firmando TLC, CON LOS QUE LOS DESCOMUNALES SOBRANTES DE ALIMENTOS Y DEMÁS MERCANCIAS APLASTAN NUESTRA PROPIA INDUSTRIA DE LA CIUDAD Y EL AGRO. Por otra parte, estamos es presencia de nuevo con la ventanilla siniestra de la era de López, el del mandato caro, en la que el capital financiero con algo del capital de los narcos invaden a Colombia. Lo notable es que el editorialista reconozca lo INUTIL QUE ES COMPRAR DÓLARES,
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio