Publicidad
Editorial 14 Nov 2012 - 11:00 pm

Editorial

Conocer la biodiversidad

Las primeras décadas del siglo XXI podrán pasar a la historia como aquellas en las que el país, en una nueva fase de su crecimiento y su expansión económica, generó una de las mayores huellas ecológicas de su historia, con pérdida de valores ambientales y sociales fundamentales, entre ellos una parte importante de su biodiversidad.

Por: Elespectador.com
  • 213Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/editorial/conocer-biodiversidad-articulo-387060
    http://tinyurl.com/ayn3zmw
  • 0

No es retórica: basta interpretar la información del Sistema Nacional Ambiental generada por un puñado de científicos que publican en las revistas más prestigiosas, y a los miles de conocedores en lo local. No puede taparse el sol con una mano: es una verdad inconveniente que hay que enfrentar. No es un tema solamente nuestro, muchos países acusan procesos graves de pérdida de biodiversidad, en un asunto que concita acuerdos internacionales, y en donde Colombia siempre ha estado activa.

Pero lo más grave de una desenfrenada transformación del territorio, con pérdida de especies, ecosistemas y funciones ambientales, es que los cambios están sucediendo sin que se lleve un registro suficiente del patrimonio ambiental. Los presupuestos asignados a los institutos de investigación del Sistema Nacional Ambiental han sido bajos, desequilibrados los temas, esporádicos, por decir lo menos, y no han permitido una construcción suficiente de la memoria pública ambiental.

Hay instituciones públicas y privadas, como ONG, universidades y gremios o empresas, que, según su misión, necesidades u oportunidades, generan legítimamente productos de conocimiento y manejo de información. Algunas suscitan polémica porque vienen asociadas con intereses de instituciones con nexos fuera del país, o con sectores de la producción que ocasionan impactos sobre la biodiversidad. Es un tema complejo, en el cual no es posible avanzar en pleno siglo XXI separando a los “buenos” de los “villanos”.

Por eso bienvenidas todas las iniciativas de conocimiento y manejo de información de biodiversidad, pero sobre la base de un acuerdo básico. El primer punto es que el Estado debe liberar el conocimiento de la biodiversidad de las cadenas jurídicas que hoy lo tienen sumido en la ilegalidad.

Como sociedad debemos avanzar en la investigación y tenemos que construir el sistema de información de biodiversidad como asunto de interés nacional. Tenemos un Instituto Humboldt de biodiversidad que fue diseñado para ser repositorio y nodo del sistema de información, y del que, por su carácter jurídico, las instituciones interesadas pueden hacerse miembros.

Sus bases científicas no están en cuestión, pero sí su capacidad, pues la enorme tarea ha estado crónicamente subfinanciada. Y no es sólo para pedirle más plata al Ministerio de Hacienda. Falta poner juntas las oportunidades. Hoy contamos, por ejemplo, con una normativa para exigir que las empresas, que dentro del ciclo legal de licenciamiento causan daño inevitable a la biodiversidad, deban compensarlo. Y no es un tema de obras civiles, es ante todo uno de gestión de conocimiento de la biodiversidad. Es una oportunidad de oro, petróleo, carbón, coltán, níquel, agricultura, hidroelectricidad, urbanismo, etcétera, para construir, con el Instituto Humboldt fortalecido, el sistema nacional de conocimiento e información sobre la biodiversidad. Porque la diferencia no está todavía tanto en la biodiversidad que tenemos, sino en la que estamos en riesgo de perder.

Colombia, con su sistema democrático vigente, formuló un Plan de Desarrollo con unas muy mentadas “locomotoras” para jalonar el crecimiento económico. Por supuesto, no todos están de acuerdo, no estamos en el siglo del unanimismo. Pero para no crear y construir los conflictos que nos seguirán enfrentando en el futuro, necesitamos un acuerdo básico sobre el territorio, con su salud ambiental y su valor agregado superior: la biodiversidad.

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La increíble pantalla enrollable de LG
  • Shakira, la mujer más sexy de 2014 según la revista Men’s Health

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio